All  
Portada-¿Qué le sucedió a la antigua ciudad elamita de Haft Tappeh? Detalle del relieve del saqueo de Susa. (CC BY-SA 3.0)

Descubierta fosa común de hace 3.400 años entre las ruinas de una antigua ciudad elamita

Los restos óseos de varios cientos de cadáveres apilados unos sobre otros tras un muro en ruinas son testimonio de una terrible tragedia que se ha desvelado en la antigua ciudad de los Siete Túmulos (significado de Haft Tappeh en Farsi). Los arqueólogos han descubierto objetos y restos humanos en el yacimiento de Haft Tappeh (Irán) que revelan un terrible y desconocido acontecimiento que tuvo lugar hace 3.400 años.

Los arqueólogos de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (JGU) han emitido un comunicado de prensa en el que describen los grandes progresos realizados desde el año 2003 al lograr revelar muchas de las estructuras y edificios históricos de la antigua ciudad de Haft Tappeh. No obstante, el reciente descubrimiento de una fosa común con los restos de cientos de individuos ha confirmado que existen aún muchas preguntas sin respuesta entre las ruinas de Haft Tappeh.

Tumba real de Haft Tappeh (Haft Tepe) cubierta por una bóveda. (CC BY-SA 3.0)

Tumba real de Haft Tappeh (Haft Tepe) cubierta por una bóveda. (CC BY-SA 3.0)

Misteriosa Fosa Común

Según informa el comunicado de prensa: “Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Maguncia encabezados por el Dr. Behzad Mofidi-Nasrabadi ha descubierto recientemente que la población de la ciudad de Haft Tappeh fue víctima de una masacre al final de su fase de asentamiento en el lugar. Se ha hallado en la ciudad una fosa común que alberga los restos óseos de varios cientos de individuos en una calle situada entre viviendas pertenecientes al estrato final de construcciones. Los muertos fueron sencillamente amontonados uno sobre otro sin orden alguno detrás de un muro.”

Haft Tappeh (Haft Tepe), es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Irán. Se remonta al segundo milenio a. C. y está situado 15 kilómetros al sur de Susa, en la provincia de Khuzestán. Esta antigua ciudad fue edificada sobre 14 montículos de tierra, y el más elevado de todos ellos alcanza los 17 metros de altitud.

Según la web de arqueología PastHorizons, los reyes elamitas Tepti-ahar y Inshushinak-shar-ilani construyeron estructuras monumentales, templos y palacios en este emplazamiento. La ciudad floreció durante un siglo, se extendió por la zona hasta ocupar unas 250 hectáreas (una milla cuadrada), y se convirtió en un destacado centro neurálgico del imperio.

Mapa que muestra la extensión del Imperio Elamita (en lo que hoy es el sudoeste de Irán) en color rojo. Haft Tappeh, situada 15 kilómetros al sur de Susa, era una antigua ciudad que comerciaba con sus vecinos, especialmente con Babilonia. (CC BY-SA 3.0)

Mapa que muestra la extensión del Imperio Elamita (en lo que hoy es el sudoeste de Irán) en color rojo. Haft Tappeh, situada 15 kilómetros al sur de Susa, era una antigua ciudad que comerciaba con sus vecinos, especialmente con Babilonia. (CC BY-SA 3.0)

Un Pujante Centro Elamita con Monumentos y Tumbas Reales

El comercio y los intercambios diplomáticos con los estados vecinos eran la sangre que corría por las venas de Haft Tappeh. Las excavaciones han revelado además archivos registrados en tablillas de arcilla que describen oficios e intercambios comerciales vitales para la ciudad.

Los investigadores también han desenterrado un templo de gran tamaño dedicado a Kirwashir, deidad elamita.

