Portada-Grabado de la Divina Comedia de Gustave Doré, Infierno, lámina 65 (Canto XXXI – Los Titanes)

Enanos y gigantes: la teoría de las tres especies de humanos

(Leer articulo en una sola página)

Según los escritos bíblicos, el pequeño David venció con una honda al coloso Goliat y se convirtió así en el segundo monarca hebreo. La veracidad de este mito (difícil de asimilar para muchas personas) se vio reforzada con el hallazgo de una vasija de arcilla que contiene las inscripciones filisteas más antiguas encontradas hasta el momento. El objeto, que fue hallado en Israel a principios de noviembre del 2005 por arqueólogos de la Universidad de Tell es-Safi, contiene inscripciones protocananeas con los nombres no semíticos de «Alwt y Wlt» que, según el profesor Aaron Demsky, son similares a las letras arcaicas de Goliat. Según los estudios realizados, este objeto es auténtico, ya que fue fabricado sólo cien años después de David.

Este hallazgo parece ser una pieza más del rompecabezas de una teoría mantenida en el letargo por la comunidad antropológica y arqueológica, que postula la coexistencia de tres razas humanas de distintos tamaños en la antigüedad: los gigantes, los humanos actuales y los enanos. Se han sumado tantas evidencias acerca de la existencia de estas tres especies humanas, que los científicos han tenido que esforzarse mucho en «hacer la vista gorda» y mantener el esquema de evolución lineal aceptado mayoritariamente.

“David y Goliat”, óleo pintado entre los años 1542 y 1544 por el artista renacentista italiano Tiziano. Iglesia de Santa María de la Salud. Venecia, Italia. (Public Domain)

“David y Goliat”, óleo pintado entre los años 1542 y 1544 por el artista renacentista italiano Tiziano. Iglesia de Santa María de la Salud. Venecia, Italia. ( Public Domain )

Los ‘hobbit’ de Indonesia

Para empezar, la existencia de una raza de hombres “hobbit” con un promedio de altura de un metro, pasó de las leyendas a la realidad en otoño del 2004, cuando un grupo de investigadores descubrió en Indonesia, huesos de pequeños humanos que habrían convivido con el hombre actual hasta hace sólo 12.000 años.

Aunque la fecha de extinción de dicha especie fue calculada en base a los restos encontrados, se tejieron hipótesis que postulaban la supervivencia de descendientes de los ‘hobbit’ en el interior de las remotas selvas indonesias. Pero lo que realmente ignora mucha gente, es que desde el siglo pasado no han sido escasos los hallazgos de fósiles de hombres de tamaños que triplican la altura de un humano corriente. De hecho, son tantos que sólo podremos tratar algunos superficialmente. Prácticamente se han hallado restos de gigantes en todos los puntos del globo.

Comparativa entre una reconstrucción del cráneo de un hombre “hobbit” (izquierda) y el cráneo de un humano moderno (derecha) en la que puede apreciarse claramente el menor tamaño del primero. (Avandergeer/CC BY-SA 3.0)

Comparativa entre una reconstrucción del cráneo de un hombre “hobbit” (izquierda) y el cráneo de un humano moderno (derecha) en la que puede apreciarse claramente el menor tamaño del primero. (Avandergeer/ CC BY-SA 3.0 )

Numerosos restos gigantes por todo el planeta

Tal vez, el caso más popular sea el del Gigante de Java, cuya antigüedad rondaría los 300.000 años. Asimismo, en la mitad meridional china se encontraron restos de un individuo semejante, poseedor de seis dedos en cada extremidad. Esta característica de la polidactilia (número anormal de dedos en las extremidades) parece haber sido un patrón habitual en esta especie. Un pasaje bíblico cuenta:

Hubo guerra de nuevo en Gat, y había un hombre de gran estatura que tenía veinticuatro dedos, seis en cada extremidad. También éste descendía de Rafá. (I Crónicas 20, 6)

Un caso similar al anterior se dio en una gruta de Atyueca (ex Unión Soviética), donde se encontraron esqueletos de individuos que medían entre 2,80 y 3 metros y también presentaban seis dedos en manos y pies.

Radiografía de un pie izquierdo con polidactilia. La polidactilia (número anormal de dedos en las extremidades) parece haber sido un patrón habitual entre las razas de gigantes. (Public Domain)

Radiografía de un pie izquierdo con polidactilia. La polidactilia (número anormal de dedos en las extremidades) parece haber sido un patrón habitual entre las razas de gigantes. ( Public Domain )

Otros casos que podemos nombrar repasando rápidamente los anales arqueológicos son las tumbas de Chenini, en Túnez, donde descansaban los restos de seres de 3 metros de alto; el sepulcro de Bradford, en Estados Unidos, hallado en 1880, que almacenaba esqueletos de más de 2 metros de altura con extrañas prominencias en forma de cuernos que sobresalían por encima de los arcos ciliares; las huellas del cretácico en Glen Rose, Texas, que medían 54,61 por 13,97 centímetros y que llamativamente se hallaban junto a las huellas de un brontosaurio; los jóvenes gigantes de Lixus, cuya altura a los 11 años rondaba los 2,20 metros y, por último, los restos óseos hallados en Garós, en el sistema montañoso de Urbasa, en Castilla, Medinaceli, León, Cantabria y otros lugares, todos pertenecientes a España.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article