Portada - Hatshepsut (catch22/deviantart)

Senenmut, íntimo consejero de Hatshepsut: el amante de la reina de Egipto

(Leer articulo en una sola página)

Quizás la más grande reina del antiguo Egipto aparte de Cleopatra VII fue Hatshepsut, que reinó del 1473 a. C. al 1458 a. C., aunque no fue la primera mujer que asumió el poder como monarca en solitario de las Dos Tierras. Pero Hatshepsut sin duda se labró su propia fama, a pesar de los intentos de su sobrino e hijastro Tutmosis III por borrarla de la historia, y también la de sus seres queridos, entre ellos el jefe de su gobierno (y su posible amante), Senenmut.

Vida de Hatshepsut

Empecemos con un poco de intrahistoria. Los ancestros de Hatshepsut de la dinastía XVIII reunificaron las Dos Tierras de Egipto y dejaron un legado de poderosos monarcas—y también de poderosas mujeres. Ahhotep, madre del faraón guerrero Amosis I, ejerció una gran influencia religiosa y política en su época , llegando a concedérsele la máxima condecoración militar del antiguo Egipto, la Mosca de Oro; Amosis-Nefertari, hermana y esposa de Amosis, actuó como regente y fue incluso deificada . Como observa la egiptóloga Kara Cooney en su reciente biografía de Hatshepsut, The Woman Who Would Be King , (‘La mujer que se convirtió en rey’), los faraones de la primera mitad del período de la Dinastía XVIII fueron reconocidos como afamados guerreros y conquistadores.

Hatshepsut era hija del faraón Tutmosis I, cuyo linaje probablemente no fuera de la realeza en un principio, y de su Gran Esposa Real Amosis (posiblemente emparentada con él y de linaje real), y nació en algún momento entre los años 1508 a. C. y 1500 a. C. Fue ésta una época de gran auge para Egipto. Amosis solo dio hijas a Tutmosis I, de modo que cuando éste murió hacia el año 1492 a. C., su hijo varón de otra esposa de menor categoría, Tutmosis II, le sucedió.

Tutmosis I tal y como aparece retratado en el templo de Hatshepsut de Deir el-Bahri. Imagen: Paul James Cowie/Wikimedia Commons.

Tutmosis I tal y como aparece retratado en el templo de Hatshepsut de Deir el-Bahri.  Imagen : Paul James Cowie/Wikimedia Commons .

Para consolidar su poder, el nuevo rey se casó con su media hermana Hatshepsut, que aportó a la pareja su sangre real y su autoridad; este tipo de matrimonios incestuosos eran habituales entre la realeza egipcia. Las mujeres de la familia del faraón no contraían matrimonio con hombres de otras familias, sino que habitualmente se casaban con el propio faraón (para darnos cuenta de ello solo tenemos que echar un vistazo a las Cartas de Amarna ). Al igual que su madre, Hatshepsut no tuvo hijos varones. De hecho sólo tuvo una hija, Neferure, que se casó con su propio medio hermano Tutmosis III. Este faraón era hijo de Tutmosis II y (¿lo adivinan?) otra esposa de menor categoría.

Existía la costumbre en el antiguo Egipto de que si un faraón moría cuando su heredero era aún demasiado joven, la reina podía ejercer como regente hasta que el nuevo rey alcanzara la mayoría de edad. Y eso fue precisamente lo que hizo Hatshepsut con su hijastro Tutmosis III… solo que siete años más tarde empezó a adoptar diversos títulos faraónicos para sí misma—quizás en un principio para reafirmar el poder que heredaría el pequeño Tutmosis—acabando por autoproclamarse ‘rey’. De hecho, Hatshepsut aparece a menudo en las estatuas de la realeza representada como un hombre ataviado con galas regias, y se llamaba a sí misma “Hijo (del dios sol) Ra, Hatshepsut Khenemet-Amón, a quien Ra ha dado la vida eternamente,” como se puede leer en cierta inscripción de uno de los monumentos del Templo de Karnak.

Su Alteza el Ministro

Uno de los consejeros más cercanos a Hatshepsut, su mayordomo de hecho, era un hombre del pueblo llano que se introdujo en la política de la corte de los faraones, de nombre Senenmut. Accedió por primera vez a la corte de Hatshepsut durante el reinado de Tutmosis II, y se convirtió en tutor de su única hija. La estrecha relación de Senenmut con Neferure queda patente por las diez estatuas que encargó en las que aparece con ella. En varias se le puede observar con la niña en su regazo, o sentado detrás de ella a modo de guardián, destacando su cercanía (literal) a la familia real y la gran confianza que se depositaba en él. En cierta inscripción Senenmut se declara a sí mismo “un dignatario amado de su señor…quien me revistió de nobleza ante las Dos Tierras e hizo de mí el portavoz principal de su estado y juez del país entero.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article