Portada - Cráneo de la joven hallado junto con la mayor parte de su esqueleto en el fondo de una profunda cueva, ahora submarina, de la península de Yucatán en México. (Paul Nicklen/NGC)

La dura vida de la ancestral Naia: una joven madre de Yucatán muerta hace 12.000 años

(Leer articulo en una sola página)

Una de las primeras personas conocidas que habitó América fue una muchacha a la que se ha apodado como Naia, una joven que recorría la península de Yucatán hace unos 12.000 años. Delgada y menuda, ya había sido madre, había sufrido diversas dificultades a lo largo de su vida y debía rondar los 16 años de edad cuando le sorprendió la muerte. Los restos de Naia fueron encontrados en una cueva submarina tan enorme, profunda y oscura que los investigadores la llamaron Hoyo Negro.

Los investigadores han determinado que en el momento de su fallecimiento contaba con entre 15 y 17 años, y probablemente muriera al caer dentro del Hoyo Negro. Por aquel entonces, la cueva no estaba sumergida, ya que los niveles del mar eran considerablemente más bajos, llegando incluso a los 90 metros de diferencia con respecto a los actuales.

Un submarinista explora un cenote de Yucatán. (Public Domain)

Un submarinista explora un cenote de Yucatán. ( Public Domain )

Por el estado de los huesos de sus piernas, parece ser que viajaba mucho a pie. Según el informe resultante de una reciente investigación y análisis de los huesos de Naia publicado en Nature.com , la suavidad de los huesos de sus brazos en las zonas donde se asientan los músculos indica que probablemente no soportara grandes cargas ni llevara a cabo intensos trabajos de molienda de semillas o curtido de pieles animales.

El artículo de Nature indica que su constitución era tan endeble que el hueso superior de su brazo era aproximadamente del tamaño del dedo de un hombre adulto. Este hecho podría deberse a una nutrición deficiente. De hecho, los huesos de sus piernas presentan líneas marcadas por la interrupción del crecimiento. Tal vez consiguiera muy poca comida, o acaso se hallase infestada de parásitos que bloqueaban la absorción de nutrientes. Asimismo, sus dientes muestran que la nutrición de Naia era “bastante limitada muy a menudo,” como apunta el arqueólogo James Chatters .

Cráneo de Naia (HoyoNegro.org)

Cráneo de Naia (HoyoNegro.org)

Según Nature, en su pelvis también se observan las características típicas de una mujer joven y delgada que ha dado a luz.

“Ella nos está contando su historia. Tuvo una vida muy dura,” continúa explicando Chatters, investigador de la compañía Applied Paleoscience (Paleociencia Aplicada) con sede en Bothell, estado de Washington, en declaraciones recogidas por Nature.com. Chatters es el investigador principal del estudio llevado a cabo sobre los restos de la joven para el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) mexicano, con sede en Ciudad de México.

Por su parte, la web HoyoNegro.com describe la cueva donde se encontraron los restos de Naia:

En el fondo y las paredes del Hoyo Negro, los buceadores descubrieron restos de numerosos animales del Pleistoceno Superior, animales que en su mayoría se encuentran extintos actualmente. Están notablemente bien conservados: intactos e indemnes excepto por sus caídas de más de 30 metros hasta el fondo de la cueva. Perezosos gigantes, gomphotheriums [primos de los actuales elefantes], tigres de dientes de sable, osos, pumas, pecaríes y muchos otros animales entraron en la cámara hace al menos 8.000 años, cuando los túneles que llevaban al pozo estaban secos en su gran mayoría. Por aquel entonces el nivel del mar era considerablemente más bajo (hasta 90 metros) transformando estos pasadizos subacuáticos en cuevas secas por las que los animales podían deambular en busca de agua o refugio.

Cráneo de un carnívoro hallado en el Hoyo Negro (HoyoNegro.org)

Cráneo de un carnívoro hallado en el Hoyo Negro ( HoyoNegro.org)

Los investigadores explicaron que ya habían encontrado el esqueleto en el año 2007, pero diversos intrusos lo manipularon posteriormente. Así pues, entre los años 2014 y 2016, un equipo de submarinistas recuperó los huesos para, de este modo, poder llevar a cabo un mejor análisis y estudio de los mismos.

Los científicos, dirigidos por Chatters han presentado los resultados de su investigación de los huesos de Naia en una rueda de prensa convocada el pasado 30 de marzo en la sede de la Sociedad Americana de Arqueología de Vancouver, Canadá. Como se indica en Nature.com:

Naia nos ha ayudado a alumbrar el origen de los primeros americanos. En el 2014, Chatters y sus colegas informaron de que su ADN confirmaba la hipótesis de que un solo grupo de emigrantes asiáticos dio lugar tanto a los primeros habitantes de América como a los nativos americanos modernos.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article