All  
Los 15 voluntarios del experimento Deep Time, incluido el investigador jefe Christian Clot, justo antes de descender a la cueva francesa el 14 de marzo de 2021 durante 40 días de aislamiento extremo.

Experimento de tiempo profundo: vivir aislado en una cueva francesa durante 40 días

El 14 de marzo de 2021, un grupo de 15 almas curiosas e intrépidas se retiró a las profundidades de la cueva de Lombrives en el departamento de Ariège, en el suroeste de Francia, como parte del exclusivo experimento Deep Time. Dado que Lombrives es una atracción turística popular, esto en sí mismo no era inusual. Sin embargo, lo que hace que esta expedición en particular sea única es su propósito y la duración prevista. Estos 15 individuos no son turistas ni espeleólogos, sino voluntarios en el experimento Deep Time.

Los voluntarios han acordado vivir en el interior de la cueva durante 40 días y noches, sin sus relojes, teléfonos móviles o cualquier otro dispositivo que pueda conectarlos con el mundo exterior. Permanecerán en la cueva continuamente durante la duración de este experimento, debajo de la superficie de la tierra sin exposición a la luz natural.

 

 

Los hombres y mujeres que se han ofrecido como voluntarios para el experimento tienen entre 27 y 50 años, provienen de diversos orígenes geográficos y ocupacionales, y todos gozan de buena salud física y mental.

El propósito general del experimento Deep Time es monitorear y analizar los efectos de vivir bajo tierra durante un período prolongado en la mente y el cuerpo humanos.

Christian Clot es el líder (y participante) del exclusivo experimento Deep Time, que comenzó el 14 de marzo de 2021 en lo profundo de una cueva francesa. (Pintupi / CC BY-SA 4.0)

Christian Clot es el líder (y participante) del exclusivo experimento Deep Time, que comenzó el 14 de marzo de 2021 en lo profundo de una cueva francesa. (Pintupi / CC BY-SA 4.0)

El experimento Deep Time: efectos ambientales extremos

Este experimento único y fascinante es una creación del explorador franco-suizo (y participante del estudio) Christian Clot, quien fundó el Instituto para la Adaptación Humana en 2013. Clot dice que se inspiró para patrocinar este proyecto al observar el impacto de COVID-19 relacionado aislamiento en la vida de las personas.

Clot tiene un interés de larga data en estudiar cómo los entornos extremos o inusuales afectan la percepción y el funcionamiento humano. Él personalmente ha pasado un tiempo viviendo en algunos de los climas más duros de la tierra, donde estuvo expuesto a temperaturas y condiciones climáticas extremas. Su experimento Deep Time representa una variación sobre el mismo tema, lo que refleja la fascinación de Clot por aprender más sobre cómo los seres humanos responden y se ajustan cuando los parámetros de la experiencia normal se alteran drásticamente.

Se han habilitado tres espacios de vida separados, uno para dormir, otro para vivir y otro para realizar estudios sobre la topografía del lugar, especialmente la flora y fauna, dijo Clot a la publicación francesa Le Parisien. Esta última actividad ayudará a mantener a los participantes del estudio mentalmente activos y comprometidos durante la misión, para evitar que el impacto de la frustración mental o el puro aburrimiento distorsionen la integridad del estudio.

Aproximadamente cuatro toneladas de suministros vivos se han almacenado dentro de la cueva, junto con un dínamo accionada por pedal que se utilizará para producir electricidad para luz artificial. El agua se recolectará del interior de la cueva, eliminando la necesidad de bombearla o transportarla.

Las condiciones dentro de la cueva serán frescas y húmedas y no particularmente cómodas. La temperatura en las áreas habitables se mantendrá constante en 54 grados Fahrenheit (12 grados Celsius), mientras que los niveles de humedad rondarán el 95 por ciento. Dependerá de los voluntarios vestirse en consecuencia.

Durante su tiempo bajo tierra, los estados fisiológicos y las reacciones de los voluntarios serán monitoreados de cerca por un equipo de científicos desplegados en la superficie cerca de la entrada de la cueva. En palabras de los organizadores del estudio:

Revestidos de sensores, con las herramientas de investigación más actualizadas a su disposición, los participantes llevarán a cabo un protocolo de estudio exhaustivo y riguroso para evaluar cómo sus cerebros y cuerpos gestionan y generan una nueva sincronización del tiempo, el espacio y la sociedad.

En cuanto a las aplicaciones prácticas, los investigadores que se han sumado al proyecto de Clot dicen que los resultados que obtengan podrían ser útiles para los científicos e ingenieros involucrados en la planificación de futuras misiones espaciales. Además, el experimento Deep Time podría ser relevante para aquellos que quieran saber más sobre el impacto del aislamiento prolongado en el personal submarino y los equipos de minería.

