Portada-Fotos de la momia del niño inca sacrificado en un ritual de Capacocha. Arriba a la izquierda, detalle del pulmón de la momia diseccionado. Para la extracción de su ADN se utilizó una pequeña muestra de 350 miligramos. (Fotografía: Nature-Universidad de Cuyo)

El genoma de la momia de un niño inca sacrificado revela un linaje genético desconocido hasta ahora

(Leer articulo en una sola página)

En el año 1985 fue recuperada de las montañas cercanas al macizo argentino del Aconcagua la momia congelada y semienterrada de un pequeño. Ahora, un equipo de científicos ha conseguido, por medio de una biopsia realizada en sus pulmones, extraer y secuenciar el genoma de su ADN mitocondrial. Los resultados son asombrosos, e indican que el niño perteneció a una población genética cuyo linaje no había sido identificado previamente hasta ahora en nativos americanos modernos.

La momia, que en el momento de ser descubierta por un grupo de andinistas en el año 1985 se hallaba semienterrada a 5.300 metros de altitud en la base del cerro Pirámide, contrafuerte del Aconcagua situado en la provincia argentina de Mendoza, pertenecía a un niño que debía rondar los 7 años de edad en el momento de su muerte. Una muerte que según los diversos estudios arqueológicos y antropológicos a los que ha sido sometida la momia, probablemente se produjera al ser sacrificado en un ritual de capacocha cinco siglos atrás.

El ritual de Capacocha

El rito de Capacocha solía realizarse cuando los incas atravesaban por circunstancias difíciles, como podían ser la muerte del emperador, pasar por una época de malas cosechas o sufrir una catástrofe natural. De todo el Imperio se elegían niños y niñas de entre 6 y 15 años, de una gran belleza y, en general, hijos de caciques que eran enviados al Cuzco. Allí participaban en unas celebraciones en las que se realizaban sacrificios animales y se oficiaban matrimonios simbólicos para afianzar los lazos entre las distintas poblaciones.

Una vez terminada la celebración todos regresaban a sus lugares de origen donde eran aclamados antes de partir a su destino definitivo. Los niños eran conducidos a una montaña sagrada elegida previamente donde debían cumplir con la última ofrenda. Este destino se les imponía desde el nacimiento y era aceptado por ellos como un deber.

Estos niños, considerados los más puros de los seres, eran considerados enviados para contactar con los dioses llevando con ellos un mensaje de su pueblo. Para este viaje se preparaban meses antes con una dieta consistente en maíz y proteínas animales y en el momento de dirigirse a su último destino se vestían con ropas finas y ricas joyas.

Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala (1615), en el que se ilustra un ritual de Capacocha. Biblioteca Nacional de Dinamarca. (Public Domain)

Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala (1615), en el que se ilustra un ritual de Capacocha. Biblioteca Nacional de Dinamarca. ( Public Domain )

Era un viaje largo y complicado por lo que los niños, sobre todo los más pequeños, debían consumir hojas de coca para ayudarse a respirar en la dura subida.  Una vez arriba los niños eran embriagados y a continuación sacrificados por estrangulación o sobre todo por un golpe en la cabeza. Después lo acomodaban en un pozo bajo tierra acompañados por un rico ajuar consistente en adornos personales, tejidos, alimentos y una serie de utensilios de uso cotidiano.

Según sus creencias los niños no morían, sino que se reunían con sus antepasados. Gracias a este sacrificio se estrechaban los lazos entre Cuzco y los lugares más alejados del Imperio y entre dioses y hombres, y sobre todo se traía salud y prosperidad a todo el territorio.

Primer análisis genético de una momia andina

Ahora, tal y como informa la revista  Scientific Reports  del grupo Nature , se ha conseguido extraer el ADN procedente de una biopsia del pulmón de la momia de este niño para secuenciar su genoma mitocondrial. Un análisis a través del cual se ha podido identificar un nuevo haplogrupo que, hasta ahora, no había sido detectado en poblaciones contemporáneas y al que han bautizado como C1b1.

En colaboración con investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba , Argentina, los investigadores liderados por el genetista y profesor de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) Antonio Salas Ellacuriaga y por el pediatra Federico Martinón, jefe de Pediatría Clínica del Hospital Clínico de Santiago de Compostela , creen que dicho linaje apareció hace unos 14.000 años y que probablemente llegase a la zona durante las primeras oleadas de expansión migratoria por el continente americano. Además, sostienen que uno de los posibles motivos de su extinción probablemente fuese la merma que sufrieron las poblaciones americanas por la llegada de los europeos y las epidemias que trajeron con ellos.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article