All  
Portada-Principal: La Isla de Blå Jungfrun (Flickr). Detalle: laberinto de piedra (CC BY 3.0) y cavidad labrada en la pared de roca (Foto: Ludvig Papmehl-Dufay).

Cuevas Rituales y un Misterioso Laberinto: La Edad de Piedra en la Isla Sueca de Blå Jungfrun

En el folklore local se ha relacionado desde hace largo tiempo la isla de Blå Jungfrun con oscuros maleficios y brujería. Situada junto a la costa de Suecia, la historia de la isla está marcada por la mala suerte y una oscura reputación vinculada a la práctica de la magia. Aún en la actualidad, se advierte a los visitantes de la isla que no deben desviarse de los caminos marcados ni quedarse después de caer la noche. Los arqueólogos que investigan las cuevas de Blå Jungfrun creen que pudieron albergar en el pasado extraños actos y rituales que se remontarían a hace 9.000 años.

Esta isla deshabitada, en la actualidad un parque nacional situado en el Estrecho de Kalmar, que se prolonga a lo largo de la costa oriental de Suecia, está formada en su mayor parte por roca desnuda y densos bosques, conservando incluso un antiguo laberinto, aunque son sus cuevas lo que realmente interesa al equipo de investigadores del Museo del Condado de Kalmar y la Universidad Linneo de Suecia.

El pasado de la isla de Blå Jungfrun es misterioso, y en él abundan los relatos sobre fuerzas sobrenaturales. (CC BY-SA 3.0)

El pasado de la isla de Blå Jungfrun es misterioso, y en él abundan los relatos sobre fuerzas sobrenaturales. (CC BY-SA 3.0)

Según LiveScience, los arqueólogos conocen bien los relatos sobre las fuerzas sobrenaturales que operan en la isla, aunque no se sabe con certeza cuándo nacieron estas historias. El trabajo arqueológico de campo realizado en la isla en el año 2014 ha arrojado luz sobre lo que pudo haber albergado Blå Jungfrun hace miles de años y acerca de cuál puede ser el origen de su oscura reputación.

En un resumen de sus conclusiones, los investigadores han escrito, “Los resultados son asombrosos y revelan una amplia actividad humana en la isla durante la época Mesolítica.”

Hay  dos cuevas en las que se pudieron haber practicado diversos rituales, según los arqueólogos; una de ellas contiene un altar, y la otra lo que se especula que podría ser un estrado o “teatro”. Cada una de las cuevas presenta “diferentes señales de rituales”, y según un informe sobre el trabajo de campo realizado en el año 2014, los estratos del terreno datan la actividad prehistórica en la cueva en torno al 7000 a. C.

Un “Teatro” Antiguo y Misterioso

En la superficie de la pared vertical de una de las cuevas, una oquedad de gran tamaño había sido labrada en la pared rocosa en algún momento del pasado más remoto. La cavidad mide 70 centímetros de diámetro, y a sus pies se encendían fuegos.

Ludvig Papmehl-Dufay, arqueólogo del Museo del Condado de Kalmar explicó: “Creemos que esta oquedad es obra de la mano del hombre y que se encendían hogueras a sus pies relacionadas con los trabajos destinados a extraer la piedra para vaciarla, probablemente en varias ocasiones.”

Papmehl-Dufay observó, “La entrada a la cueva es muy estrecha, y hay que abrirse camino apretujándose. [No obstante] una vez que ya estás dentro, solo la mitad de la cueva está cubierta, y realmente se puede uno poner de pie por encima del nivel de la cueva y mirar hacia su interior desde ahí, casi como si hubiera un teatro o escenario ahí debajo.”

Más aún, el “acto de labrar esta oquedad [en la roca] puede que fuera la parte más importante [del ritual], quizás incluso lo era el sonido que se producía al realizar esta tarea.”

A los pies de la cavidad labrada en la pared de roca se encendían hogueras. Foto: Ludvig Papmehl-Dufay

A los pies de la cavidad labrada en la pared de roca se encendían hogueras. Foto: Ludvig Papmehl-Dufay

Los investigadores teorizan que la visión y los sonidos producidos por el martilleo de la roca combinados con la llama de la hoguera, tal y como se podrían contemplar desde la galería superior, podrían haber constituido una poderosa experiencia para los espectadores de la Edad de Piedra.

Una Piedra Percutora como Altar

Una piedra percutora, empleada para triturar el material, fue descubierta en la segunda cueva. Papmehl-Dufay especula con la posibilidad de que el lugar estuviera destinado a realizar ofrendas, y que la propia piedra sirviera de altar.

Las piedras percutoras, o simplemente “percutores”, se empleaban para golpear otras rocas en el proceso de la talla lítica, a fin de crear herramientas prehistóricas. En la foto, diversos ejemplos de piedras percutoras. (CC BY-SA 3.0)

Las piedras percutoras, o simplemente “percutores”, se empleaban para golpear otras rocas en el proceso de la talla lítica, a fin de crear herramientas prehistóricas. En la foto, diversos ejemplos de piedras percutoras. (CC BY-SA 3.0)

Un pequeño refugio de roca conectaba las dos grandes cuevas. Con unas medidas de solamente 6 por 8 metros (20 por 26 pies), los investigadores creen que podría haber sido utilizado como refugio ocasional por las gentes de la Edad de Piedra que viajaban a la isla. “Sin embargo, no podemos descartar otras actividades específicas en su interior con algún elemento ritual, tal como podrían ser festejos vinculados a los rituales realizados en las cuevas cercanas,” aclaró Papmehl-Dufay.  

En las excavaciones llevadas a cabo en el pequeño refugio de roca se han descubierto herramientas de piedra y restos de focas. Las focas ya eran consumidas como alimento hace 9.000 años, según la datación realizada mediante radiocarbono. También se hallaron en el refugio depósitos de fragmentos de cuarzo, quizás empleados en la fabricación de herramientas.

Los investigadores excavaron también en el refugio de roca, encontrando en su interior huesos de animales. Foto: Ludvig Papmehl-Dufay

Los investigadores excavaron también en el refugio de roca, encontrando en su interior huesos de animales. Foto: Ludvig Papmehl-Dufay

Se ha planteado la posibilidad de que los rituales llevados a cabo en Blå Jungfrun, combinados con su aislamiento natural y el sobrecogedor paisaje, pudieran haber sido el origen de las creencias y leyendas que surgieron a continuación.

Brujería, Maldiciones y un Misterioso Laberinto

En la tradición sueca, Blå Jungfrun, es decir, la isla de “La Virgen Azul”, estaba considerada un lugar mágico o sobrenatural en el que habitaban espíritus malignos, y que para los marinos era mejor evitar. Se creía que las brujas se congregaban en la isla, especialmente durante la Pascua, para celebrar aquelarres y adorar al diablo. Grandes cavidades presentes en la roca a orillas de la isla, llamadas “jättegrytor” se creían obra de gigantes.

Los “Jättegrytor” eran según el mito “Calderos de Gigantes.” (CC BY-SA 3.0)

Los “Jättegrytor” eran según el mito “Calderos de Gigantes.” (CC BY-SA 3.0)

También hay un laberinto en Blå Jungfrun delimitado por piedras alineadas. El Trolleborg es el laberinto de mayor tamaño de Suecia, pero poco se sabe acerca de él. Nadie sabe cuándo se construyó ni quién lo hizo, pero se cree que podría estar relacionado con el antiguo comercio de pescado, ya que era habitual que se trazaran laberintos en el pasado con la finalidad de propiciar la pesca y la fertilidad así como para calmar las aguas marinas.

El laberinto de la isla de Blå Jungfrun, en Suecia. (CC BY 3.0)

El laberinto de la isla de Blå Jungfrun, en Suecia. (CC BY 3.0)

Al haber sido la isla designada parque nacional, hay restricciones para los visitantes: no apartarse de los caminos indicados, no quedarse al caer la noche, no encender fuegos y no robar las piedras sagradas que forman parte del laberinto. Aún a día de hoy se considera que hacerlo puede acarrear muy mala fortuna al eventual ladrón.

Los trabajos arqueológicos continuarán en el futuro en Blå Jungfrun, y recientemente los hallazgos del equipo han sido presentados en el encuentro anual de la Asociación Europea de Arqueólogos que tuvo lugar en Glasgow, Escocia.

Imagen de portada: Principal: La Isla de Blå Jungfrun (Flickr). Detalle: laberinto de piedra (CC BY 3.0) y cavidad labrada en la pared de roca (Foto: Ludvig Papmehl-Dufay).

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo