Portada-texto de una de las páginas del Corán del siglo VII que se conserva en la biblioteca de la Universidad de Birmingham.(Public Domain)

La reciente datación de unos manuscritos indica que el Corán podría ser anterior a Mahoma

Recientes pruebas realizadas sobre las más antiguas páginas conocidas del Corán de las que disponemos han determinado que fueron escritas hace cerca de 1.400 años, entre el 568 d. C. y el 645 d. C. El estudio plantea la posibilidad de que estos textos no sean simplemente contemporáneos al profeta islámico Mahoma, sino anteriores a él.

Estos escritos religiosos, parte de las páginas manuscritas más antiguas del Corán que han llegado hasta nosotros, están incluidos en la colección de la biblioteca de la Universidad de Birmingham desde hace más de un siglo. Nuevos análisis de radiocarbono realizados por la Universidad de Oxford han datado los pliegos entre el 568 d. C. y el 645 d. C., con una precisión del 95.4%, según podemos leer en esta nota de prensa .

La web de noticias Digital Journal informa de que “Los especialistas llegaron a esta conclusión después de que los investigadores dataran mediante radiocarbono un pequeño fragmento de pergamino perteneciente a este manuscrito del libro sagrado del Islam. La datación por carbono-14 (también conocido como radiocarbono), considerada como extremadamente precisa, sugiere que el Corán podría haber sido escrito en realidad antes de que viviera Mahoma, o durante los primeros años de su infancia.”

Estos resultados podrían levantar polémica entre los historiadores, ya que el profeta del Islam Mahoma, de quien se cree que fue el fundador histórico del Islam y considerado “mensajero de Dios” por los musulmanes, nació en el año 570 d. C. y murió en el 632 d. C., según la opinión comúnmente aceptada. Algunas informaciones sugieren que estos pergaminos podrían ser anteriores a Mahoma , y obligar a revisar la historia del nacimiento del Islam.

“El Corán se memorizaba y recitaba oralmente, pero el Califa Abu Bakr, primer líder de la comunidad musulmana tras la muerte de Mahoma, ordenó que el material coránico se compilara por escrito en un solo libro,” informa MailOnline. “La primera versión escrita definitiva de la que tenemos constancia no se dio por concluida hasta el año 650 d. C., bajo el mando del tercer líder, el Califa Uthman”.

El Corán es el libro más sagrado de la fe Islámica, y los musulmanes lo consideran la palabra directa de Dios. Los especialistas que han examinado el manuscrito de Birmingham afirman que su contenido es muy similar al de las ediciones actuales , con escasas alteraciones. Los musulmanes creen que las palabras escritas en el Corán fueron reveladas al profeta Mahoma por el arcángel Gabriel a lo largo de 22 años, empezando a contar a partir del 610 d. C.

El historiador Tom Holland ha sugerido en declaraciones a The Times que la reciente datación de las páginas puede trastocar la cronología:

“Resulta desestabilizadora, por decirlo suavemente, la idea de que podemos saberlo todo con certeza acerca de cómo surgió el Corán – lo que a su vez tiene sus consecuencias para la historia de Mahoma y los Compañeros.”

Los manuscritos de Birmingham “constan de pasajes de los Suras [capítulos] 18 al 20 del libro sagrado, escritas en un antiguo estilo de caligrafía árabe conocido como Hijazi. Estas páginas se guardaron por error junto con las hojas de otro Corán parecido pero algo más reciente, datado en el siglo VII,” observa IBTimes.

Un descubrimiento extraordinariamente singular: dos páginas del Corán sobre pergamino de piel de animal, contemporáneas al profeta Mahoma. Public Domain

Un descubrimiento extraordinariamente singular: dos páginas del Corán sobre pergamino de piel de animal, contemporáneas al profeta Mahoma.   Public Domain

El propio Mahoma dijo de sí mismo que no era un erudito ni un escriba, aunque sí que es posible que conociera a la persona que transcribió este pasaje del Corán.

El individuo que plasmó las escrituras sobre estas páginas “probablemente conociera a Mahoma en persona. Quizás incluso le hubiera oído predicar,” declaró a BBC News David Thomas, profesor de Cristianismo e Islam de la Universidad de Birmingham.

Thomas explicó que, “Según la tradición musulmana, el profeta Mahoma recibió las revelaciones que forman el Corán, las escrituras del Islam, entre los años 610 y 632, siendo este último el año de su muerte.”

Fozia Bora, profesor de Historia del Oriente Medio e Historia del Islam de la Universidad de Leeds, escribe en un artículo publicado por la CNN que el descubrimiento tendrá sus detractores por diversas razones. Bora observa que el análisis de carbono-14 realizado sobre el pergamino de piel de oveja o de cabra data las páginas en sí, o la muerte del animal cuya piel se utilizó para confeccionar el pergamino, pero no el preciso momento histórico en el que al escribir los textos se aplicó realmente la tinta sobre el pergamino.

Otros pueden llegar a poner en duda incluso el propio método de datación por radiocarbono como instrumento probatorio, ya que da como resultado un rango de posibles edades, no fechas definitivas. 

El manuscrito recién datado no es el único tesoro oculto de la biblioteca de investigación de la Universidad de Birmingham. Entre sus colecciones también se encuentra la “Colección Mingana de manuscritos de Oriente Medio, una estupenda colección de más de 3.000 obras escritas en más de 20 lenguas que abarca un período de tiempo cercano a los 2.000 años,” podemos leer en una nota de prensa de la Universidad.

Manuscrito del Corán del Museo de Brooklyn, Estados Unidos. Public Domain 

Manuscrito del Corán del Museo de Brooklyn, Estados Unidos. Public Domain

Algunos de estos manuscritos ya han sido digitalizados y publicados online, a fin de hacer accesibles a todo el mundo estas obras escritas del pasado relacionadas con diversas creencias.

El manuscrito de Birmingham se expondrá por vez primera al público del 2 al 25 de Octubre del presente año en el Instituto Barber de Bellas Artes de la ciudad de Birmingham.

Imagen de portada: texto de una de las páginas del Corán del siglo VII que se conserva en la biblioteca de la Universidad de Birmingham.( Public Domain )

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article