Portada - ‘La ornamentación de las placas puede ser individual, lo que implica que tras realizar exhaustivos análisis podríamos decir cuántos guerreros dejaron su armadura aquí, a juzgar por el estilo de las ornamentaciones.’ Fotografía: Andrey Gusev. Detalle: Según Gusev Yamal, la antigua armadura recientemente descubierta en Siberia se asemejaba al diseño utilizado por el pueblo Kulai. Ilustración de Alexander Soloviev.

Descubren en el Círculo Polar Ártico siberiano la armadura de un guerrero de hace 2.000 años hecha de astas de reno

(Leer articulo en una sola página)

La ceremonial armadura fue embellecida con diversos ornamentos y ofrecida como sacrificio a los dioses dentro del antiguo culto al oso profesado por un pueblo ártico que habitaba Siberia Occidental hace 2.000 años, según aseguran los arqueólogos. Este descubrimiento constituye la evidencia más antigua del uso de armaduras en el norte de Siberia occidental, y se ha realizado en el importante yacimiento de Ust-Polui, siendo datada su antigüedad entre el siglo I a. C. y el siglo I d. C.

Descubrimientos anteriores en el mismo enclave apuntan asimismo a un culto al oso entre los antiguos pueblos de la zona.

El arqueólogo Andrey Gusev, miembro del Centro de Investigaciones Científicas del Ártico con sede en Salekhard, ha asegurado que las placas de la armadura halladas en el yacimiento estaban hechas en todos los casos de astas de reno.

'La placa de mayor tamaño mide entre 23 y 25 centímetros de longitud (foto superior izquierda). Otras miden entre 12 y 14 centímetros de largo, pero son más finas y se hallan ricamente ornamentadas (foto superior derecha e inferior).’ Fotografías: Andrey Gusev

'La placa de mayor tamaño mide entre 23 y 25 centímetros de longitud (foto superior izquierda). Otras miden entre 12 y 14 centímetros de largo, pero son más finas y se hallan ricamente ornamentadas (foto superior derecha e inferior).’ Fotografías: Andrey Gusev

'La placa de mayor tamaño mide entre 23 y 25 centímetros de longitud (foto superior izquierda). Otras miden entre 12 y 14 centímetros de largo, pero son más finas y se hallan ricamente ornamentadas (foto superior derecha e inferior).’ Fotografías: Andrey Gusev

'Hay cerca de 30 placas en la colección de Ust-Polui', explica Gusev, añadiendo a continuación que: ‘Se diferencian por sus diferentes grados de conservación, así como por su tamaño, la ubicación de los orificios de montaje y la presencia o ausencia de ornamentación.’

La  mayor mide entre 23 y 25 centímetros de longitud. En la antigüedad se fijaban a una base de cuero y ofrecían un medio razonable de protección.

Otras tienen entre 12 y 14 centímetros de largo, siendo más finas y ricamente ornamentadas.

'Escribo aún bajo la impresión de haber visto estas piezas justo ahora. Se trata literalmente de un descubrimiento de escala mundial’. Fotografía: Placas diversas de asta de reno, parte de una armadura de hace aproximadamente 2.000 años hallada recientemente en Siberia. (Andrey Gusev).

'Escribo aún bajo la impresión de haber visto estas piezas justo ahora. Se trata literalmente de un descubrimiento de escala mundial’. Fotografía: Placas diversas de asta de reno, parte de una armadura de hace aproximadamente 2.000 años hallada recientemente en Siberia. (Andrey Gusev).

'Escribo aún bajo la impresión de haber visto estas piezas justo ahora. Se trata literalmente de un descubrimiento de escala mundial’. Fotografía: Placas diversas de asta de reno, parte de una armadura de hace aproximadamente 2.000 años hallada recientemente en Siberia. (Andrey Gusev).

'Escribo aún bajo la impresión de haber visto estas piezas justo ahora. Se trata literalmente de un descubrimiento de escala mundial’. Fotografía: Placas diversas de asta de reno, parte de una armadura de hace aproximadamente 2.000 años hallada recientemente en Siberia. (Andrey Gusev).

‘La ornamentación de las placas puede ser individual, lo que implica que tras realizar exhaustivos análisis podríamos decir cuántos guerreros dejaron su armadura aquí, a juzgar por el estilo de las ornamentaciones.’

Otra armadura de forma cónica se cree que correspondería a las placas que protegían los cascos utilizados por los antiguos guerreros. ‘En la región de Siberia occidental, en plena taiga, los hallazgos de cascos de hierro son extremadamente raros,’ añadía Gusev. ‘Pero alrededor del año 500 d. C. ya se observan imágenes de bronce de individuos con tocados muy claramente similares a cascos. Una probable explicación tal vez radique en la existencia de una larga tradición de fabricación de cascos de asta’.

Según Gusev Yamal, la antigua armadura recientemente descubierta en Siberia se asemejaba al diseño utilizado por el pueblo Kulai. Ilustración: Alexander Soloviev

Según Gusev Yamal, la antigua armadura recientemente descubierta en Siberia se asemejaba al diseño utilizado por el pueblo Kulai. Ilustración: Alexander Soloviev

Gusev asegura que la armadura se asemejaba a los diseños utilizados por los guerreros del pueblo Kulai, una cultura nativa de la taiga siberiana formada principalmente por cazadores y pescadores.

El investigador cree que la armadura fue abandonada deliberadamente en Ust-Polui, un antiguo lugar sagrado, como ofrenda o sacrificio a los dioses.

Como informaba con anterioridad The Siberian Times, se consiguió recuperar en el mismo lugar un anillo datado en 2.000 años de antigüedad considerado una prueba del culto al oso extendido entre este antiguo pueblo ártico y del que no existen registros escritos.

Fundido en bronce de alta calidad, esta ancestral joya ártica presenta una imagen con la cabeza y las garras de un oso. ‘El diametro del anillo es pequeño incluso para una niña, y no digamos para una mujer, que no podría usarlo’, apunta Gusev, añadiendo a continuación que ‘Concluimos que era utilizado en un ritual vinculado al culto al oso y fue colocado en la garra de un oso’.

En el mismo lugar se encontró un anillo datado en 2.000 años de antigüedad considerado una prueba del culto al oso extendido entre este antiguo pueblo ártico y del que no existen registros escritos. Fotografías: Andrey Gusev

En el mismo lugar se encontró un anillo datado en 2.000 años de antigüedad considerado una prueba del culto al oso extendido entre este antiguo pueblo ártico y del que no existen registros escritos. Fotografías: Andrey Gusev

En el mismo lugar se encontró un anillo datado en 2.000 años de antigüedad considerado una prueba del culto al oso extendido entre este antiguo pueblo ártico y del que no existen registros escritos. Fotografías: Andrey Gusev

En el mismo lugar se encontró un anillo datado en 2.000 años de antigüedad considerado una prueba del culto al oso extendido entre este antiguo pueblo ártico y del que no existen registros escritos. Fotografías: Andrey Gusev

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article