Portada - Detalle de “Hombre comiendo fideos” (1656), óleo de Jan Vermeer van Utrecht. Fuente: Dominio público

Un bocado mortal: el peligro de ser catador de alimentos en la antigüedad

(Leer articulo en una sola página)

El veneno era antiguamente un arma poderosa que podía ser utilizada por los aspirantes a asesinos para deshacerse de sus objetivos. Esto era especialmente útil cuando la eventual víctima era una persona asentada en el poder y rodeada de guardaespaldas. Una de las maneras en las que los venenos pueden administrarse es a través de la comida y la bebida. En muchas sociedades antiguas, el temor a ser envenenado llevó a muchos miembros de las clases dominantes a contratar a catadores de comida. Lo crean o no, este temor persiste incluso hoy en día: existen varios ejemplos de catadores de alimentos empleados por los ricos y poderosos en el mundo moderno.

Haloto, catador y envenenador

Como su nombre indica, un catador de comida se encargaba de la tarea de degustar la comida de una persona. Esto se hacía para asegurarse de que la comida / bebida no había sido contaminada por algún veneno y podía consumirse sin riesgo. Encontramos numerosos catadores de alimentos a lo largo de la historia de la humanidad. Uno de los más famosos catadores de alimentos, por ejemplo, fue un eunuco conocido por el nombre de Haloto. Era el catador de alimentos empleado por el emperador romano Claudio, y es recordado en la historia precisamente por haber sido el asesino de Claudio.

Estatua de Claudio expuesta en los Museos Vaticanos. (Sailko/CC BY SA 3.0)

Estatua de Claudio expuesta en los Museos Vaticanos. (Sailko/ CC BY SA 3.0 )

Aunque la causa de la muerte de este emperador es todavía tema de debate entre los expertos, Haloto destaca como principal sospechoso. Según antiguos autores como Tácito, Suetonio y Plinio, Haloto fue quien sirvió a Claudio las setas (uno de sus alimentos favoritos) en un banquete celebrado en el año 54 d. C. Al plato se le añadió el veneno hecho por Locusta, y la trama fue orquestada por la esposa del emperador, Agripina la Menor.

Joseph-Noël Sylvestre: Locusta prueba en presencia de Nerón el veneno preparado para Británico. (Dominio público)

Joseph-Noël Sylvestre: Locusta prueba en presencia de Nerón el veneno preparado para Británico. ( Dominio público )

Aunque Haloto sigue aún hoy siendo sospechoso de regicidio, no se enfrentó a represalias por su presunto delito durante su vida. De hecho, conservó su trabajo durante el reinado de Nerón, quien sucedió a Claudio. Por otra parte, durante el reinado de Galba (sucesor de Nerón), Haloto fue nombrado procurador, un puesto importante de gobierno, por el nuevo emperador. Podría añadirse que, aunque Galba ejecutó a casi todos sirvientes de Nerón cuando llegó al poder, Haloto fue uno de los pocos que se salvaron. Haloto finalmente desapareció de los registros históricos, pero podemos suponer que falleció por causas naturales.

El desafortunado catador de Marco Antonio

Sin embargo, no todos los antiguos catadores de comida fueron tan afortunados como Haloto. Un ejemplo de catador de comida ‘realizando su trabajo’ puede verse en la historia de Marco Antonio y Cleopatra. Aunque la pareja se cuenta sin duda entre los amantes más famosos de la historia antigua, parece que desconfiaban el uno del otro. Según Plinio, durante el tiempo que llevó finalmente a la fatídica Batalla de Actium en el 31 a. C., Marco Antonio tenía un catador de comida a mano en todo momento, ya que desconfiaba de Cleopatra y le preocupaba la posibilidad de que ella le envenenara cuando ya no le fuese de ninguna utilidad.

Banquete de Cleopatra. Óleo de Gerard de Lairesse. (Dominio público)

Banquete de Cleopatra. Óleo de Gerard de Lairesse. (Dominio público )

Plinio continúa diciendo que Cleopatra encontró esto gracioso, y decidió divertirse a expensas de su amante. De este modo, en un banquete llevó puesta en la cabeza una diadema de flores cuyas extremidades habían sido bañadas en veneno. A medida que transcurría la fiesta, el ambiente se iba haciendo cada vez más alegre, y Cleopatra desafió a su amante a tragarse las flores mezclándolas con vino. Marco Antonio no podía rechazar el desafío, y casi llegó a beber el vino envenenado, pero la reina le detuvo. Cleopatra llamó entonces a su catador de alimentos, quien, sobra decirlo, cayó muerto tras beber el vino. Así, Cleopatra demostró a Marco Antonio que la mejor precaución que podía tomar para no ser envenenado era confiar en ella.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article