Portada-Biblioteca-Marciana.jpg

Biblioteca Nazionale Marciana: Un Valioso Tesoro de Antiguos Manuscritos

La principal plaza pública de la ciudad italiana de Venecia es la Plaza de San Marcos. En torno a esta plaza se pueden contemplar los edificios y monumentos más reconocibles de Venecia. El más famoso es la Basílica de San Marcos con su emblemático campanario, icono de la ciudad. Al ser San Marcos el santo patrón de la ciudad, no resulta extraño que muchos de los edificios públicos de Venecia lleven su nombre. Otro edificio con el nombre del santo patrón es la Biblioteca Nacional Marciana.

La Biblioteca Marciana está situada al final de la Plaza de San Marcos  y separada del Palacio Ducal por la Piazzetta de San Marco . Este edificio, que simboliza la riqueza de la ciudad, así como su tradición de invertir públicamente en actividades artísticas e intelectuales, fue diseñado por el arquitecto italiano Jacopo Sansovino.

Retrato de Jacopo Sansovino, arquitecto de la famosa Biblioteca Nazionale Marciana de Venecia. Autor: Tintoretto 1560-1570. Expuesto actualmente en la Galería Uffizi. (Wikimedia Commons)

Retrato de Jacopo Sansovino, arquitecto de la famosa Biblioteca Nazionale Marciana de Venecia. Autor: Tintoretto 1560-1570. Expuesto actualmente en la Galería Uffizi. ( Wikimedia Commons )

La historia de la Biblioteca Marciana dio sus primeros pasos gracias al Cardenal Bessarion, por aquel entonces Cardenal de la Iglesia Católica y Patriarca Latino de Constantinopla. En 1468, el cardenal donó a la República de Venecia unos 750 códices en Griego y Latín así como 250 manuscritos, seguidos poco después por cierto número de libros impresos, todos ellos procedentes de su colección personal. Se dice que el Cardenal Bessarion tenía la idea de convertir estos escritos y documentos en accesibles al público. Casualmente, tal proyecto había sido concebido en un primer momento por el erudito renacentista Francesco Petrarca, un siglo antes. Como el Cardenal Bessarion, Petrarca también tenía previsto donar su biblioteca personal a la República de Venecia, aunque finalmente jamás lo hizo.

Retrato del Cardenal Bessarion, 1473-75 obra de Justus van Gent y Pedro Berruguete. Actualmente en el Museo del Louvre, Paris. (Wikimedia Commons)

Retrato del Cardenal Bessarion, 1473-75 obra de Justus van Gent y Pedro Berruguete. Actualmente en el Museo del Louvre, Paris. ( Wikimedia Commons )

En la colección del Cardenal Bessarion había una copia de la Bibliotheca del Pseudo-Apolodoro. Esta obra era un compendio de mitos griegos que se cree fueron recopilados en el siglo II d. C., pero que se encontraba casi perdida en el siglo XIII. Solo un manuscrito incompleto ha sobrevivido y se encuentra ahora en Paris,  parcialmente conservado. Ya que la copia del Cardenal Bessarion fue realizada cuando el manuscrito anteriormente mencionado estaba aún intacto, resulta ser un ejemplar de gran valor, puesto que los manuscritos posteriores derivan de él.

Pese a que el regalo del Cardenal Bessarion a la República de Venecia fue donado en 1468, no fue hasta mucho más tarde que el Doge , Andrea Gritti, decretó la construcción de un edificio que albergara, permanentemente, tan preciadas obras. Diseñado por el arquitecto Italiano Jacopo Sansovino, su construcción dio comienzo en el año 1537 y no se completó hasta 1588. Desafortunadamente, Sansovino no viviría para ver acabada su obra maestra, ya que murió en 1570.

Antes de su muerte, sin embargo, Sansovino ya había logrado acabar 16 de los 21 arcos del pórtico de la fachada y había empezado a trabajar en los frescos y otras decoraciones. Tras su muerte, la tarea de finalizar la construcción del edificio recayó sobre los hombros de Vincenzo Scamozzi.

