Portada - Cartela de petroglifos de Arizona (Cortesía de John Ruskamp)

Nuevas pruebas de que antiguos exploradores chinos llegaron a América entusiasman a los expertos

El Dr. John A. Ruskamp Jr. asegura haber hallado un tesoro excepcional, oculto a la vista durante siglos y que cambiará la historia. En el tramo más alto de un sendero situado en el Petroglyph National Monument de Albuquerque, Ruskamp descubrió unos petroglifos que le sorprendieron y llamaron la atención. Tras consultar con expertos en inscripciones de origen nativo americano y en antigua escritura china para corroborar su análisis, ha concluido que el mensaje legible conservado en dichos petroglifos probablemente fuera escrito por un grupo de exploradores chinos hace miles de años.

Dentro del mundo arqueológico hace ya tiempo que numerosos expertos planteaban la posibilidad de que hubieran llegado viajeros chinos a Norteamérica mucho antes que los europeos. Con algunos especialistas de renombre interesados en el descubrimiento de Ruskamp, dichas afirmaciones pueden ir camino de convertirse en una hipótesis más que factible.

Esto tampoco significa que nuestros manuales de historia vayan a cambiar de la noche a la mañana. A no ser que se descubra alguna antigua reliquia asiática en América, costará muchísimo convencer a aquellos arqueólogos que, dogmáticamente, han rechazado siempre las pruebas de una antigua presencia china en el Nuevo Mundo, dijo Ruskamp.

Sin embargo, los símbolos que se han encontrado son tan espectaculares, tan dispares y se encuentran tan dispersos que en sí mismos aportan claros indicios de autenticidad. Despiertan por tanto el interés necesario como para dar pie a una investigación más seria sobre la antigua conexión transpacífica. Hasta el momento, Ruskamp ha identificado más de 82 petroglifos correspondientes a antiguas inscripciones inequívocamente chinas no sólo en numerosas localizaciones de Albuquerque, Nuevo México, sino también cerca de Arizona, así como en Utah, Nevada, California, Oklahoma, y Ontario. En conjunto, cree que la mayor parte de estos hallazgos tiene su origen en una antigua expedición de exploradores chinos, aunque algunos parecen ser reproducciones realizadas por los nativos americanos.

Uno de los defensores más fervientes de Ruskamp ha sido David N. Keightley, Doctor en Filosofía, ganador del Premio otorgado por la  Fundación Genio McArthur  y considerado por muchos como el mejor analista de América de antiguas inscripciones sobre hueso chinas. Keightley ha ayudado a Ruskamp a descifrar las escrituras halladas por éste. Uno de los antiguos mensajes, conservado en Arizona en tres placas de piedra con petroglifos dice así: "Alejados (durante) 10 años en total; listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol; (el) viaje completado juntos." Al final del texto aparece un carácter no identificado que podría ser la firma del autor.

Placa 1, en la que se lee: "alejados (durante) 10 años en total." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 1, en la que se lee: "alejados (durante) 10 años en total." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 2, en la que se lee: "listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol". (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 2, en la que se lee: "listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol". (Cortesía de John Ruskamp)  

Placa 3, en la que se lee: "(el) viaje completado juntos." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 3, en la que se lee: "(el) viaje completado juntos." (Cortesía de John Ruskamp) 

El yacimiento de petroglifos de Arizona en lo que siempre fue, y a día de hoy sigue siendo, un rancho de propiedad privada a kilómetros de distancia de la carretera o acceso público más cercanos. (Cortesía de John Ruskamp)

El yacimiento de petroglifos de Arizona en lo que siempre fue, y a día de hoy sigue siendo, un rancho de propiedad privada a kilómetros de distancia de la carretera o acceso público más cercanos. (Cortesía de John Ruskamp)

El sistema de escritura típico de las inscripciones chinas sobre hueso, utilizado en gran cantidad de antiguos mensajes presentes en petroglifos, desapareció por decreto real de la memoria de la humanidad alrededor del año 1046 a. C., tras la caída de la dinastía Shang. Desde entonces pasó a ser una forma de escritura desconocida y olvidada hasta que fue redescubierta en 1899, en Anyang, China. Por tanto, Ruskamp concluye que los estilos mixtos de escrituras chinas descubiertos en estos petroglifos de Arizona indican que debieron realizarse durante el período de transición de la escritura en China, no mucho después del 1046 a. C.

Ruskamp ofrece la siguiente traducción para los petroglifos de Albuquerque: “Geng (una fecha, el séptimo Tronco Celestial chino); Jié (arrodillarse en reverencia); Da (gran – refiriéndose a un superior); Quan (perro- animal para sacrificio); Xian (rindiendo honores a los ancestros difuntos); y Dà Jiă  (nombre del tercer rey de la dinastía Shang)”.

Petroglifos de Albuquerque (Cortesía de John Ruskamp)

Petroglifos de Albuquerque (Cortesía de John Ruskamp)

En los petroglifos de Albuquerque encontramos inscripciones en escritura china tanto de la era de Sello como de la del Bronce, lo que sugiere que también fueron escritos durante un período de transición en la caligrafía china, probablemente entre los años 1046 y 475 a. C. El uso del título “dà” antes del nombre “Jiă”, sugiere una fecha cercana al final de la dinastía Shang, hacia el año 1046 a. C., puesto que dicha denominación surgió durante ese período siendo reemplazada poco después. 

