Portada-Los restos momificados del obispo sueco del siglo XVII Peder Winstrup (YouTube Screengrab / Lund University)

Enterrados de nuevo los restos del obispo momificado en cuyo ataúd había un feto

Los restos momificados de un obispo del siglo XVII serán inhumados de nuevo en la catedral sueca de Lund tras quince meses de estudio científico de sus restos. El descubrimiento del obispo causó revuelo este mismo año cuando investigadores del hospital de la Universidad de Lund llevaron a cabo una exploración del cadáver mediante tomografía computadorizada, detectando los restos de un pequeño feto ocultos bajo sus pies. La momia es la del obispo Peder Winstrup, un destacado personaje histórico en Escandinavia que murió en 1679. Los arqueólogos desconocen por qué razon el feto se encontraba en el interior del ataúd de Winstrup.

MailOnline informa de que la momia de Winstrup ha estado expuesta públicamente algunos días en el Museo Histórico de la Universidad de Lund a principios de la semana pasada, siendo enterrada de nuevo el pasado sábado 12 de diciembre tras concluir el análisis científico de sus restos.

Este mismo año, Discovery News informó del sorprendente descubrimiento del feto realizado cuando se estaban analizando los restos de Winstrup con la esperanza de aprender más acerca de la salud y las vidas de las gentes de la Escandinavia del siglo XVII.

“Peder Winstrup, obispo y destacado personaje histórico de Escandinavia, fue uno de los padres fundadores de la Universidad de Lund,” informa la Universidad de Lund en una nota de prensa. “Murió en 1679 y fue enterrado en la famosa catedral de Lund un año después. Su ataúd, junto con su contenido, constituyen una singular ‘cápsula del tiempo’ del año 1679 con un cuerpo muy bien conservado, antiguas ropas y materia vegetal.”

Retrato de Peder Jensen Winstrup realizado en 1750 (Wikimedia Commons)

Retrato de Peder Jensen Winstrup realizado en 1750 (Wikimedia Commons)

La Universidad de Lund informa asimismo de que los restos de Winstrup sufrieron un proceso de momificación natural como resultado del “flujo constante de aire, la materia vegetal presente en el ataúd, una larga enfermedad que tuvo como consecuencia la delgadez del cuerpo, y al hecho de que la muerte y la sepultura tuvieran lugar en los meses invernales de diciembre y enero además de a las condiciones de temperatura y climáticas en general del interior de la catedral.”

Los análisis de los restos de Winstrup han revelado que padecía numerosas dolencias, como tuberculosis, neumonía, arteriosclerosis, cálculos biliares, artrosis y una lesión en el hombro.

En el transcurso de la exploración del cadáver momificado de Winstrup, los investigadores detectaron además algo muy poco común: un diminuto feto momificado oculto bajo los pies del obispo.

El ataúd de Peder Winstrup, en cuyo interior se encontraron los restos de un feto (Wikimedia Commons)

El ataúd de Peder Winstrup, en cuyo interior se encontraron los restos de un feto (Wikimedia Commons)

“Uno de los descubrimientos más notables cuando realizamos el TAC fue que el Sr. Winstrup no estaba solo en el ataúd. De hecho tiene un compañero, es un niño muy pequeño, un feto de entre 5 y 6 meses,” ha declarado Per Karsten, director del Museo Histórico de la Universidad de Lund.

Karsten especulaba con que el feto podría o bien tener alguna relación con Winstrup, o bien haber sido un hijo ilegítimo colocado ahí por alguien relacionado con él, que quiso meter furtivamente el cadáver del niño en el ataúd del obispo para que recibiera un enterramiento adecuado.

“Se le ocultó intencionadamente bajo los pies del obispo en el fondo del ataúd,” dijo Karsten. “Quizás haya una conexión entre Winstrup y este niño, pero me parece que es más plausible pensar que fue escondido ahí por algún miembro del personal del obispo cuando estaban organizando su funeral,” añadió.

Imagen digital en la que se observan los restos óseos del feto hallado en el interior de la tumba de Peder Winstrup. (YouTube Screengrab / Lund University)

Imagen digital en la que se observan los restos óseos del feto hallado en el interior de la tumba de Peder Winstrup. (YouTube Screengrab / Lund University)

Próximamente se va a llevar a cabo un análisis comparativo del ADN del obispo con el del feto a fin de determinar si había algún parentesco entre ellos. Si el feto fuese identificado como descendiente de un obispo de 74 años, podría resultar bastante escandaloso.

Imagen de portada: Los restos momificados del obispo sueco del siglo XVII Peder Winstrup (YouTube Screengrab / Lund University)

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo