Portada-El útero calcificado descubierto sobre el hueso pélvico de un esqueleto. Foto cortesía de G. Cole, C. Rando, L. Sibun y T. Waldron, del Instituto de Arqueología del University College de Londres.

Desenterrado Útero Calcificado de más de 3 Kilos en un Cementerio Inglés

Los arqueólogos que están realizando las excavaciones previas a unas obras en un cementerio del sudeste de Inglaterra descubrieron algo inusual en el interior de la pelvis de un viejo esqueleto, que creyeron en un principio que sería una calavera que habría rodado hasta esa posición. Su análisis reveló al momento que se trataba en realidad de un útero calcificado de poco más de 3 kilogramos de peso (siete libras), el de mayor tamaño descubierto hasta ahora en el registro arqueológico.

La web de Mental Floss informa de que el útero perteneció a una mujer de más de 50 años, que había sido enterrada envuelta en una mortaja en St. Michael’s Lytton, un cementerio de Chichester que alberga restos que datan desde finales de la Edad Media hasta el siglo XIX, y que está siendo excavado por miembros del University College de Londres en los trabajos arqueológicos previos a la ejecución de un plan de viviendas. Cerca de 2.000 enterramientos han sido ya registrados en el yacimiento, entre los que hay cuerpos envueltos en mortajas, otros en el interior de ataúdes y también cierto número de sepulcros de ladrillo.

Se cree que este útero calcificado tiene una antigüedad de al menos 200 años.

“Es una de las masas orgánicas de mayor tamaño descubiertas arqueológicamente,” declaró a Mental Floss Carolyn Rando, antropóloga forense del University College de Londres. “Nunca había visto nada parecido hasta ahora, ni tampoco mis colegas, así que estamos muy emocionados.”

Las excavaciones en curso que se están realizando en un cementerio de Chichester, con restos que datan desde finales de la Edad Media hasta el siglo XIX, y en las que se registraron hasta 1.764 enterramientos en los trabajos previos a la ejecución de un plan de viviendas. (Centre for Applied Archaeology / UCL)

Las excavaciones en curso que se están realizando en un cementerio de Chichester, con restos que datan desde finales de la Edad Media hasta el siglo XIX, y en las que se registraron hasta 1.764 enterramientos en los trabajos previos a la ejecución de un plan de viviendas. ( Centre for Applied Archaeology / UCL)

“Este útero perteneció a una mujer que tenía más de 50 años, había perdido todos sus dientes y había desarrollado osteoporosis en el momento de su muerte, que probablemente tuvo lugar entre los años 1600 y 1800,” informa Mental Floss. “Esta masa orgánica probablemente empezó siendo un conjunto de miomas, a veces también llamados fibromas uterinos, tumores benignos que se dan hasta en el 40% de las mujeres en edad reproductiva. En la mayor parte de los casos estas masas continúan siendo tejido blando y no se calcifican. Pero algunos miomas pueden llegar a ser tan grandes que crecen más allá del límite del riego sanguíneo y empiezan a solidificarse.”

Durante su vida, es posible que la mujer tuviera un gran bulto en su abdomen, como si estuviera embarazada. No obstante, desconocemos si el tumor contribuyó de algún modo a su muerte. La ciencia moderna ha descubierto que las mujeres con trastornos similares, como una litopedia, – un feto calcificado – pueden vivir hasta una avanzada edad sin que ello les ocasione grandes problemas.

El útero calcificado descubierto en el cementerio de Chichester. Fotografía cortesía de G. Cole, C. Rando, L. Sibun y T. Waldron, del Instituto de Arqueología del University College de Londres.

El útero calcificado descubierto en el cementerio de Chichester. Fotografía cortesía de G. Cole, C. Rando, L. Sibun y T. Waldron, del Instituto de Arqueología del University College de Londres.

El diagnóstico de un útero calcificado fue emitido con posterioridad a la realización de un análisis de su estructura interna y la toma de imágenes mediante Tomografía Computadorizada. Aunque el útero no albergaba un feto, hay muchos casos registrados de litopedia (también conocidos como “síndrome del bebé de piedra”), en los cuales un feto que muere durante el embarazo se solidifica fuera del útero. Ocurre cuando el feto fallecido es demasiado grande como para ser reabsorbido por el cuerpo de la madre. Es entonces cuando se calcifica fuera del propio útero como parte de la reacción natural del organismo ante un cuerpo extraño, en un intento de proteger el cuerpo de la madre del tejido muerto del feto. Se sabe de mujeres con un feto calcificado que han llegado a dar a luz normalmente teniendo aún en su interior restos del  ‘bebé de piedra’.

Fotografía de un caso de litopedia. En este ejemplo tan poco común, el feto calcificado pasó 55 años en el vientre de la mujer. A lo largo de este tiempo, la madre pasó por otros cinco embarazos normales y sin complicaciones. (Wikipedia)

Fotografía de un caso de litopedia. En este ejemplo tan poco común, el feto calcificado pasó 55 años en el vientre de la mujer. A lo largo de este tiempo, la madre pasó por otros cinco embarazos normales y sin complicaciones. ( Wikipedia)

En junio de este año, una mujer chilena de 91 años fue admitida en el hospital a raíz de una caída. Los rayos X revelaron una masa de gran tamaño en su abdomen, que resultó ser un feto calcificado que llevaba en su cuerpo más de 50 años. En este caso, la masa petrificada de 4,4 libras (1,900 Kg), se había formado en el interior de su útero, por lo que nunca pudo dar a luz niños vivos.

Imagen de portada: El útero calcificado descubierto sobre el hueso pélvico de un esqueleto. Foto cortesía de G. Cole, C. Rando, L. Sibun y T. Waldron, del Instituto de Arqueología del University College de Londres.

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article