El Missoula Fire Sciences Laboratory colocó sensores para determinar la temperatura máxima del fuego sobre la hierba. Los datos de la quema serán estudiados para su empleo en otros yacimientos arqueológicos.

Quema Controlada en Montana revela Antiguas Efigies de Piedra, Túmulos Funerarios, Formaciones Rocosas y áreas para Matanzas de Búfalos.

Arqueólogos pertenecientes al gobierno estadounidense realizaron una quema controlada el pasado mes de abril, para sacar a la luz un lugar único al norte de Montana en el que se han hallado grandes efigies de piedra nativas americanas, túmulos funerarios, círculos y diferentes estructuras sólidas de hace siglos por las que se conducía y reunía al ganado para las matanzas. Un par de semanas más tarde se utilizó un dron aéreo para fotografiar y registrar todos los datos concernientes a esta antigua ubicación.

El personal del U.S. Bureau of Land Management quemó todo el matorral, hierbas y rastrojo de la zona para permitir una mejor visibilidad y un más fácil acceso a las estructuras de piedra. Desde la década de 1960 se sabía que el lugar albergaba un despeñadero de búfalos, en el que los indios reunían a las manadas para llevar a cabo sus matanzas y aprovisionarse de su carne, órganos, piel, huesos y ligamentos para obtener alimento, ropa, alojamiento e instrumentos varios. Pero la vegetación había crecido tanto que impedía acceder al lugar para inspeccionarlo y estudiarlo in situ.

Búfalos siendo ahuyentados hacia un despeñadero, observado y pintado por Alfred Jacob Miller a finales del siglo XIX.

Búfalos siendo ahuyentados hacia un despeñadero, observado y pintado por Alfred Jacob Miller a finales del siglo XIX. ( Wikipedia)

"La mayor parte de las tribus de esta zona era seminómada y vivían siguiendo a las manadas de búfalos," explicó a Ancient Origins Josh Chase, arqueólogo participante en el proyecto y perteneciente al Bureau of Land Management. Añadió que el BLM ha estado trabajando durante cuatro años con todas las tribus de las Llanuras del Norte que tienen algún interés en el yacimiento, incluyendo a los Sioux, Chippewa, Cree, Pies Negros y Salish-Kootenai.

La gente de la cultura Avonlea utilizó este espacio al menos entre los años 770 y 1140 d. C., pero Chase añadió que todavía desconocen la antigüedad exacta del lugar. Los investigadores tienen la intención de llevar a cabo algunos métodos de datación no invasivos para determinar con mayor exactitud desde cuándo fue usada el área en cuestión.

Algunas de las estructuras probablemente tuvieran un significado religioso o espiritual para la gente que las construyó. "El yacimiento de Henry Smith no es del todo ocupacional", prosiguió Chase. "Es más un símbolo pétreo de carácter espiritual". Los círculos tipis de piedra puede que se usaran cuando la gente acampaba allí, más que como residencia fija, prosiguió diciendo. Además añadió que existen muchos miles de círculos de tipis de piedra en las Llanuras del Norte.

Formación pétrea realizada por la mano del hombre, muestra tomada con un dron, representando la efigie de un ser humano.

Formación pétrea realizada por la mano del hombre, imagen tomada por un dron, representando la efigie de un ser humano. (Fotografía cortesía del U.S. Bureau of Land Management )

Los funcionarios afirmaron que este yacimiento de 300 acres es realmente único. Otros yacimientos nativos americanos de las llanuras también albergan efigies, túmulos, círculos de piedra y líneas para dirigir a los búfalos pero están separados y alejados unos de otros. Sin embargo, este yacimiento es el primero de este tipo que se descubre en el que todas estas estructuras están juntas.

"Al eliminar la vegetación obtuvimos una clara visión de lo que había sido un complejo de extracción de recursos perteneciente a la cultura Avonlea, que incluía numerosas efigies de piedra (tanto antropomorfas como zoomórficas), túmulos de piedra, líneas para conducir a los búfalos, círculos de piedra y alineaciones y otros círculos que quizás tuvieran algún significado espiritual” dijo Chase . “El proyecto permitirá a BLM un mejor estudio, documentación y gestión de esta ubicación única. "

Chase añadió que no había constancia de que se hubieran hallado restos quemados de animales. Los huesos de búfalo se encuentran bajo el sedimento del lecho seco de un torrente cercano.

Huesos de búfalo excavados en El Salto del Búfalo de Vore, un yacimiento arqueológico en el Condado de Crook, Wyoming.

