Los huesos y la espada de la tumba de la primera guerrera conocida de los antiguos Kangyuy, pueblo de las estepas de Kazajistán. Credit: MailOnline

Mujer enterrada con sus armas prueba por vez primera la existencia de guerreras entre los Kangyuy de Kazajistán

(Leer articulo en una sola página)

Se ha descubierto en Kazajistán el esqueleto de una mujer que vivió hace más de 1.600 años y que fue enterrada junto con su espada, una daga, flechas y objetos de cerámica. Los arqueólogos afirman que probablemente se trate de un personaje de alto rango entre los Kangyuy, un pueblo nómada que habitaba cerca del río Sir Daria y el mar de Aral, en las estepas del sur. El increíble descubrimiento es la primera prueba de que las mujeres Kangyuy iban a la guerra. 

El hecho de que la guerrera fuera enterrada también con cuencos y vasijas cerámicos indica que formaba parte de la élite de su sociedad y que disponía de cierta riqueza material, según podemos leer en un artículo de The Telegraph . Los investigadores explican que vivió entre el siglo XI a. C. y el IV d. C., y que determinaron su sexo por la forma y el tamaño de su cráneo.

Aunque un ajuar funerario como este puede no parecer un alarde de riquezas a los ojos del hombre moderno, los objetos de cerámica y el metal trabajado se consideraban de los bienes más preciados que una persona podía poseer antiguamente , y el hecho de enterrarlos, con lo que no podrían ser utilizados por nadie más, indica que la persona era importante y gozaba de una alta estima dentro de su comunidad.

Los arqueólogos llevan cavando y realizando investigaciones en esta zona de Kazajistán ya 23 años. Los restos de la mujer y su ajuar funerario serán expuestos en el Museo Nacional de Kazajistán.

El pueblo Kangyuy controlaba parte de la Ruta de la Seda en el pasado y es célebre por haber rechazado una invasión de los Hunos en el siglo VI d. C. Los Hunos, famosos en gran medida por sus ataques al Imperio Romano, llegaron a Europa procedentes de Asia en el siglo IV d. C. Sus tribus guerreaban activamente en Asia Central desde el siglo IV a. C., según Kazakh.tv . Tras la derrota de los Hunos en las Estepas, los Turcos pasaron a dominar la región.

El ajuar funerario de la guerrera incluía algunas vasijas y cántaros de gran tamaño, lo que según los investigadores indica cierto grado de riqueza. Foto: MailOnline

El ajuar funerario de la guerrera incluía algunas vasijas y cántaros de gran tamaño, lo que según los investigadores indica cierto grado de riqueza. Foto: MailOnline

El yacimiento mejor estudiado del pueblo Kangyuy se encuentra en el asentamiento de Aktobe, cerca de Chardara en la ribera oriental del Sir Daria. Es un antiguo palacio de unos 28 por 18,5 metros con cinco estancias, un amplio recibidor y dos pasillos. Disponía de un salón cuadrado de 3,6 por 3,6 metros en su centro, y su techumbre era plana.

Aunque los Kangyuy eran nómadas, parece ser que también trabajaban los metales y practicaban la agricultura—dos signos de civilización que no siempre van asociados a los pueblos nómadas. Como ya hemos mencionado, disponían de calderos de cerámica y cobre, chimeneas de obra, vasijas, cuencos y jarras. Fundían el hierro para fabricar cuchillos, hoces, puntas de flecha y hebillas. Además, los arqueólogos también han encontrado amuletos de hueso, y otros confeccionados con partes de animales: lobos, águilas y perros, así como joyas de oro y bronce. También encontraron cuentas de cornalina, turquesa, cristales decorados y piedra. Fabricaban pendientes, brazaletes y horquillas.

Los arqueólogos han descubierto granos de cereales en zonas habitadas en el pasado por los Kangyuy. También han encontrado paja en suelos fabricados con ladrillo y yeso; la paja se añadía a materiales arquitectónicos plásticos para dotarlos de mayor solidez una vez secos. Los Kangyuy labraban la tierra utilizando azadones de piedra que se han descubierto en sus asentamientos. También empleaban herramientas agrícolas de hueso. Disponían de ingeniosos sistemas de riego, que conseguían construyendo diques en los cauces de los ríos para así desviar el agua a sus campos y huertos. Parece ser que la cría de ganado vacuno también era importante para los Kangyuy. Además, los investigadores también han encontrado numerosos huesos de caballos domesticados, ovejas y cabras en sus antiguos asentamientos.

Río Sir Daria (Foto de Radim Kolarsky/Wikimedia Commons)

Río Sir Daria (Foto de Radim Kolarsky/ Wikimedia Commons )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article