Vivir en lo profundo de una cueva sin luz natural es similar a vivir en el espacio exterior, en aguas profundas o en entornos mineros y todos afectan nuestro reloj biológico (que se muestra aquí) y nuestros ritmos circadianos de sueño. (NoNameGYassineMrabetTalk corregido por Addicted04 / CC BY-SA 3.0)

Vivir en lo profundo de una cueva sin luz natural es similar a vivir en el espacio exterior, en aguas profundas o en entornos mineros y todos afectan nuestro reloj biológico (que se muestra aquí) y nuestros ritmos circadianos de sueño. (NoNameGYassineMrabetTalk corregido por Addicted04 / CC BY-SA 3.0)

Investigadores anteriores de entornos extremos y puntos de enfoque

Ha habido otros experimentos que involucraron a personas que permanecían bajo tierra durante largos períodos de tiempo. Por ejemplo, el geólogo francés Michel Siffre pasó seis meses viviendo en una cueva en 1972, totalmente aislado del mundo exterior y sin capacidad para controlar el tiempo.

Durante este y otros experimentos, descubrió que la vida subterránea podría causar un cambio significativo en las operaciones del ciclo circadiano de una persona, que gobierna el tiempo que alguien duerme y permanece despierto. Con el tiempo, el ciclo de vigilia y sueño de Siffre se alargó gradualmente, por lo que al final de su tiempo bajo tierra se mantendría despierto y activo durante 36 horas mientras dormía de 12 a 14. Este cambio distorsionó su sentido del paso del tiempo en general, haciéndole creer que había pasado mucho menos tiempo del que realmente había pasado cuando sus asociados le notificaron que era hora de salir de la cueva.

Como la mayoría de los experimentos, los esfuerzos de Siffre se centraron principalmente en los efectos biológicos de la distorsión del tiempo y la privación sensorial. Pero el experimento francés Deep Time es mucho más completo en sus objetivos y áreas de interés.  

El equipo de investigación de Deep Time estudiará el impacto combinado de la intemporalidad y la privación sensorial en:

  • Cognición: ¿Cómo concibe y experimenta el cerebro el tiempo, y cómo cambiará y evolucionará esa concepción a medida que se desarrolle este experimento único?
  • Psicología: ¿Cómo se verán afectadas psicológicamente las personas por la entrada sensorial limitada, las distorsiones del tiempo y pasar mucho tiempo con extraños es un entorno confinado?
  • Epigenética: ¿La exposición prolongada a un ambiente cerrado provocará cambios en la expresión y actividad genética?
  • Cronobiología: ¿Qué efecto tendrá vivir bajo tierra continuamente sobre los ritmos del sueño y el funcionamiento fisiológico en general?
  • Sociología y Etología: ¿Cómo se organizarán los participantes del estudio, social y espacialmente?

Este experimento es una primicia mundial, explicó el neurocientífico Etienne Koechlin de la École Normale Supérieure de París, durante una entrevista con el sitio de noticias belga 7sur7. Hasta ahora, todas las misiones de este tipo se centraban en el estudio de los ritmos fisiológicos del cuerpo, pero nunca en el impacto de este tipo de ruptura temporal en las funciones cognitivas y emocionales del ser humano.

El alcance de este estudio es amplio y ambicioso y refleja una gama verdaderamente amplia de intereses de investigación. El experimento Deep Time cuenta con el apoyo de varios institutos de investigación y laboratorios en Francia, Suiza, China y otras naciones europeas, que compartirán datos y los resultados de sus análisis en beneficio de toda la comunidad científica.

Durante milenios, los monjes y otros buscadores espirituales han utilizado los entornos de las cuevas para encontrar una profunda tranquilidad y sabiduría eterna. (Sutipond Stock / Adobe Stock)

Durante milenios, los monjes y otros buscadores espirituales han utilizado los entornos de las cuevas para encontrar una profunda tranquilidad y sabiduría eterna. (Sutipond Stock / Adobe Stock)

La historia de la búsqueda de la sabiduría eterna en lugares oscuros y tranquilos

Si bien esto no es mencionado por Clot o los científicos involucrados en el experimento, los resultados que produce también podrían ser muy relevantes para aquellos que estudian (o están fascinados por) estados alterados de conciencia.

En la antigua Grecia (y China), los sabios, videntes, oráculos e incluso filósofos se refugiaban con frecuencia en cuevas para prolongadas sesiones de contemplación. Confiaron en la privación sensorial y el sentido de atemporalidad para modificar o redirigir su conciencia de manera que les dieran acceso a la sabiduría divina, las imágenes proféticas o las verdades metafísicas ocultas.

Mientras tanto, muchos eruditos e investigadores (como el arqueólogo sudafricano David Lewis-Williams) que han examinado las imágenes geométricas y abstractas del arte rupestre del Paleolítico están convencidos de que surgió de percepciones asociadas con cambios profundos en los estados conscientes. Estos cambios fueron causados ​​principalmente por la ingestión de alucinógenos, pero se profundizaron por la privación sensorial experimentada dentro de las cuevas (de ahí la elección de ese entorno para las pinturas).

Si alguno de los participantes en este nuevo estudio informa sueños extraños, alucinaciones o experiencias visionarias de cualquier tipo, los investigadores y aventureros que exploran estados alterados de conciencia sin duda lo notarán.

Imagen de portada: Los 15 voluntarios del experimento Deep Time, incluido el investigador jefe Christian Clot, justo antes de descender a la cueva francesa el 14 de marzo de 2021 durante 40 días de aislamiento extremo. Fuente: Christian Clot

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo