Portada-Petrolero hundiéndose: el AMOCO CADIZ varado y vertiendo petróleo al mar. Bretaña, Francia. Fotografía: Public Domain

Teoría alternativa sobre el Triángulo de las Bermudas basada en las conclusiones de científicos noruegos

(Leer articulo en una sola página)

Científicos noruegos están causando un gran revuelo con el anuncio realizado esta semana que ha vinculado involuntariamente los cráteres gigantes del Mar de Barents con el controvertido Triángulo de las Bermudas. Estos científicos han afirmado que los cráteres podrían haberse creado al producirse explosiones de gas natural, lo que según algunos de ellos podría ser potencialmente peligroso para los barcos. La prensa internacional ha enloquecido con la idea y la ha vinculado a una teoría alternativa que explicaría los extraños fenómenos del Triángulo de las Bermudas.

Según National Geographic , los investigadores de la Universidad Ártica de Noruega que están estudiando los cráteres han descubierto que tienen aproximadamente media milla de ancho (0,8 kilómetros) y 150 pies (45 metros) de profundidad. Creen que estos cráteres fueron “provocados por la liberación explosiva de metano, también conocido como gas natural, que quedaba atrapado en las capas inferiores de sedimentos.”

El Metano se encuentra normalmente en estado sólido bajo la presión marina, pero se sabe que grandes cantidades de esta sustancia pueden desprenderse y formar burbujas de este gas que lógicamente ascienden a la superficie. Por esta razón, el estudio citado podría proporcionar una explicación científica a los testimonios de marinos que han observado cómo el agua empezaba a burbujear y se formaba espuma sin razón aparente en algunos puntos del océano.

Es importante observar que los científicos noruegos del Centre for Arctic Gas Hydrate, Environment and Climate (CAGE) (‘Centro para el estudio de los Hidratos de Gas, el Medio Ambiente y el Clima del Ártico”) no han sugerido que los cráteres tengan relación con el Triángulo de las Bermudas: han sido otros los que han adoptado la idea y la han hecho suya. Leemos en la página web del CAGE: “Se han descubierto múltiples cráteres gigantes en el lecho oceánico del Mar de Barents. Contrariamente a las informaciones aparecidas recientemente en los medios, no tienen relación con ninguna teoría sobre el Triángulo de las Bermudas. No obstante, sí que están relacionados con gigantescas explosiones de gas metano producidas en esta región durante la última desglaciación.”

Fotografía en la que se observan los gigantescos cráteres del Mar de Barents, producidos al parecer por explosiones de gas metano. (CAGE)

Fotografía en la que se observan los gigantescos cráteres del Mar de Barents, producidos al parecer por explosiones de gas metano. ( CAGE)

Concretamente, la profesora Karin Andreassen, miembro del CAGE, afirma en la página web de la organización:

Hemos descubierto muchos grandes cráteres en el lecho marino de la región central del Mar de Barents. Los análisis sugieren que las explosiones de gas metano posteriores a la retirada del hielo tras la última glaciación dieron lugar a estos cráteres. Aún tenemos que publicar los resultados, así que [estas conclusiones] son provisionales. Lo que puedo decir es que no estamos relacionando este hecho en modo alguno con el Triángulo de las Bermudas.

Aunque existe una gran controversia por la hipótesis que se está presentando en medio del revuelo mediático, los científicos noruegos llevan ya tiempo estudiando los datos sísmicos de los cráteres gigantes del Mar de Barents: “Los múltiples cráteres gigantes existentes en el lecho marino de esta región del centro-oeste del Mar de Barents […] fueron originados probablemente por enormes explosiones de gas,” afirman los investigadores , y añaden a continuación: “Es muy probable que esta región de cráteres represente uno de los mayores ‘puntos calientes’ del Ártico de liberación de metano en aguas marinas poco profundas.”

 El barco de investigación L’Espoir atracado en Bergen (Noruega). (Sveter/ CC BY SA 3.0)

 El barco de investigación L’Espoir atracado en Bergen (Noruega). ( Sveter/ CC BY SA 3.0 )

Y es esta conexión con la liberación de gas metano en aguas marinas la que ha desatado la locura de los interesados en el Triángulo de las Bermudas y las desapariciones de barcos de todo el mundo.

Remontándonos al año 2003, David May y Joseph Monaghan sugerían por aquel entonces que las burbujas de metano podrían ser capaces de hundir barcos, dependiendo de la posición del barco respecto a la burbuja de gas. Como podemos leer en su artículo publicado en el American Journal of Physics (‘Revista Americana de Física’):

Tanto si el barco se hunde como si no, depende de su posición relativa respecto a la burbuja. Si el barco se encuentra lo suficientemente lejos de la burbuja, es seguro. Si está justo encima de la burbuja, también es seguro, ya que en el punto de estancamiento de la corriente el barco no es arrastrado hacia abajo. La posición de peligro es entre el punto de estancamiento de la burbuja y el borde del montículo en el que se forma la depresión sobre la superficie marina.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article