Portada-Lunula-Wicklow-Museo-Britanico.jpg

Antiguas Rutas Comerciales Revelan que los Habitantes Prehistóricos de Irlanda preferían el Oro Extranjero

Un nuevo estudio en el que se han empleado métodos científicos para averiguar de dónde procedía el oro irlandés ha descubierto que pudo existir comercio entre Irlanda y el sudoeste de Inglaterra hace unos 4.500 años. Los científicos especulan con la posibilidad de que las gentes de Inglaterra vendieran oro a los irlandeses a cambio de lo que ellos consideraban mercancías más valiosas. Pero también es posible que para los irlandeses primara algún interés especial, esotérico, en este legendario mineral.

“Esto implica que el oro abandonaba la región porque aquellos que lo explotaban sentían que resultaba más provechoso intercambiarlo por otros productos ‘deseables’ que quedarse con él,” dijo Chris Standish de la Universidad de Southampton. Es coautor de un nuevo artículo en la revista   Proceedings of the Prehistoric Society (“Procedimientos de la Sociedad Prehistórica”) que explica detalladamente la investigación encaminada a determinar el origen del oro que se utilizaba en Irlanda en su propia fuente—Cornualles.

En algunas sociedades antiguas, el oro era parte importante de su sistema de creencias y se pensaba que poseía poderes mágicos y sobrenaturales. Se le consideraba más algo sobrenatural que un producto económico. De todos modos no hay forma de saber si esto era cierto en la Irlanda de hace 4.500 años debido a la ausencia de fuentes escritas.

Pero afirma el coautor Alistair Pike: “Los resultados de este estudio constituyen un descubrimiento fascinante. Nos demuestran que el oro no poseía un valor universal, al menos quizás hasta que empezaron a aparecer las primeras monedas de oro cerca de dos mil años más tarde. Las economías prehistóricas se regían por factores más complejos que el intercambio de bienes – los sistemas de creencias claramente representaban un papel primordial.”

Pieza-Tesoro-Broighter-Museo-Irlanda.jpg

Una de las piezas del Tesoro de Broighter ahora expuesta en el Museo Nacional de Irlanda (Foto by Ardfern/ Wikimedia Commons )

El estudio descarta que el oro pueda proceder de una explotación irlandesa a pesar de los ricos y fácilmente accesibles yacimientos irlandeses. Según se lee en el resumen:

Se prefería el oro de origen no-irlandés – una premisa que puede apoyar la hipótesis de una adquisición realizada por motivos de orden cosmológico, como por ejemplo, una obtención intencionada del material a partir de fuentes distantes o esotéricas. Los datos geoquímicos disponibles, combinados con las pruebas arqueológicas de las que disponemos, apuntan a los depósitos aluviales del sudoeste de Gran Bretaña como el origen más probable del oro.

Standish explica: “Resulta improbable que no se conocieran las técnicas de extracción de oro en Irlanda, ya que tenemos constancia de explotaciones a gran escala de otros metales. Es más probable que el origen exótico de este oro se buscara como una característica primordial que lo hacía único y era una razón importante que justificaba que se importara en lugar de producirlo.”

En el libro Tesoros del Arte Irlandés: del 1500 a. C. al 1500 d. C. podemos leer que Irlanda cuenta con la colección más rica de ornamentos de oro de Europa occidental y central. “Los ornamentos de oro irlandeses son notables por su impactante belleza—la simplicidad de sus formas y su decoración geométrica,” afirma.

Gran-Torque-Tesoro-Snettisham-Inglaterra.jpg

El "Gran Torque" del Tesoro de Snettisham, Inglaterra, es del siglo I a. C. ( Wikimedia Commons )

En el libro se dice que la forma más popular para las piezas de oro en Irlanda a principios de la Edad del Bronce era la media luna o lúnula. Las lúnulas se fabricaban con finas láminas de oro forjado y sus puntas, o “cuernos” se grababan con dibujos.

El nuevo estudio da un vuelco a la creencia sostenida durante muchas décadas de que las piezas de oro irlandesas de la Edad del Bronce habían sido fabricadas con oro irlandés. En el libro Tesoros del Arte Irlandés podemos leer que el oro de estas piezas probablemente procedía de pepitas del río Avoca y otros ríos del condado de Wicklow.

Pike y Standish examinaron los fragmentos minúsculos de isótopos de plomo en los objetos de oro del Museo de Irlanda y los compararon con el oro de diversas localizaciones, llegando a la conclusión de que procedía de Cornualles.

Imagen de portada: Lúnula de del condado de Wicklow. Esta pieza, datada entre el 2400 a. C. y el 2000 a. C. se encuentra en el Museo Británico. Obsérvense las decoraciones grabadas en las puntas de los cuernos de la lúnula.  ( Wikimedia Commons )

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente por www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso

Next article