Portada - el ataúd de madera de cedro en el que ha sido descubierto el feto se encuentra decorado con gran esmero. Fotografía: Museo Fitzwilliam, Cambridge

Arqueólogos descubren la antigua momia egipcia de un feto de 18 semanas

(Leer articulo en una sola página)

Hace unos 2.600 años fue momificado en Egipto un feto que no pasó más de 18 semanas en el útero de su madre antes de sufrir lo que parece que fue un aborto por causas naturales. Los investigadores  habían pensado que el diminuto ataúd contendría miembros embalsamados, pero realizaron recientemente un escáner mediante tomografía computadorizada de su contenido, hallando en su interior el más joven feto momificado, aunque no el único, del antiguo Egipto.

El ataúd solo mide 44 centímetros de longitud, y fue excavado en el año 1907 en Guiza. Ha permanecido custodiado en el Museo Fitzwilliam de Cambridge (Inglaterra) desde entonces. El ataúd se encontraba algo deteriorado, pero el fardo negro de su interior seguía intacto, como podemos leer en el artículo de The Guardian sobre esta impresionante noticia.

El ataúd del feto momificado. (Jaymes Sinclair/Museo Fitzwilliam)

El ataúd del feto momificado. ( Jaymes Sinclair/Museo Fitzwilliam )

En otro descubrimiento diferente, se hallaron en el pasado dos fetos momificados en la tumba del rey Tutankamón, que murió en el 1324 a. C. Tenían un tiempo de gestación de unas 25 y 37 semanas, y se encontraban en ataúdes separados.

De modo que el feto recientemente descubierto y los hallados por Howard Carter en la tumba de Tutankamón vivieron en épocas separadas por unos 700 años. Aun así, la práctica de embalsamar fetos probablemente no fuese muy habitual en el antiguo Egipto, ya que estos tres son los únicos hallados hasta ahora.

Julie Dawson, directora de restauración del Museo Fitzwilliam, ha declarado a The Guardian: “Este revolucionario descubrimiento nos permite ahondar en el aprendizaje relacionado con nuestra idea de lo preciados que eran los niños nonatos en la sociedad del antiguo Egipto. El cuidado con el que se preparó este enterramiento demuestra claramente el valor que esta civilización daba a la vida desde las primeras semanas de la concepción.”

En este último caso, los microescáneres mediante tomografía computadorizada mostraron un pequeño cuerpo envuelto en vendajes y embalsamado con una resina negra. Basándose en el desarrollo del feto, en el que se aprecian ya los huesos de brazos y piernas, así como los dedos de manos y pies, los comisarios del museo han afirmado que su tiempo de gestación no sería de más de 18 semanas. El cráneo y la pelvis del feto se habían desintegrado.

Las manos y los pies del feto se hicieron claramente visibles gracias a los microescáneres realizados mediante tomografía computadorizada. (Fitzwilliam Museum, Cambridge)

Las manos y los pies del feto se hicieron claramente visibles gracias a los microescáneres realizados mediante tomografía computadorizada. ( Fitzwilliam Museum, Cambridge )

Quienquiera que embalsamara el feto colocó sus brazos cruzados sobre el pecho, como podemos leer en el artículo de The Guardian, que añade además al respecto: “una atención al detalle que, junto con la labor y la decoración del ataúd, revelan la importancia que se dio a este enterramiento. El sexo del feto no está claro, aunque los comisarios del museo sospechan que fue momificado tras haber sufrido un aborto por causas naturales. No se observó ninguna anormalidad evidente que pudiera explicar por qué no se le habría dado a luz.”

La pequeña momia se puede contemplar actualmente en la   exposición del Museo Fitzwilliam ‘Death on the Nile: Uncovering the Afterlife of Ancient Egypt.’ (‘Muerte en el Nilo: la vida de ultratumba en el antiguo Egipto’.)

Ancient Origins ya publicó un artículo en marzo del 2016 sobre la investigación moderna realizada en relación con los dos fetos hallados en la tumba de Tutankamón. En este artículo podíamos leer:

Despiadadamente apartados en una oscura esquina alejada del lujoso tesoro de la tumba subterránea de Tutankamón se encontraban los que posiblemente fueran los restos humanos más conmovedores relacionados con la corta vida del faraón niño.
Situada cerca del deslumbrante santuario canópico al que se refirió Howard Carter como “el más bello monumento,” había una caja de madera carcomida, de forma oblonga, destapada y sin decorar. La tapa de esta caja había sido retirada por ladrones de tumbas en la antigüedad. En su interior, los arqueólogos británicos descubrieron dos ataúdes antropoides en miniatura de madera dorada, de una manufactura exquisita, el uno junto al otro. Dispuestos longitudinalmente, cada uno de ellos contenía gran cantidad de pequeños ataúdes, como si de muñecas rusas se tratara; en su interior se encontraron los fetos de dos niñas nacidas muertas.
Sus ocupantes no habían sido bautizadas, por lo que a pesar de presentar sellos de arcilla con la efigie real del chacal sobre los nueve prisioneros, en la inscripción sobre estos ataúdes se leía sencillamente “El Osiris.” Carter opinaba que eran “sin ninguna duda” las desafortunadas hijas del faraón niño y su consorte Anjesenamón.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article