All  
El mitológico Minotauro fue el engendro de la irreflexiva insubordinación humana contra los dioses. Fuente: Daniel / Adobe Stock

Mito del Minotauro: La formación de un monstruo

Uno de los mitos más intrigantes de la antigua Grecia es el del Minotauro en la isla de Creta, el híbrido humano-animal con cabeza de toro de la mitología griega. La historia del bestial Minotauro atrapado en un laberinto creado para él por su horrorizado padrastro, el rey Minos de Creta, comiendo carne humana en su prisión subterránea, ha cautivado durante generaciones. En la isla mediterránea se han descubierto motivos de toros y laberintos, los últimos vestigios de la antigua cultura minoica, mientras que la leyenda ha evolucionado a lo largo de los siglos en manifestaciones culturales tanto griegas como romanas.

Cómo la codicia humana y la ira divina crearon al Minotauro

En la mitología griega, el rey Minos fue uno de los tres hijos nacidos de Zeus y Europa. Cuando su padrastro, el rey Asterion, murió, Minos se declaró rey y nombró a su hermano Sarpedon como legislador de todas las islas. Sarpedon cuestionó la autoridad de su hermano, pero Minos dijo que era la voluntad de los dioses que él se convirtiera en rey.

 

 

Como prueba, sacrificó un toro al dios Poseidón y luego le pidió al dios que enviara un toro nuevo con el mismo propósito. Poseidón escuchó su petición y envió un hermoso toro blanco desde el mar. El rey Minos, así como los ciudadanos de Creta, quedó impresionado y, debido a que el toro era tan hermoso, Minos lo liberó y sacrificó un toro menor.

Minos estaba casado con la diosa Pasiphae y juntos tuvieron muchos hijos, incluidos Ariadne, Fedra, Galucus y Androgeus. Cuando Poseidón se dio cuenta de que Minos había sacrificado un toro menor, decidió castigar al rey por su egoísmo y falta de respeto, haciendo que Pasifae se enamorara del animal.

Gracias a la maldición de Poseidón, Pasifae se enamoró del toro y consumaron su relación escondiéndose en una vaca de madera. Su aventura produjo el monstruoso Minotauro. (Bill Lewis / CC BY-SA 3.0 )

Gracias a la maldición de Poseidón, Pasifae se enamoró del toro y consumaron su relación escondiéndose en una vaca de madera. Su aventura produjo el monstruoso Minotauro. (Bill Lewis / CC BY-SA 3.0 )

Pasiphae, desesperada por su amor por el toro, pidió ayuda al escultor e ingeniero Dédalo . Siempre servicial, Dédalo construyó a Pasifae una vaca de madera vacía en la que podía disfrazarse. Fue tan hermoso que el toro blanco fue engañado y consumaron su amor. El resultado de esta unión fue el Minotauro, una poderosa bestia con cuerpo humano y cabeza de toro.

Dédalo creó una vaca de madera vacía para ayudar a Pasifae a consumar su amor con el toro dado por Dios, como se ilustra en este fresco de Pompeya. (Dominio público)

Dédalo creó una vaca de madera vacía para ayudar a Pasifae a consumar su amor con el toro dado por Dios, como se ilustra en este fresco de Pompeya. (Dominio público)

Cuando Minos vio a la bestia, se enfureció y decidió que Dédalo construyera un laberinto con pasillos y celdas ilimitados donde el Minotauro podría permanecer cautivo para siempre. Este fue el origen del famoso gran laberinto del que el Minotauro no pudo escapar. Con el tiempo, los arqueólogos han intentado descubrir el paradero de este laberinto en la isla de Creta, creyendo que es la inspiración del mito del Minotauro.

Basado en la lectura de un texto griego antiguo de Pausanias, el arqueólogo inglés Arthur Evans creía controvertidamente que el mítico laberinto tenía sus orígenes en Knossos, en la costa norte de Creta. Knossos, el sitio arqueológico de la Edad del Bronce más grande de la isla, fue una vez el centro de la civilización minoica, además de ser el hogar del rey Minos. También hay otras estructuras de cuevas laberínticas ubicadas cerca de Gortyn, que han avivado el fuego en la búsqueda para descubrir la inspiración original del cuento mítico.

