Portada-Tumba-Luoyang-dinastia-Han-Oriental.jpg

Las redes sociales revelan la existencia de un ejército de saqueadores de tumbas en China

Los ladrones llevan merodeando antiguas tumbas y cavando para robar tesoros familiares desde que existen ricas sepulturas llenas de valiosos objetos, pero en la actualidad las bandas de saqueadores han evolucionado y se han organizado, y están sacando partido de las nuevas tecnologías para desvalijar las antiguas tumbas de China.

La policía ha detenido recientemente a un grupo de seis saqueadores en el condado de Ningjin, situado en la provincia china de Hebei. El pasado mes de mayo, esta banda, encabezada por un hombre llamado Nuan, consiguió introducirse en la tumba de un alto funcionario de la corte imperial de la dinastía Ming. Aunque la tumba estaba vigilada por cámaras de seguridad, los ladrones desactivaron las cámaras y, utilizando una grúa y cables de acero, consiguieron izar un caballo de piedra de dos toneladas hasta un camión y llevárselo.

Antigua-tumba-ciudad-de-Qingzhou.jpg

Otra antigua tumba de la ciudad china de Qingzhou había sido arrasada por los saqueadores, aunque uno de ellos lo pagó con su vida , ya que se encontró un cadáver en los túneles excavados por los ladrones. Fotografía: Chinese Cultural Relics

El antiguo complejo de hace 400 años, que contiene la tumba del ministro Qin Miglei, había sobrevivido a la Revolución Cultural china (1966-1976), cuya intención era acabar con las “cuatro cosas viejas”: la vieja cultura, las viejas costumbres, los viejos hábitos y las viejas ideas, pero solo para caer ahora en manos de ladrones ávidos de dinero fácil, tal y como informa el South China Morning Post (SCMP).

La policía china capturó a los saqueadores y consiguió recuperar la estatua del caballo de piedra tras haber fracasado la banda en su intento de vender esta reliquia en el mercado negro por una cantidad comprendida entre los 200.000 y los 300.000 yuans (31.000-47.000 dólares estadounidenses). El valor real de la estatua se calcula en más de un millón de yuans, pero ninguno de los compradores de antigüedades con los que se habían puesto en contacto les hizo oferta alguna.

Nuevas técnicas para un antiguo negocio

Se ha descubierto recientemente que los ladrones de tumbas se están organizando ahora a través de las redes sociales, utilizando internet para estar en contacto y compartir información con la finalidad de saquear yacimientos arqueológicos y reliquias históricas en diversas provincias chinas.

Nuan reclutó a los integrantes de su equipo, descritos como recién llegados al negocio del saqueo de tumbas, a través de salas de chat de internet. Se cree que habría obtenido fondos para organizar la operación igualmente a través de internet, gracias a la ayuda de un hombre llamado Feng que también está siendo investigado.

Estos ladrones conseguían adquirir conocimientos básicos sobre antigüedades y técnicas de saqueo de tumbas leyendo The Grave Robbers’ Chronicles (“Crónicas de los ladrones de tumbas”), “una popular serie de novelas cuyo protagonista es un aventurero llamado Wu Xie”, así como en grupos de chat online acerca de estas novelas.

“Escritas por Xu Lei, estas historias eran publicadas inicialmente en una página web, y pronto consiguieron más de 18 millones de visitas, despertando la locura por relatos que combinaban los saqueos de tumbas con hechos sobrenaturales. Los libros empezaron a imprimirse en 2011, y les siguieron otros productos derivados de ellos en otros géneros, como comic-books, videojuegos, y hasta una película y una serie de televisión.”

Aunque aprender cosas nuevas, tanto de libros como de internet, puede ser algo positivo, las redes no son más que simples herramientas utilizadas tanto para el bien como para fines perversos, hasta el punto de que la facilidad a la hora de acceder a la información ha provocado un boom de saqueos de tumbas, actividad que ya era muy lucrativa antes de la existencia de internet.

Una historia de robos y saqueos

Tradicionalmente, los ladrones de tumbas eran jefes de bandas criminales, ya que tanto campesinos como comerciantes temían las posibles consecuencias sobrenaturales de las maldiciones si accedían a una tumba con la intención de saquearla. Al haberse desvanecido en la actualidad esta mentalidad supersticiosa, ha surgido lo que se ha descrito como un “ejército” de saqueadores, que no tiene escrúpulo alguno en arrasar antiguas tumbas en busca de sus ricos y valiosos tesoros.

