Portada - La Copa de Dunvegan, la Bandera de las Hadas y el Cuerno de Sir Rory Mor son las reliquias familiares del clan MacLeod de Dunvegan. La fotografía es anterior al año 1927. (Public Domain)

La misteriosa Bandera de las Hadas del clan MacLeod y sus legendarios poderes mágicos

(Leer articulo en una sola página)

La Fairy Flag , o ‘Bandera de las Hadas’, es uno de los mayores tesoros custodiados por el jefe del clan MacLeod, un clan escocés de las Highlands tradicionalmente vinculado a la isla de Skye. A día de hoy, la bandera se encuentra en el castillo de Dunvegan, sede del clan en la isla de Skye, y ha sido descrita como “bastante andrajosa, confeccionada con seda de un marrón desvaído y cuidadosamente remendada en algunos puntos.” Aunque no lo parece por su aspecto, se cree que la bandera posee misteriosos poderes, y se cuentan numerosas historias sobre la forma en que este mágico pedazo de tela ha protegido al clan MacLeod a lo largo de los siglos.

Existen principalmente dos historias que se han contado habitualmente acerca del origen de la bandera de las hadas. La primera de ellas relaciona el origen de la bandera con las Cruzadas, indicando de este modo que procede de algún lugar del Próximo Oriente. La segunda, en comparación, nos habla de hadas, y sitúa los hechos que rodearon la aparición de la bandera en la propia isla de Skye.

Se ha determinado que el tejido de la Bandera de las Hadas es seda procedente del Próximo Oriente (para ser más específicos Siria o la isla de Rodas). Este hecho parece conceder cierto crédito a la tradición según la cual la bandera tuvo su origen en Oriente. No obstante, la bandera ha sido datada entre los siglos IV y VII d. C., por lo menos 400 años antes de que se iniciara la Primera Cruzada. Aún así, es posible que la Bandera de las Hadas ya fuese considerada una reliquia en la época de la Primera Cruzada, y que su viaje a las islas británicas tuviera su origen en esta campaña militar.

Una bandera de las Cruzadas

La versión de las Cruzadas sobre el origen de la Bandera de las Hadas da comienzo con Harald Sigurdsson, conocido también como Harald Hardrada, rey de Noruega entre los años 1046 y 1066. Antes de convertirse en rey de Noruega, Harald había sido capitán de la Guardia Varega en la corte del emperador bizantino en Constantinopla. Uno de los valiosos tesoros que se trajo consigo a Noruega habría sido precisamente la Bandera de las Hadas, que por aquel entonces era conocida como Landoda, ‘La que asola la tierra’. El rey creía que gracias a esta bandera no podía ser vencido en batalla, y cuando se embarcó en su campaña para conquistar Noruega, como es lógico, llevó la bandera consigo.

Los ingleses tendieron una emboscada al ejército noruego, y parece que Harald no tuvo oportunidad de desplegar su bandera mágica. Las tropas de Harald fueron derrotadas en la batalla de Stamford Bridge, y el rey perdió la vida al atravesar una flecha su garganta. Se cuenta que uno de los guerreros de Harald que sobrevivió a la batalla, Godred Crovan, consiguió rescatar la bandera y llevársela hasta el reino de Mann y las Islas, donde buscó refugio junto a su rey Godred Sigtryggsson, que era además pariente suyo. Crovan se autoproclamó rey de Mann en el año 1079, y según los MacLeod, su clan desciende de él.

Harald en la batalla de Stamford Bridge. (Public Domain)

Harald en la batalla de Stamford Bridge. ( Public Domain )

El clan de las hadas

La otra versión de la historia sugiere que la Bandera de las Hadas no llegó de Oriente, sino que fue un obsequio de las hadas al clan MacLeod. El cuarto jefe del clan, Iain Ciar, era al parecer un joven muy atractivo. Pero aunque gustaba a muchas mujeres, no se había sentido aún atraído por ninguna de ellas. Cierta noche, el jefe tropezó con una casa de hadas, en la que pudo ver a la princesa de las hadas. Ambos se enamoraron instantáneamente el uno del otro, y la princesa solicitó a su padre que le permitiera casarse con el jefe del clan MacLeod.

El rey de las hadas, no obstante, rechazó esta petición, explicando a su hija que a diferencia de las hadas los humanos envejecen y mueren, y que no podría evitar el dolor de verle morir. Padre e hija llegaron a un acuerdo, de modo que se permitió a la princesa estar con el jefe durante un año y un día, tras lo cual debería regresar con su gente. Durante este tiempo, la princesa tuvo un hijo. Pero finalmente llegó el momento del adiós. Antes de marcharse, la princesa le hizo prometer a su marido que nunca dejaría solo al niño ni le permitiría llorar, ya que eso sería más de lo que ella podría soportar.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article