Portada - Esta fotografía exclusiva del Siberian Times nos muestra a científicos coreanos de la Universidad Nacional de Seúl trabajando en los restos humanos del niño momificado en el Centro Científico de Investigaciones Árticas. Fotografía: Sergey Slepchenko.

Científicos estudian misteriosa momia medieval de un niño descubierta en Siberia

Las pruebas más recientes realizadas sobre los restos momificados de este niño de la Edad Media descubiertos en el norte de Siberia ponen de manifiesto los abundantes conocimientos que podrán aportarnos acerca de la forma en que vivía. Con una edad de seis o siete años, el cadáver fue depositado en una matriz de corteza de abedul y cobre y hallado en una antigua necrópolis cercana a la ciudad de Salekhard, en el Círculo Ártico.

Fotografías exclusivas de Siberian Times nos muestran a científicos coreanos de la Universidad Nacional de Seúl, encabezados por el experto a nivel internacional profesor Dong Hoon Shin, analizando los restos humanos en el Centro Científico de Investigaciones Árticas.

El experto ruso Dr. Sergey Slepchenko, de Tyumen, ha indicado al respecto: ‘Su interés principal es que la momia se conservó de manera natural y los órganos internos no fueron extraídos, a diferencia de las momias artificiales.’

'Su interés principal es que la momia se conservó de manera natural y los órganos internos no fueron extraídos, a diferencia de las momias artificiales.' Fotografías: Sergey Slepchenko, Vesti.Yamal

'Su interés principal es que la momia se conservó de manera natural y los órganos internos no fueron extraídos, a diferencia de las momias artificiales.' Fotografías: Sergey Slepchenko, Vesti.Yamal

'Su interés principal es que la momia se conservó de manera natural y los órganos internos no fueron extraídos, a diferencia de las momias artificiales.' Fotografías: Sergey Slepchenko, Vesti.Yamal

'Su interés principal es que la momia se conservó de manera natural y los órganos internos no fueron extraídos, a diferencia de las momias artificiales.' Fotografías: Sergey Slepchenko, Vesti.Yamal

Las muestras de tejido revelarán gran cantidad de información acerca de cómo vivió en el pasado este niño de hace 800 años. Las pruebas incluirán el análisis histológico de los tejidos de la momia y sus cambios con el paso del tiempo.

El estudio también se está llevando a cabo desde una perspectiva histoquímica y bioquímica, además de investigarse los isótopos estables.

‘Todo ello nos permitirá conocer tanto como nos sea posible sobre el estado de conservación de las momias de Zeleny-Yar en general y el modo de vida de este niño: cómo vivía, qué comía,’ explica Slepchenko. Y añade: ‘Con un poco de suerte tendremos alguna posibilidad de saber cómo murió. Las probabilidades no son muy grandes, pero aún hay esperanzas.’

Las muestras se han extraído de cuerpos parcialmente momificados no revelados públicamente hasta ahora y descubiertos asimismo en Zeleny Yar el pasado año. ‘Por ejemplo, este año hallamos los restos de un joven con la pelvis momificada.’

‘La parte superior de su cuerpo se encontraba deteriorada, pero su pelvis estaba momificada, por lo que hemos podido extraer muestras de su vejiga e intestinos. Éste es de hecho nuestro objetivo principal: hacernos una idea de la vida que llevaba este pueblo, saber tanto de ellos como nos sea posible.’

Se están llevando a cabo numerosas investigaciones de todo tipo en esta momia, destacando su importancia a la hora de obtener nuevas revelaciones relacionadas con la vida en el Ártico en la prehistoria. Hay esperanzas de que los esfuerzos de los científicos para descubrir el ADN de la momia den sus frutos, aunque el proceso se está prolongando más de lo que se esperaba en un principio.

De hecho ya se está analizando el ADN de grupos humanos nativos de la región (norte de Siberia) en un intento de buscar similitudes con el ADN de las momias, como ya informó The Siberian Times en este artículo .