Representación moderna de Teseo cazando al Minotauro en el laberinto, con la ayuda de la bola de hilo de Ariadna. (Dominio público)

Sacrificar a los atenienses al Minotauro

Más tarde, cuando el hijo de Minos, Androgeus, fue asesinado por los atenienses, Minos declaró la guerra a Atenas y ganó. Como castigo, obligó a Atenas a enviar siete hombres y siete mujeres jóvenes para ser sacrificados al Minotauro cada nueve años. Cabe mencionar que el Rey Minos estuvo en contacto directo con Zeus, lo que significa que todo esto tuvo la aprobación indirecta del dios. Uno de los jóvenes atenienses enviados como sacrificio era un joven príncipe llamado Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas.

Habiéndose ofrecido como víctima de sacrificio, Teseo juró matar a la bestia Minotauro. Algunas versiones de la leyenda afirman que la hija de Minos, Ariadne, se enamoró de Teseo y le dio una bola de hilo para ayudarlo a encontrar la salida de la prisión laberíntica. Teseo es conocido por haber matado al bestial Minotauro, producto de la codicia humana y la ira divina.

Dentro de este cuento mítico, es intrigante volver a ver la participación de los dioses en los asuntos humanos, así como los castigos que infligirían cuando los hombres no los obedecieran. El nacimiento de híbridos, mitad seres humanos y mitad animales, también es un patrón común en los mitos de todo el mundo. ¿Es posible que los híbridos existieran en realidad? La arqueología convencional sugiere que estos pueblos llamados "primitivos" simplemente tenían una imaginación vívida.

¿El mito del minotauro tiene raíces en la realidad?

A principios del siglo XX, Evans comenzó sus excavaciones en Creta y descubrió los restos de un palacio real en el sitio de Knossos. Entre los artefactos desenterrados durante estas excavaciones, muchas reliquias presentaban toros. Incluso descubrieron frescos que mostraban figuras saltando sobre toros, un deporte que Evans decidió llamar taurokathapsia. Los toros son vistos como un símbolo de fertilidad en una variedad de culturas y, a menudo, fueron sacrificados a los dioses.

El fresco encontrado en el palacio de Knossos en Creta que data de algún tiempo entre 1600 y 1450 a.C. muestra la práctica ritual de taurokathapsia o salto de toros. (Museo Arqueológico de Heraklion / CC0)

El fresco encontrado en el palacio de Knossos en Creta que data de algún tiempo entre 1600 y 1450 a.C. muestra la práctica ritual de taurokathapsia o salto de toros. (Museo Arqueológico de Heraklion / CC0)

Evans decidió llamar "minoica" a esta antigua cultura cretense, en memoria del rey Minos, cuyo egoísmo provocó la ira de los dioses y, en última instancia, el nacimiento del Minotauro. Pero, aunque había una plétora de iconografía de toros, nunca encontró evidencia concluyente de una criatura Minotauro o un laberinto que realmente existiera en Knossos.

La historia del Minotauro tiene sus raíces en la sofisticada civilización minoica de la Edad de Bronce de 5000 años de la isla de Creta. Si bien algunos han buscado sus raíces en la realidad, otros han argumentado que era una forma de racionalizar la actividad sísmica, debido al hecho de que Creta se encuentra geográficamente en una ubicación especialmente volátil. En los círculos académicos, incluso se ha entendido como un método simbólico para representar la gloria de Atenas sometiendo a su monstruoso enemigo, representado por el Minotauro.

El Minotauro mitológico y la historia de Minos, Teseo y Ariadna ha sido una fuente de fascinación para las culturas mediterráneas durante miles de años. En sus múltiples formas y tamaños, ha inspirado innumerables obras de arte que incluyen mosaicos, frescos, cerámica y pintura, así como literatura griega desde el siglo VIII a. C. en adelante. En la memoria cultural de la humanidad, Creta ha sido recordada como la isla que dio a luz al Minotauro, la bestia enfurecida que deambula por los pasillos de un laberinto subterráneo, engendro del egoísmo irreflexivo y la insubordinación de la humanidad.

Imagen de Portada: El mitológico Minotauro fue el engendro de la irreflexiva insubordinación humana contra los dioses. Fuente: Daniel / Adobe Stock

Autor John Black

Imagen de John Black

John

Siguiente Artículo