Portada-Solimán el Magnífico, circa 1530.

Descubierto en Hungría un antiguo mausoleo que podría ser la tumba perdida de Solimán el Magnífico

Cuando murió Solimán el Magnífico, uno de los más poderosos gobernantes del Imperio Otomano y de los que reinó por más tiempo, se dice que su corazón y su cuerpo fueron separados y enterrados en dos localizaciones secretas. Los investigadores afirman ahora que podría haberse descubierto su tumba, perdida durante largo tiempo y que se cree construida sobre el punto exacto en el que se encontraba la tienda de Solimán, en la que murió.

LiveScience informa de que las excavaciones, llevadas a cabo a lo largo de los últimos tres años, se han centrado en el sur de Hungría, basándose en crónicas y archivos históricos acerca del sitio de la fortaleza de Szigetvár.

La secreta muerte de Solimán

El sultán, con 71 años de edad, murió en Szigetvár en 1566 mientras sus tropas sitiaban la fortaleza de esta ciudad, antes de poder ser testigo de su victoria. El castillo estaba defendido por el noble croata-húngaro Miklos Zrinyi y las gentes del lugar. Solimán (Süleyman) era un importante personaje, y su muerte en la tienda imperial fue mantenida en secreto por sus tropas durante unos 48 días. Los historiadores afirman que para mantener la ilusión de que aún se encontraba vivo, los consejeros del Sultán falsificaron los documentos oficiales “de su puño y letra”, se vistieron con sus ropas y sacaron su cadáver de la tienda oculto en el ataúd de un sirviente.

La farsa tenía la intención de evitar conflictos y altercados antes que se hiciera oficial la sucesión del hijo de Solimán, Selim II.

Solimán el Magnífico, circa 1530 (Public Domain)

Solimán el Magnífico, circa 1530 (Public Domain)

Se cree que el corazón de Solimán y sus órganos internos podrían haber sido enterrados en una tumba conmemorativa situada en el antiguo asentamiento otomano de Turbek, destruido en la década de 1680. Su cuerpo embalsamado fue enterrado en Estambul (entonces aún Constantinopla), Turquía y se encuentra en la actualidad en la Mezquita de Suleimán.

Los investigadores descubren la tumba perdida

Los científicos, empleando equipos de detección remota, han hallado varios edificios que parecen imitar a los elementos de diseño del mausoleo de Solimán el Magnífico ubicado en Estambul, Turquía.

Türbe (tumba) del sultán Solimán. Mezquita de Suleimán, Estambul, Turquía. (CC BY-SA 3.0)

Türbe (tumba) del sultán Solimán. Mezquita de Suleimán, Estambul, Turquía. ( CC BY-SA 3.0 )

Norbert Pap, jefe del departamento de Estudios de Geografía Política, Regional y de Desarrollo de la Universidad de Pecs (Hungría), ha dirigido las excavaciones, y como informa The Washington Post , ha afirmado que las otras dos estructuras enterradas que se han encontrado cerca de la tumba probablemente sean una pequeña mezquita y un monasterio derviche.

Günhan Börekçi, historiador de la Universidad Şehir de Estambul que no ha participado en las excavaciones, ha hablado en LiveScience sobre la posibilidad de que haya sido descubierta la tumba perdida de Solimán el Magnífico: “Sabemos por las archivos históricos qué tipo de estructura era. Esto es Hungría, así que se encuentra un poco lejos de la capital. No es demasiado grande realmente, sino relativamente pequeña, como otras que conocemos construidas para dignatarios de la época.”

Funeral del sultán otomano Solimán el Magnífico (Public Domain)

Funeral del sultán otomano Solimán el Magnífico ( Public Domain )

Las excavaciones han revelado la existencia de una gran construcción de ladrillo con una sala central de aproximadamente 8 por 8 metros. Saqueadores del siglo XVII cavaron una zanja justo en mitad de esta sala, pero afortunadamente sus muros aun conservan las placas de piedra que los cubren, y sus elementos decorativos están asimismo intactos. Según Pap, estos diseños recuerdan a los que se encontraron en el mausoleo de Solimán. Uno de los edificios al parecer está orientado en dirección a La Meca, y también se han hallado algunos objetos que podrían corroborar la presencia de los restos de Solimán en el lugar.

Pap ha sopesado la posibilidad de que aquí se encuentre realmente la tumba de Solimán el Magnífico, afirmando al respecto: “Por ahora todo sugiere que este edificio podría ser la tumba de Solimán. No obstante, para poder estar seguros al cien por cien, será necesario realizar más investigaciónes, además de nuevas excavaciones en otros edificios del lugar.”

Está previsto que se reanuden las excavaciones en el próximo mes de abril.

El imperio de Solimán el Magnífico

Solimán el Magnífico fue el décimo sultán del Imperio Otomano, y el que reinó por más tiempo, hasta su muerte en 1566. Leemos en LiveScience: “Ascendió al trono en 1520 a la temprana edad de 26 años, y rápidamente inició una serie de campañas militares, expandiendo el dominio otomano desde Argel al oeste hasta Bagdad por el este.” Solimán es bien conocido por haber sido el artífice de la “edad dorada” del Imperio Otomano.

Solimán el Magnífico recibe a un embajador. (Public Domain)

Solimán el Magnífico recibe a un embajador. ( Public Domain )

El sultán es célebre por sus muchos logros en materia de cuestiones sociales, impuestos, tolerancia religiosa y leyes contra el crimen durante su reinado de 46 años. Fue además un prestigioso poeta y un gran patrón de la cultura, promoviendo el desarrollo de las artes, la arquitectura y la literatura.

Hizo temblar los cimientos de la antigua tradición de su época y provocó gran agitación en la corte al casarse con su amada Hürrem Sultán, también conocida como Roxelana, una muchacha cristiana de su harén de origen rutenio (ucraniano). Se decía que estaba prendado de ella, y la acogió en su hogar para que viviera junto a él durante el resto de su vida.

Hürrem Sultán, esposa de Solimán el Magnífico. Retrato al óleo del siglo XVI (Public domain)

Hürrem Sultán, esposa de Solimán el Magnífico. Retrato al óleo del siglo XVI ( Public domain )

Parece que el reinado de Solimán fue realmente magnífico, ya que tras su muerte el imperio decayó. No hubo más conquistas, y los ejércitos otomanos sufrieron grandes derrotas en Europa. Con el tiempo, las potencias cristianas obtuvieron nuevas armas y tecnologías que les permitieron imponerse sobre los otomanos. El imperio fue definitivamente derrotado y desmembrado tras la Primera Guerra Mundial.

Imagen de portada: Solimán el Magnífico, circa 1530.

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publiado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article