All  
Dientes tachonados de oro, Ecuador precolombino. Crédito: Joanna Gillan

Dientes cubiertos de joyas y puentes dorados: 14.000 años de odontología

La odontología, de una forma u otra, se ha practicado durante al menos 14.000 años, aunque la extracción de dientes y los remedios para los dolores de muelas probablemente se remontan mucho más atrás. El estudio de restos antiguos de todo el mundo ha demostrado el ingenio que existía en la aplicación de las prácticas dentales quirúrgicas y cosméticas.

En 2018, el paleoantropólogo Stefano Benazzi de la Universidad de Bolonia en Italia identificó la evidencia más antigua conocida de odontología, que se remonta al Paleolítico superior tardío. Los restos óseos bien conservados de un joven, que datan de hace unos 14.000 años, encontrados en el norte de Italia en 1988 fueron extraídos para su examen. Usando microscopía electrónica de barrido, los científicos revelaron micro-rasguños, astillas y marcas de cortes en el diente causadas por herramientas afiladas de pedernal al raspar y hacer palanca para atacar lo que habría sido una caries dolorosa. Se descubrió que el diente infectado se había limpiado parcialmente con las herramientas de sílex, lo que marca un avance importante en la historia de los tratamientos de cirugía dental prehistórica.

 

 

El primer descubrimiento de la odontología encontrado en Bolonia, Italia, data de 14.000 años (Acceso abierto / Informes científicos)

El primer descubrimiento de la odontología encontrado en Bolonia, Italia, data de 14.000 años (Acceso abierto / Informes científicos)

El año anterior, el Dr. Benazzi había hecho otro descubrimiento importante: los empastes dentales más antiguos del mundo. Fueron vistos dentro de un par de dientes frontales de 13.000 años de antigüedad y estaban hechos de betún. Cada uno de los dientes frontales del individuo tenía un gran agujero en la superficie incisiva que se extendía hacia la cámara pulpar profunda en el diente. Los agujeros tenían pequeñas marcas horizontales que sugerían que fueron perforados y parecía que se agregó bitumen a la cavidad al mismo tiempo que se perforaba. Los investigadores también encontraron fibras vegetales y cabello atrapados en el betún, que puede haber sido parte del material de relleno. Según el Dr. Benazzi, los empastes probablemente sirvieron para el mismo propósito que tienen hoy: reducir el dolor y mantener la comida fuera de las caries. El equipo de investigación sugirió que se eligió el betún y el relleno de materia vegetal por sus cualidades antisépticas; utilizado para prevenir infecciones.

Un ejemplo posterior de un empaste dental se encontró en Eslovenia en una mandíbula de 6.500 años, que tenía una cavidad lo suficientemente profunda como para impactar la capa de dentina del diente; estaba empaquetada con cera de abejas. Los científicos no están seguros de cuán efectivo fue, pero probablemente redujo el dolor y la hinchazón.

Avances en la perforación de dientes

La civilización del valle del Indo proporcionó evidencia arqueológica del uso más antiguo de los taladros de arco en odontología, que se remonta a 9.000 años. Sitios en Pakistán revelaron prácticas dentales que implican curar trastornos relacionados con los dientes con taladros de arco operados, tal vez, por artesanos expertos en cuentas. Los científicos recrearon los taladros de arco utilizando los mismos materiales naturales: se ató un arco de madera con cuerdas a un eje giratorio y el eje se utilizó como taladro con una cabeza de pedernal para penetrar los dientes. Descubrieron que esta antigua forma de odontología era fiable y eficaz.

Una reconstrucción experimental de un arco y un taladro con punta de pedernal utilizado para perforar dientes molares encontrados en un cementerio neolítico en Mehrgarh, Pakistán. Fuente de la foto.

Una reconstrucción experimental de un arco y un taladro con punta de pedernal utilizado para perforar dientes molares encontrados en un cementerio neolítico en Mehrgarh, Pakistán. Fuente de la foto.

El mito del gusano de los dientes

La primera y más duradera explicación de las causas de la caries dental fue el gusano de los dientes, como se muestra en las esculturas de marfil de la izquierda, que los sumerios notaron por primera vez alrededor del año 5000 a.C. La hipótesis era que la caries dental era el resultado de un gusano que perforaba y diezmaba los dientes. Esto es lógico, ya que los agujeros creados por las cavidades son algo similares a los que perforan los gusanos en la madera.

 

La idea del gusano de los dientes se ha encontrado en los escritos de los antiguos filósofos y poetas griegos, así como en los de las antiguas culturas india, japonesa, egipcia y china. Perdió hasta el 1300, cuando el cirujano francés Guy de Chauliac todavía promovía la creencia de que los gusanos causan caries.

Odontología en el Antiguo Egipto

Los registros históricos revelan numerosos procedimientos dentales y de higiene practicados por los antiguos egipcios. El papiro de Edwin Smith, escrito en el siglo XVII a.C., pero que puede reflejar manuscritos anteriores desde el año 3000 a.C., incluye el tratamiento de varias dolencias dentales y el papiro de Ebers, que data del siglo XVI a.C., contiene 11 recetas que pertenecen a cuestiones orales.

