Portada - “Israel en Egipto”, óleo de Edward Poynter, 1867. Fuente: Dominio público

La explicación definitiva de la política anti-israelita del faraón Ramsés

¿Por qué fueron los judíos esclavizados en Egipto? Nuevas evidencias de un egiptólogo francés, Alain Zivie, apuntan ahora a un egipcio como sospechoso: ‘Abdiel, visir del Faraón, cuyo nombre semítico significa ‘siervo de [el dios] El’.

Siervo de Dios

'El nombre de ‘Abdiel es muy poco común. En egipcio es ‘Aper-El. ‘Aper es la forma egipcia de transcribir la palabra semítica ‘abed, que significa “siervo”. Así, Alain Zivie cree que nombre del visir realmente se pronunciaría en su época como “’Abdiel.” La segunda parte de su nombre consiste en el nombre del dios El, deidad principal del panteón sirio-cananeo.

Así pues, ‘Abdiel’ significa ‘siervo de [el dios] El’. El es el término lingüístico genérico semítico occidental para ‘dios’ y uno de los nombres de la deidad de los israelitas en la Biblia hebrea. Los nombres o denominaciones El, Elah, Elohei y Elohim son todos términos genéricos pre-mosaicos para referirse a un Dios, o a muchos dioses. En estas diversas formas aparecen hasta casi 3.000 veces en la Biblia hebrea.

‘Moisés en el Monte Sinaí’ (Éxodo 19), óleo pintado en 1895 – 1900 por Jean-Léon Gérôme. (Dominio público)

‘Moisés en el Monte Sinaí’ (Éxodo 19), óleo pintado en 1895 – 1900 por Jean-Léon Gérôme. ( Dominio público )

¿Quién fue Abdiel?

El visir ‘Abdiel tenía muchos títulos, incluidos los de “jefe de la ciudad”, “general de los caballos,” “jefe de toda la tierra,” “mensajero del rey” (embajador) y “padre del dios” (importante consejero que conocía al faraón ‘como a un hijo’).

No sabemos si ‘Abdiel, el ‘siervo de [el Dios] El’, era un descendiente de Jacob/Israel, o si era un noble egipcio nativo que, estimulado por las creencias monoteístas de los israelitas, se inspiró para difundir estas ideas entre los nobles de la corte egipcia.

Sabemos que ‘Abdiel fue el único visir en toda la historia del antiguo Egipto que fue llamado “hijo del kap” (alguien criado o educado en el palacio). También ostentaba el título de “primer servidor de Atón en...” Aunque el final este título no es legible, el texto que ha llegado hasta nosotros muestra que ‘Abdiel estaba conectado a la religión del dios egipcio del disco solar Atón, cuyo culto alcanzó gran fama gracias a los esfuerzos del faraón Akenatón.

Y sabemos además que en el año 1320 a. C., después de fracasar la revolución religiosa de Akenatón , se permitió a los notables que participaron en ella exiliarse en la provincia egipcia de Canaán, más concretamente en Siquem y Urushalim (Jerusalén). El descubrimiento de la tumba del visir de Akenatón Abdi-El, realizado por Alain Zivie en Menfis, sugiere una estrecha relación familiar entre Abdi-Heba, alcalde-gobernador de Urushalim y muchos de los altos funcionarios de Akenatón.

Akenatón retratado como una esfinge. (CC BY 2.0)

Akenatón retratado como una esfinge. ( CC BY 2.0 )

Visir del monoteísta Akenatón

El artículo de diez páginas “Pharaoh’s Man, ‘Abdiel: The Vizier with a Semitic Name” (“El hombre del faraón, ‘Abdiel: el visir con un nombre semítico”) publicado en el número de julio/agosto del 2018 de la revista Biblical Archaeology Review, Alain Zivie investiga a este fascinante visir egipcio ‘Abdiel, que vivió en el siglo XIV a. C. y probablemente sirvió a dos faraones de la dinastía XVIII, Amenhotep III y Amenhotep IV (más conocido este último por su nombre posterior de Akenatón, elegido por él mismo).