Huesos de búfalo excavados en El Salto del Búfalo de Vore, un yacimiento arqueológico en el Condado de Crook, Wyoming. ( Wikimedia Commons )

La página web Western Digs divulgó  que se conocían dichas estructuras desde principios de la década de 1960. Pero la quema de la vegetación de la zona ha dejado al descubierto un fantástico Tesoro arqueológico.

"Excavaciones parciales en la década de 1960 revelaron una parte de los corrales donde los animales quedaban atrapados, así como instrumentos de matanza y puntas de flecha de piedra,  indicativos de la existencia de un complejo cultural de los conocidos en las Llanuras del Norte como fase de Avonlea. Los objetos – junto con dataciones de radiocarbono de seis capas diferentes de restos de desechos de bisontes - demostraron que el lugar había sido utilizado con regularidad desde el año 770 hasta el 1040 d. C. Entre las formaciones de piedras destacan dos efigies grandes o figuras hechas a base de distintas disposiciones de piedras, una de un humano y la otra, quizá, de una tortuga. El fuego también dejo al descubierto seis túmulos pétreos, multitud de anillos de tipis de piedra  y docenas de supuestas líneas para dirigir búfalos realizadas con grandes rocas por las que los antiguos cazadores solían perseguir a los bisontes hasta arrinconarlos en un redil y darles muerte".—WesternDigs.org

Algunas formaciones de piedra se utilizaban, claramente, para el ejercicio práctico de dirigir y atrapar a los búfalos y también para los anillos de tipis de piedra (que servían de residencia). Pero otras probablemente tuvieran un significado simbólico o religioso. Algunos círculos de piedra podrían ser círculos chamánicos que delimitarían un espacio ceremonial o religioso. Los geoglifos, por otro lado, pueden haberse empleado para conmemorar a líderes importantes, grandes cosechas o lugares de caza, añaden desde Western Digs.

Los arqueólogos dividen la fase de Avonlea de los Nativos Americanos de las Llanuras en tres periodos: el antiguo (100 - 400 d. C.), cuando no disponían aún de cerámica, pero ya utilizaban puntas de piedra;  el medio (400 - 700 d. C.) y el tardío (750 - 1.100 d. C.) en el cual ya hacen uso de la cerámica. Este lugar, llamado Yacimiento Arqueológico Henry Smith, data del último período. Las culturas de los períodos antiguo y medio eran muy parecidas, pero durante la fase tardía fue incrementándose el comercio con otras regiones, según un artículo editado por la página web de la Universidad de Calgary. 

El bisonte fue su recurso primario, pero las hambrunas invernales, las sequías veraniegas y los movimientos migratorios de las propias manadas de búfalos pudieron forzarlos a confiar en otras fuentes de alimentos. De este modo también se dedicaron a cazar antílopes, alces, ciervos, pequeños mamíferos, pájaros terrestres y aves acuáticas además de pescar. También recolectaban plantas, raíces, tubérculos, bayas y semillas, según enumera la web de Calgary. Los arqueólogos a veces pueden determinar lo que la gente comía estudiando huesos y semillas de plantas cercanos a las viviendas y, también, examinando los residuos en los recipientes de cerámica o gres.

El pueblo Avonlea probablemente siguiera a los búfalos durante el invierno por los valles resguardados de los ríos ya que la movilidad de la población era limitada y sus recursos muy escasos. Tal vez se dividieran en grupos menores de clanes familiares y, con cuidado, racionasen la carne de bisonte para poder sobrevivir en las épocas de poca caza. Igualmente resultaba esencial la disponibilidad de madera para hacer fuego y evitar morir de frío en los gélidos inviernos. Es posible que, durante el invierno, se asentasen en zonas con abundantes recursos madereros. 

La investigación aérea descubrió varios círculos de piedra en el lugar. (Fotografía cortesía del U.S. Bureau of Land Management )

En la actualidad el búfalo salvaje se ha extinguido casi por completo en las Llanuras. Antes de su exterminio, se estima que había de 30 a 75 millones de búfalos en Norteamérica. Chase asegura que algunas tribus indias todavía conservan búfalos salvajes en sus tierras. Asimismo, también existen bisontes en el Parque Nacional de Yellowstone y en una reserva no muy lejana al Yacimiento de Henry Smith.

Fotografía de portada: El Missoula Fire Sciences Laboratory colocó sensores para determinar la temperatura máxima del fuego sobre la vegetación. Los datos de la quema serán estudiados para su empleo en otros yacimientos arqueológicos. (Fotografía cortesía del U.S. Bureau of Land Management )

Por Mark Miller

Traducción: Mariló T. A.

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article