Interior de la tumba Dingling, una de las Tumbas de la Dinastía Ming, complejo de mausoleos construido por los emperadores chinos de la dinastía Ming. (Louis Le Grand/CC BY-SA 3.0)

Interior de la tumba Dingling, una de las Tumbas de la Dinastía Ming, complejo de mausoleos construido por los emperadores chinos de la dinastía Ming. (Louis Le Grand/ CC BY-SA 3.0)

Profesionales del saqueo de tumbas

Un miembro de la Asociación de Arqueólogos de Jiangsu, Ni Fangliu, ha declarado al South China Morning Post que el auge del saqueo de tumbas en la actualidad no tiene precedentes. Autor de cinco libros sobre este tema, Ni considera que a día de hoy podría haber hasta 100.000 ladrones de tumbas dedicados exclusivamente a esta actividad en China.

Los arqueólogos se enfrentan ahora a los estragos provocados por estos osados saqueadores. Aunque aún siguen utilizando los métodos clásicos de pico y pala, ladrones de tumbas más agresivos que los del pasado están empleando en la actualidad instrumentos de detección modernos, explosivos y otros medios altamente destructivos para conseguir acceder a las antiguas tumbas.

Tumba de la dinastía Han Oriental en Luoyang, provincia de Henan. (Gary Lee Todd/CC BY 3.0)

Tumba de la dinastía Han Oriental en Luoyang, provincia de Henan. (Gary Lee Todd/ CC BY 3.0 )

Leemos en el South China Morning Post: “El usuario Huwai911 se lamentaba en una web por el muro de piedra que le separaba de una cámara funeraria al sudoeste de Sichuan, escribiendo ‘Estoy a punto de dejarlo estar.’”

‘¡Reviéntalo!’, le aconsejó en su respuesta Gebilaowang826. ‘Mi equipo es muy profesional. Podemos ayudarte siempre que repartas las ganancias con nosotros.’”

Pagoda-Hua-Templo-Guanghui.jpg

Pagoda de Hua situada en el Templo de Guanghui, China. Un equipo de saqueadores de tumbas fue atrapado con las manos en la masa cuando excavaba un túnel para robar en este templo chino de hace 1.400 años . ( Public Domain )

A medida que los arqueólogos aprenden más acerca de antiguas tradiciones, planos y arquitectura, también los ladrones. Los denominados saqueadores de tumbas profesionales han aprendido cuáles son las mejores localizaciones de diversas provincias, son capaces de reconocer el entorno y los terrenos en los que las gentes de la Antigüedad construían sus tumbas, y la historia del lugar les revelará qué clanes de la nobleza fueron enterrados en un emplazamiento concreto, y qué tipo de objetos, valiosos o no, pueden esperar encontrar.

El precio mortal de saquear tumbas

Business Standard ha informado recientemente de que algunos saqueadores de tumbas han llegado al extremo de robar cenizas de difuntos para después ponerse en contacto con sus parientes y pedir rescate.

Pero a veces saquear tumbas sale más caro de lo que los ladrones esperaban: así lo revelan los mortales resultados de algunos de los robos, como cuando tres hombres murieron asfixiados en China mientras saqueaban una tumba .

Tumba-china-sellada.jpg

Tumba china sellada con un ajuar funerario formado por vasijas y maquetas de casas. Esta tumba se encuentra en Luoyang, provincia de Henan, y fue construida en la época de la dinastía Han Oriental (25 d. C. – 220 d. C.) ( CC BY-SA ALL )

La imagen romántica del saqueo de tumbas se ha visto reforzada por novelas muy populares, videojuegos y películas, así como por el nacimiento de potentes nuevas tecnologías, y está asestando un golpe devastador al patrimonio histórico y cultural chino: el mismo por cuya conservación y protección están luchando los arqueólogos.

Imagen de portada: Tumba de la dinastía Han Oriental situada en Luoyang, provincia de Henan, China. (Gary Lee Todd/ CC BY 3.0 )

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article