Cuatro de estos son remedios para los dientes flojos: el diente en cuestión se rellena con una mezcla que es similar a un empaste compuesto moderno: un agente de relleno (cebada molida) se mezcla con una matriz líquida (miel) y un agente antiséptico (ocre amarillo). Esto se usa como un empaste real o como una férula para mantener el diente en su lugar. Los científicos que realizaron tomografías computarizadas en la cabeza de una momia egipcia de 2.100 años de antigüedad también encontraron evidencia de que las cavidades estaban llenas de lino, que pudo haber sido sumergido primero en un medicamento como jugo de higo o aceite de cedro.

Hesi-Re es el primer "dentista" nombrado en el antiguo Egipto y el mundo. Fue un funcionario, médico y escriba que vivió durante la Tercera Dinastía de Egipto, alrededor del año 1600 a.C., y sirvió bajo el faraón Djoser. Llevaba títulos como "Jefe de dentistas y médicos", "Doctor del diente" y "Jefe de los escribas del rey". Si bien fue nombrado jefe de dentistas, no está del todo claro qué significa realmente este título, pero se le atribuye ser el primer hombre en reconocer la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías).

Los médicos faraónicos no eran ajenos al trabajo de reconstrucción: ha habido tres casos de un puente dental: uno o más dientes perdidos se volvieron a unir mediante un alambre de oro o plata a los dientes circundantes. En algunos casos, se hizo un puente con dientes de donantes. Sin embargo, no está claro si estos trabajos se realizaron durante la vida del paciente o después de la muerte, para ordenarlos, por así decirlo, antes de su entierro.

Increíble trabajo dental encontrado en una momia de 4.000 años. Los dos dientes centrales son dientes donantes.

Increíble trabajo dental encontrado en una momia de 4.000 años. Los dos dientes centrales son dientes donantes.

Maya Bling

A los mayas se les atribuye ser los maestros de la odontología cosmética, ya que se les conocía por decorar los dientes incrustándolos con piedras preciosas o tallando muescas y ranuras en ellos. Se hicieron pequeños agujeros en los dientes y se pegaron piedras ornamentales, incluido el jade, con un adhesivo hecho de resinas naturales, como la savia de las plantas, que se mezcló con otros productos químicos y huesos triturados. Los dentistas probablemente tenían un conocimiento sofisticado de la anatomía de los dientes porque sabían cómo perforar los dientes sin golpear la pulpa interna.

En 2016, los arqueólogos desenterraron el esqueleto de 1600 años de una mujer de clase alta en las famosas ruinas de Teotihuacán en México. Tenía un cráneo alargado, un diente protésico hecho de una piedra verde conocida como serpentina y sus dientes frontales superiores estaban incrustados con piedras redondas de pirita. Esta era una práctica que se usaba entre la nobleza de las regiones mayas del sur de México y América Central. 

'Bling' maya en un cráneo masculino encontrado en Chiapas, México. Fuente de la foto.

'Bling' maya en un cráneo masculino encontrado en Chiapas, México. Fuente de la foto.

Odontología de la Edad Media

Durante la Edad Media y durante todo el siglo XIX, la odontología no era una profesión en sí misma y, a menudo, los procedimientos dentales los realizaban barberos o médicos generales. Los barberos generalmente limitaban su práctica a extraer los dientes, lo que aliviaba el dolor y la infección crónica asociada a los dientes.

En la década de 1400, las dentaduras postizas parecían tomar más de la forma modernizada que vemos hoy. Estas dentaduras postizas todavía estaban hechas de hueso de animal tallado o marfil, pero algunas estaban hechas de dientes humanos. Los ladrones de tumbas solían robar los dientes de las personas fallecidas recientemente y venderlos a los dentistas, y los pobres solían ganar dinero extrayendo sus dientes y vendiéndolos. La dentadura terminada no sería muy agradable desde el punto de vista estético o muy estable en la boca y, a menudo, se ataba a los dientes restantes del paciente. Otro problema que ocurrió con estas dentaduras postizas es que tienden a no durar mucho y comienzan a pudrirse con el tiempo.

En 1723, el cirujano francés Pierre Fauchard publicó 'The Surgeon Dentist, A Treatise on Teeth' y se hizo conocido como el padre de la odontología moderna porque su libro fue el primero en describir un sistema integral para el cuidado y tratamiento de los dientes.

Las prácticas dentales modernas de hoy no podrían haberse desarrollado sin el ingenio y la experimentación de los pueblos antiguos que comenzaron hace al menos 9.000 años.

Imagen de portada: Dientes tachonados de oro, Ecuador precolombino. Crédito: Joanna Gillan

Autora Joanna Gillan

Referencias

Dentistry, a Painful Story – The History of Medicine

Tracing Orthodontics Back To Its Roots In Ancient Dentistry

Ancient Egyptian Dentistry – Citizen Scientists League

Beeswax Filling May Be Oldest Hint of Dentistry – Live Science

The Practice of Dentistry in Ancient Egypt – Journal of Egyptian Archaeology

Dental Care in Ancient Assyria and Babylonia – by Robert Paulissian

History of Dentistry – Encyclopaedia Britannica

Imagen de Joanna Gillan

Joanna Gillan

Joanna Gillan es copropietaria, editora y escritora de Ancient Origins. Por razones de privacidad, anteriormente ha escrito en Ancient Origins con el seudónimo de April Holloway, pero ahora está eligiendo usar su nombre real. Joanna completó una licenciatura en ciencias (psicología)... Lee mas
Siguiente Artículo