Akenatón es famoso por su intento de empujar a la corte egipcia y a la nobleza a adorar al disco solar Atón en lugar de a todos los dioses tradicionales a los que los egipcios habían adorado durante más de 2.000 años. Este fue el evento más revolucionario en la historia religiosa del antiguo Egipto, y fracasó porque Akenatón murió siendo un hombre joven, y su hijo también murió pocos años más tarde. El general que ejercía entonces como regente asumió el poder, y a su muerte otro general dio inicio a la dinastía XIX y reinó en su propio nombre; Ramsés.

Coloso de Ramsés, Menfis. (CC BY 2.5)

Coloso de Ramsés, Menfis. ( CC BY 2.5 )

La amenaza israelita

La Torá afirma, “cuando un nuevo rey (dinastía), para quien José no significaba nada, llegó al poder en Egipto, Faraón dijo a los nobles de su corte, “Mirad, los israelitas se han vuelto demasiado numerosos para nosotros. Vamos, debemos lidiar hábilmente con ellos o se harán aún más numerosos y, si estalla una guerra, se unirán a nuestros enemigos, lucharán contra nosotros y se marcharán del país.” (Éxodo 1,8-10)

Esto es lo que Faraón (Ramsés I) dijo según el relato bíblico, pero lo que realmente quería decir era: aunque los nobles superamos en número a los israelitas, su creencia en un Dios único ya ha influido a dos faraones anteriores (Amenhotep III y especialmente Amenhotep IV, más conocido como Akenatón).

Su razonamiento era el siguiente: si la creencia israelita en un solo Dios se extiende de algunos de los nobles al pueblo llano, muchas personas podrían dejar de creer que el propio Faraón es hijo de Dios, y eso sería muy peligroso para la autoridad tradicional de nuestra clase religiosa y política, por lo que debemos oprimirlos.

Por lo tanto, el intento del visir egipcio ‘Abdiel, ‘el siervo (profeta) de El’ para influir en el faraón Akenatón y en la corte real a fin de difundir con fuerza el monoteísmo entre la nobleza del antiguo Egipto fracasó, con consecuencias negativas para los hijos de Israel.

El alto estatus de un visir influyente

La política opresora del faraón Ramsés dio comienzo una o dos décadas después de la muerte del visir egipcio ‘Abdiel, el “siervo (profeta) de El”, como queda demostrado por su tumba de alto estatus descubierta en Saqqara, una tumba que en 1980 comenzó a excavar el egiptólogo francés Alain Zivie.

En 1987 fue descubierta la cámara funeraria de la tumba con los restos del visir egipcio ‘Abdiel, su esposa Tauret y su hijo Huy. Fueron enterrados en tres ataúdes, y entre los objetos del ajuar funerario hallados en la sala había un codo de madera con una lista de los prestigiosos títulos de ‘Abdiel.

Esto fue lo que hizo posible que se escribiera la biografía del visir egipcio ‘Abdiel, ‘el siervo (profeta) de El”. La Torá guarda silencio sobre este episodio porque ‘Abdiel, ‘el siervo (profeta) de El’, no debería haber animado al faraón Akenatón a que presionara a la nobleza egipcia para que se hicieran monoteístas.

Para más información sobre los distintos puntos de vista judíos respecto a la conversión al judaísmo puede consultar las páginas 262-4 de mi nuevo libro “ Which Religion Is Right For You? A Kuzari for the 21st century .” (“¿Qué religión es la correcta para usted? Un Cuzarí para el siglo XXI”). Hadassa Word Press ISBN (978-620-2-45517-6)

Imagen de portada: “Israel en Egipto”, óleo de Edward Poynter, 1867. Fuente: Dominio público

Autor: Rabbi Allen S. Maller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article