Comparación de escrituras chinas a través del tiempo. (Cortesía de John Ruskamp)

Comparación de escrituras chinas a través del tiempo. (Cortesía de John Ruskamp)

El Dr. Michael F. Medrano, jefe de la División de Gestión de Recursos para el Petroglyph National Monument , estudió los petroglifos sobre el terreno, a petición de Ruskamp. Tras hacerlo expuso que, basándose en sus más de 25 años de experiencia junto a las culturas nativas del lugar: “Estas imágenes no parecen asociarse, fácilmente, con entidades tribales locales” y “basándonos en sus declaraciones  parecen ser antiguas incluso para ellos”.

Es cierto que resulta difícil fechar físicamente petroglifos con absoluta certeza, señala Ruskamp. Sin embargo, la sintaxis y la mezcla de secuencias de las escrituras chinas que se encuentran en estas dos localidades corresponden a las que los expertos esperarían que utilizasen exploradores chinos de hace unos 2.500 años. 

Por ejemplo, los petroglifos del rancho de Arizona se dividen en tres secciones donde cada una de ellas está encerrada en un cuadrado o placa de piedra conocido como “cartela”. Dos de las cartelas están numeradas: una con la grafía china para “uno” escrita en la parte inferior y, de manera similar, la segunda cartela muestra el antiguo carácter chino que significa “segundo”, inscrito también en su parte inferior. En conjunto estas cifras numéricas indican el orden en que dichas imágenes han de ser leídas. Por tanto, resulta importante destacar que las cartelas se muestran para ser leídas según la forma tradicional china, de derecha a izquierda.

Las dos primeras cartelas están giradas 90 grados a la izquierda en vertical y la tercera 90 grados a la derecha. “La rotación deliberada de estos escritos, tanto hacia la izquierda como hacia la derecha en vertical y en un número igual de grados, avala su autenticidad, ya que la rotación de grafías individuales está muy bien documentada por parte de calígrafos chinos", escribe Ruskamp. 

Algunos de los símbolos descubiertos en los petroglifos son comunes tanto en la escritura china como en la antigua escritura nativa americana. Por ejemplo, la figura china Jiu del petroglifo transmite la idea de “estar juntos”, con un significado casi idéntico al del símbolo Hopi Nakwách en la actualidad –y también en el pasado”, escribe Ruskamp.

Izquierda: Símbolo Hopi Nakwách. Derecha: Figura de Jiu en petroglifo chino. (Sears; Cortesía de John Ruskamp)

Izquierda: Símbolo Hopi Nakwách. Derecha: Figura de Jiu en petroglifo chino. (Sears; Cortesía de John Ruskamp)

Otra similitud es el empleo de la espiral rectilínea para explicar el concepto "de un viaje de ida y vuelta."

Espiral rectilínea usada de forma similar por chinos y hopis para explicar el concepto "de un viaje de ida y vuelta." (Wieger; Cortesía de John Ruskamp)

Espiral rectilínea usada de forma similar por chinos y hopis para explicar el concepto "de un viaje de ida y vuelta." (Wieger; Cortesía de John Ruskamp)

Aunque dichas semejanzas podrían apoyar la hipótesis de un origen nativo americano de los petroglifos de Ruskamp, éste afirma: “El extenso vocabulario chino evidenciado en cada ubicación aboga en contra de la atribución a los nativos americanos de la autoría de las figuras evaluadas en este estudio. Ninguna de las más complejas figuras chinas identificadas en este informe se ha considerado jamás como propia de los nativos americanos.”

La conclusión de su ponencia titulada  “Ancient Chinese Rock Writings Confirm Early Trans-Pacific Interaction” (“Inscripciones Chinas En Piedra Confirman Antigua Conexión Transpacífica”) resume: “En contraste con la incertidumbre histórica anterior, la comparativa presentada en este informe, apoyada tanto por la evaluación analítica como por la opinión de expertos,  documentando la presencia de secuencias legibles de antiguas escrituras chinas presentes en rocas de América del Norte, establece que antes de la desaparición de la escritura sobre huesos, hace aproximadamente 2.500 años, se llevaron a cabo intercambios de información epigráfica a través del pacífico entre exploradores chinos y  poblaciones de América del Norte.”

El trabajo de Ruskamp, publicado el pasado mes de abril en su página web, Asiaticechoes.org, está siendo actualmente revisado por los expertos. En octubre comenzó a  presentar sus conclusiones en conferencias, incluyendo la más reciente para la Asociación de Geógrafos Americanos en Chicago. Ayer tenía previsto ofrecer una nueva conferencia en la Little Colorado River Chapter de la Sociedad de Arqueología de Arizona, en Springerville, Arizona. Asimismo, los editores de la revista Pre-Columbiana han confirmado la publicación en breve del artículo de Ruskamp. La edición de la revista corre a cargo del profesor emérito Dr. Stephen C. Jett, de la Universidad de California-Davis, asistido por un consejo editorial de distinguidos estudiosos profesionales y se dedica a la exploración de los contactos transoceánicos precolombinos.

Ruskamp, profesor jubilado, estadístico, y químico analítico, que se dedicaba al estudio de los petroglifos como un hobby, no esperaba encontrar algo que podría cambiar totalmente nuestra perspectiva tanto de la historia estadounidense como de la china.

Foto de Portada: Cartela de petroglifos de Arizona  (Cortesía de John Ruskamp)

Autor: Tara MacIsaac Epoch Times

El artículo ‘ New Evidence Ancient Chinese Explorers Landed in America Excites Experts ’ fue publicado originalmente por The Epoch Times y ha sido traducido con permiso.

Next article