Portada-El petroglifo del yogui y el altar fue descubierto grabado sobre la superficie de la pared de roca de la cueva de Kudakumalai, cercana a Pudukottai. (Foto cortesía de T.L. Subash Chandira Bose)

Grabado del siglo XIII de un yogui en postura de meditación descubierto en una cueva de la India

Un equipo de historiadores ha descubierto en una cueva del estado indio de Tamil Nadu un raro petroglifo grabado sobre la pared rocosa en el que se puede observar a un yogui en postura de meditación. Es el primer grabado de este tipo descubierto en Tamil Nadu que representa a un sadaka o practicante de yoga, y ha sido datado en el siglo XIII .

Bajo el yogui también aparece representado un altar, según podemos leer en el artículo de The New Indian Express News al que ha tenido acceso Ancient Origins gracias a T. L. Subash Chandira Bose, un arqueo-simbolista que ha participado en el proyecto. Otros miembros del equipo son Balakrishnan del Centro Arivom-Arivipom , y los investigadores Kannan y Arun.

La cueva de Kudakumalai, en la que ha sido descubierto este petroglifo, se encuentra cerca de Pudukottai y del Templo de Narthamalai, situado en la localidad del mismo nombre. Este templo está consagrado al dios hindú Shiva, considerado el más grande asceta de todos los dioses.

El dios hindú Shiva en postura de meditación típica del yoga (Wikimedia Commons)

El dios hindú Shiva en postura de meditación típica del yoga ( Wikimedia Commons )

“El petroglifo con los dos símbolos revela la existencia de un antiguo templo que estuvo funcionando como escuela en la cual se enseñaba Yoga a los discípulos o aspirantes a alcanzar la sabiduría o la auto-realización en esta zona,” leemos en el artículo. “La auto-realización puede alcanzarse por medio de las ocho etapas del yoga (Astanga yoga), que son: Asana (posturas físicas), Pranayama (control de la respiración), Pratyahara (control de la percepción sensorial), Dhyana (atención fija), Samathi (concentración absoluta), Yama (autocontrol), Niyama (observancia) y Dharna (contemplación). El objetivo principal de las ocho etapas del yoga es la realización de la propia alma [y] se dice que [su práctica] es ‘provechosa para el alma’, añade [Bose].”

Bose describe solamente un tipo de yoga. Otros tipos son el Bhakti Yoga del amor y la devoción, el Karma Yoga de la actividad desinteresada y el Jñana Yoga de la sabiduría y el discernimiento. Éstas y otras disciplinas o escuelas de yoga se consideran caminos hacia la iluminación. El yoga lo practican hindúes, budistas, jaínistas y sijs.

El Yoga probablemente se propagó desde el Valle del Indo a otras regiones de la India, el Tibet, Nepal, y finalmente al mundo entero en la época moderna. En la imagen, pintura tibetana del siglo XIX que muestra a Karmapa Mikyo Dorje en plena meditación. (Wikimedia Commons)

El Yoga probablemente se propagó desde el Valle del Indo a otras regiones de la India, el Tibet, Nepal, y finalmente al mundo entero en la época moderna. En la imagen, pintura tibetana del siglo XIX que muestra a Karmapa Mikyo Dorje en plena meditación. ( Wikimedia Commons )

En un artículo sobre yoga de HinduWebsite.com se define esta práctica como “la percepción directa de la verdad última.” La religión, por su parte, se considera compañera del yoga, aunque se ocupe además de valores, creencias, cultos y rituales.  

Los historiadores creen que algunas representaciones de practicantes de yoga descubiertas en la India pueden remontarse a hace 6.000 o 7.000 años, hasta la Civilización del Valle del Indo, según podemos leer en HinduWebsite.com. Los escritos más antiguos sobre yoga que conocemos se encuentran en el Rig Veda , que fue manuscrito por primera vez entre el 1500 a. C. y el 1200 a. C. El Rig Veda, uno de los libros sagrados hindúes más antiguos, fue transmitido oralmente durante por lo menos 1.000 años antes de ser transcrito, según podemos leer en HinduWebsite.com.

Otro texto sagrado hindú que habla del yoga es el Bhagavad Gita , en el que el dios Krishna explica a Arjuna en su capítulo 6:

Cuando el yogui, por la práctica del yoga, disciplina sus actividades mentales y se sitúa en la trascendencia—liberado de todo deseo material—se dice que está bien fundamentado en el yoga. Al igual que la llama de una lámpara no vacila cuando no hay viento, del mismo modo el hombre trascendente, cuya mente está bajo control, se mantiene siempre firme en su meditación en el yo trascendente.

En Krishna.com podemos leer que la palabra yoga, que significa unión o yugo, se refiere a la “conexión con Dios.”

Imagen de portada: El petroglifo del yogui y el altar fue descubierto grabado sobre la superficie de la pared de roca de la cueva de Kudakumalai, cercana a Pudukottai. (Foto cortesía de T.L. Subash Chandira Bose)

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article