Fotografía tomada en el interior de la Biblioteca Nazionale Marciana. Sus techos ricamente decorados, sus paredes y suelos de mármol rememoran la grandeza de la Época en que fue construida. El arte que la decora y sus intrincados detalles son asombrosos. Fotografía de Wga. Hu (Wikimedia Commons).

Fotografía tomada en el interior de la Biblioteca Nazionale Marciana. Sus techos ricamente decorados, sus paredes y suelos de mármol rememoran la grandeza de la época en que fue construida. El arte que la decora y sus intrincados detalles son asombrosos. Foto de Wga. Hu ( Wikimedia Commons ).

Retrato del arquitecto Vincenzo Scamozzi obra de Paolo Veronese, pintado en torno al 1505. Se hizo cargo de la arquitectura de la Biblioteca Nazionale Marciana tras la muerte de Sansovino. (Wikimedia Commons)

Retrato del arquitecto Vincenzo Scamozzi obra de Paolo Veronese, pintado en torno a 1505. Se hizo cargo de la construcción de la Biblioteca Nazionale Marciana tras la muerte de Sansovino. (Wikimedia Commons )

Con el paso de los siglos, la colección de la Biblioteca Marciana fue ampliándose gradualmente gracias a las donaciones personales y a la adquisición de algunos manuscritos procedentes de bibliotecas monásticas. En 1603 entró en vigor una ley en Venecia en la que se obligaba a los impresores a donar una copia de cada libro que publicaran en la Biblioteca. Se dice que ésta fue la primera ley de este tipo en Italia. Durante la era napoleónica, algunas instituciones religiosas fueron suprimidas y parte de las colecciones de sus bibliotecas fueron a parar a la Biblioteca Marciana.

Vista de la Biblioteca Marciana de Sansovino desde la laguna, junto a dos columnas de la Piazzetta. Foto: Peter J.StB.Green. Tomada en 2000. (Wikimedia Commons)

Vista de la Biblioteca Marciana de Sansovino desde la laguna, junto a dos columnas de la Piazzetta. Foto: Peter J.StB.Green. Tomada en 2000. ( Wikimedia Commons )

En 1811, la Biblioteca Marciana fue transferida al Palacio Ducal y en 1904 se trasladó de nuevo a la Zecca (Casa de la Moneda), casualmente otro edificio diseñado por Sansovino. En 1924, la Biblioteca Marciana (y también la Zecca) volvió a tomar posesión de su sede original, así como de parte del Procuratie Nuove. A día de hoy, la Biblioteca Marciana alberga alrededor de un millón de volúmenes, incluidos 13.000 manuscritos, 2.883 incunables (escritos europeos impresos antes de 1501) y 24.055 cinquecintene (libros europeos impresos a lo largo del siglo XVI). Por añadidura, las decoraciones y pinturas de la Biblioteca Marciana son tan impresionantes como su colección. Una de las obras artísticas más destacadas de este edificio es la Sapienza de Tiziano, que decora su techo y en la que se ha centrado el reciente proyecto de conservación promovido por el World Monuments Fund.

Imagen de portada: Gentile Bellini: “Procesión en la Plaza de San Marcos” (1496). Gallerie dell’Accademia – Venecia. ( ecreahistoryvenice2015.wordpress.com)

Autor: Ḏḥwty

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Diller, A., 1935. Texto histórico de la Biblioteca de Pseudo-Apollodoro. Transactions and Proceedings of the American Philological Association, Volume 66, pp. 296-313.

venice.arounder.com, 2014. The Marciana Library. [Online]
Disponible en: http://venice.arounder.com/en/historic-building/the-marciana-library

World Monuments Fund, 2015. Biblioteca Marciana. [Online]
Disponible en: http://www.wmf.org/project/biblioteca-marciana

www.venetoinside.com, 2015. Monumental Rooms of the National Library of St. Mark's in Venice. [Online]
Disponible en: http://www.venetoinside.com/en/attractions/monumental-rooms-of-the-biblioteca-nazionale-marciana/

www.venice-tourism.com, 2008. The Marciana National Library. [Online]
Disponible en: http://www.venice-tourism.com/en/Venice-Tourism/Sestiere-di-San-Marco/The-Marciana-National-Library.html

Next article