Por ejemplo, el periodista Khabecha Yaungad, de etnia Nenets, ya ha donado sangre para su análisis genético. A medida que Yaungad nos cuenta la historia de su familia, observamos la intrigante forma en que los relatos derivados de la tradición oral pueden coincidir con el riguroso análisis científico:

‘Mi antepasado llegó aquí hace 700 años, y se estaba ahogando en el río, pero entonces fue arrastrado por un tronco, y mi tatarabuela pudo curarle,’ cuenta Yaungad, rememorando las historias de su familia que ha escuchado desde niño.

Y entonces se casó con la hija de mi tatarabuela. Pero antes pensaron, ‘¿qué nombre le vamos a poner?’ Y decidieron: ‘Hay miles de conchas en la orilla del río. Le llamaremos Concha.’ En lengua Nenets, el apellido Yaungad significa ‘concha’.

Los científicos surcoreanos también están trabajando en una minuciosa investigación destinada a recrear el rostro de este niño siberiano de la Edad Media. ‘Su grado de conservación es muy bueno, de modo que creemos que la reconstrucción tendrá éxito,’ apunta al respecto Slepchenko.

Mikhail Vavulin ha escaneado la momia, pendientes y hacha de bronce para crear a partir de estos datos un modelo tridimensional. Fotografías: TSU

Mikhail Vavulin ha escaneado la momia, pendientes y hacha de bronce para crear a partir de estos datos un modelo tridimensional. Fotografías: TSU

Mikhail Vavulin ha escaneado la momia, pendientes y hacha de bronce para crear a partir de estos datos un modelo tridimensional. Fotografías: TSU

Mikhail Vavulin ha escaneado la momia, pendientes y hacha de bronce para crear a partir de estos datos un modelo tridimensional. Fotografías: TSU

Otro de los proyectos en curso es el de crear un modelo tridimensional de la momia. Mikhail Vavulin, del Artefakt Laboratory de la Universidad Estatal de Tomsk, ha comentado al respecto que ‘Científicos de Salekhard están ahora desarrollando un plan para la conservación y restauración de la momia, de modo que era muy importante escanearla antes de que dieran comienzo estos trabajos.’

También se han escaneado diversos pendientes y un hacha de bronce hallados en la tumba.

Alexander Gusev, investigador miembro del Centro para el Estudio del Ártico que encabezaba la expedición destinada a desenterrar a la momia, ha apuntado que ‘Las nuevas oportunidades que ofrece la creación de modelos de los yacimientos arqueológicos con la ayuda de un escáner tridimensional se probaron ya en Zeleny Yar por primera vez en los años 2013-2014.’

Estos modelos digitales permiten observar el lugar de enterramiento o tumba desde cualquier ángulo: ‘Cualquier investigador puede ver con todo detalle desde todos los ángulos lo que vieron los científicos que realizaron las excavaciones en el yacimiento arqueológico’, añade Gusev.

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Fotografías: Alexander Gusev

Otro reciente descubrimiento ha sido que el niño fue envuelto en una piel de reno cuando fue enterrado para la posteridad: ‘La capa superior era la piel de un reno, la inferior un ‘pellejo’ del mismo animal,’ explica Gusev.

‘Resulta difícil decir qué era originalmente esta capa inferior: quizás la piel de un cervatillo, o la piel especialmente procesada de un reno adulto.’ Y añade: ‘Lo estamos investigando. También había pieles de zorro y zorro ártico.’

Los restos del niño al parecer se conservaron accidentalmente gracias a la forma de su enterramiento, una matriz de corteza de abedul y cobre. Nuestros artículos anteriores permiten comprobar cómo la cara de este niño, dientes incluidos, se hizo visible de repente por primera vez en unos ocho siglos.

Imagen de portada: Esta fotografía exclusiva del Siberian Times nos muestra a científicos coreanos de la Universidad Nacional de Seúl trabajando en los restos humanos del niño momificado en el Centro Científico de Investigaciones Árticas. Fotografía: Sergey Slepchenko.

El artículo ‘Científicos estudian misteriosa momia medieval de un niño descubierta en Siberia’, titulado originalmente Up-close laboratory pictures of ancient mummy as scientists recreate his life and times fue publicado anteriormente en Siberian Times y ha sido publicado de nuevo y traducido con permiso.

Next article