Relieve en el que se observa a una mujer a la que abanica un criado mientras sostiene lo que parece ser un dispositivo giratorio ante una mesa en la que hay una fuente con pescado. Circa 700 a. C. – 550 a. C., Susa. Imagen meramente representativa. (Public Domain)

Relieve en el que se observa a una mujer a la que abanica un criado mientras sostiene lo que parece ser un dispositivo giratorio ante una mesa en la que hay una fuente con pescado. Circa 700 a. C. – 550 a. C., Susa. Imagen meramente representativa. (Public Domain)

Antiguas investigaciones arqueológicas desvelaron una cámara abovedada construida sobre la tumba del soberano elamita Tapati Ahar. Un complejo funerario subterráneo conducía a una tumba real que contenía restos óseos, aunque se desconoce si pertenecientes al rey o a algún miembro de su familia.

Leemos en la web de IranReview: “La catacumba presenta una plataforma de gran tamaño, dividida por muros bajos en tres secciones. La sección norte alberga siete esqueletos, la sección sur tres, y la sección intermedia (la menor de las tres), se encuentra vacía. Se hallaron también unos diez esqueletos delante de la plataforma en la cara sur de la catacumba, dispuestos de forma irregular unos sobre otros.”

Se cree que tanto los cimientos como una serie de patios y estancias descubiertos entre las ruinas podrían indicar la presencia de un antiguo zigurat en este emplazamiento en el pasado, quizás parecido al zigurat de Chogha Zanbil cercano a Susa, ciudad sagrada del Reino Elamita.

El Zigurat de Chogha Zanbil (CC BY-SA 3.0)

El Zigurat de Chogha Zanbil (CC BY-SA 3.0)

Por otro lado, se han desenterrado numerosos hallazgos en Haft Tappeh, entre los que destacan estatuillas de arcilla de diosas de la fertilidad, vasijas cerámicas y el ajuar funerario de la tumba de una alta funcionaria, que incluía joyas, copas y largos prendedores.

Se descubrieron además muchas formas diferentes de enterramiento, hallándose restos enterrados en tinajas y en ataúdes de arcilla, por ejemplo.

Enterramiento elamita en el interior de una tinaja, museo de Haft Tepe. (CC BY-SA 3.0)

Enterramiento elamita en el interior de una tinaja, museo de Haft Tepe. (CC BY-SA 3.0)

Según los expertos de la Universidad de Maguncia (Alemania), este antiguo emplazamiento fue descubierto por un obrero de la construcción en los años 60 al encontrar antiguos ladrillos cocidos mientras estaba abriendo un paso para acceder a una plantación de caña de azúcar. El hallazgo llevó a la Organización Iraní para el Patrimonio Cultural a investigar e iniciar una serie de excavaciones en el año 1965. Se cree que el cultivo a gran escala de caña de azúcar en esta región a lo largo de los últimos 40 años ha destruido parte del yacimiento de Haft Tappeh.

Como tantas otras grandes ciudades de la antigüedad que se perdieron en la noche de los tiempos, se desconoce que fue de Haft Tappeh, y la causa por la que tras un período de prosperidad cesó en su actividad hacia el siglo XIV a. C. Según los arqueólogos de la JGU, sus estructuras monumentales fueron abandonadas, mientras que el resto de sus ruinas fueron desmanteladas para reutilizar sus materiales y construir sencillas viviendas en la zona.

La campaña de Asurbanipal contra la cercana Susa aparece triunfalmente reflejada en este relieve que ilustra el saqueo de Susa del año 647 a. C. La ciudad es pasto de las llamas mientras soldados asirios proceden a su demolición con picos y palancas y se llevan sus despojos. Imagen meramente ilustrativa. (CC BY-SA 3.0)

La campaña de Asurbanipal contra la cercana Susa aparece triunfalmente reflejada en este relieve que ilustra el saqueo de Susa del año 647 a. C. La ciudad es pasto de las llamas mientras soldados asirios proceden a su demolición con picos y palancas y se llevan sus despojos. Imagen meramente ilustrativa. (CC BY-SA 3.0)

Se han programado próximas excavaciones en Haft Tappeh que se espera que revelen las posibles circunstancias de las trágicas muertes cuyo rastro se ha encontrado en la antigua ciudad y aporten nuevos datos sobre la civilización elamita.

Imagen de Portada: ¿Qué le sucedió a la antigua ciudad elamita de Haft Tappeh? Detalle del relieve del saqueo de Susa. (CC BY-SA 3.0)

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo