Portada - Santa Muerte en México (Public Domain)

¡Viva la Muerte! La Santa Muerte: santa popular y personificación de la muerte, sanadora y protectora

(Leer articulo en una sola página)

Algunos se convierten en devotos suyos por iniciativa propia, buscando activamente a la Santa Muerte por recomendación de amigos o parientes. Otros reciben una llamada inesperada o una visita de la Flaquita , uno de sus muchos apodos, en la que la Santa se ofrece para resolver sus problemas. Éste fue mi propio camino hasta la esquelética santa, una visita por sorpresa en la primavera del 2009. Llevaba algunos años realizando investigaciones sobre la Virgen de Guadalupe, patrona de México. Había decidido estudiarla mientras acababa mi segundo libro. Como especialista en religiones latinoamericanas, deseaba abordar un tema monumental para el proyecto de mi próximo libro. Como emperadora de América y reina de México, la Virgen mestiza domina el paisaje religioso de la región. Por supuesto, otros colegas y devotos ya habían escrito numerosos libros y artículos sobre ella, aunque estaba seguro de que aún quedaba mucho que decir sobre la advocación de la Virgen María más importante del mundo. Pero a medida que pasaban los semestres, primero en la Universidad de Houston y más tarde en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia, mi entusiasmo por el proyecto se desvaneció. La pasión que había impulsado mis investigaciones y escritos hasta entonces sencillamente desapareció, y no sabía por qué. 

La Santa Muerte mexicana, vinculada a la sanación, la protección y el camino al Más Allá. (©Toni François)

La Santa Muerte mexicana, vinculada a la sanación, la protección y el camino al Más Allá. (©Toni François)

Arrasados los santuarios de una popular Santa

Fue en este contexto de desencanto en mi investigación, en la primavera del 2009, cuando la Huesuda , otro de los apodos habituales de la Santa Muerte, apareció en mi ordenador portátil y me invitó a contemplarla. Más concretamente, se trataba de la noticia de un asalto militar contra ella en la frontera mexicano-estadounidense que me llevó finalmente a reemplazar a la Virgen de Guadalupe por una figura que a primera vista parecía ser su antítesis, una especie de anti-Virgen. A finales de marzo, el ejército mexicano arrasó unos cuarenta santuarios de la Santa Muerte a lo largo de la frontera mexicana con California y Texas, en su mayor parte en los extrarradios de Tijuana y Nuevo Laredo. Los bulldozers del ejército habían arrasado precisamente los altares de carretera junto a los cuales habíamos pasado en numerosas ocasiones en nuestros largos viajes por carretera desde Houston hasta Morelia, capital del estado de Michoacán y ciudad natal de mi esposa. Empecé a realizar este viaje de dieciocho horas en automóvil en el año 2006, observando que con cada viaje el número de altares improvisados de carretera en la autopista principal que une Nuevo Laredo y Monterrey se multiplicaba. Aquellos toscos santuarios de hormigón, a menudo oscurecidos por los todoterrenos y rancheras de los devotos, eran nuestros puntos de referencia en el viaje de regreso, permitiéndonos saber que la frontera tejana estaba solo a media hora de camino de distancia más o menos. ¿Qué es lo que podría haber hecho la Santa Muerte, me pregunté, para merecer una profanación tan agresiva de sus santuarios a manos del ejército mexicano?

Santuario dedicado a la Santa Muerte (©Toni François)

Santuario dedicado a la Santa Muerte (©Toni François)

A medida que las imágenes de sus santuarios reducidos a escombros se sucedían en la pantalla de mi ordenador, experimenté una epifanía. Mi menguada pasión por la investigación sobre la Virgen de Guadalupe iba a ser reemplazada por una búsqueda en el intento de comprender por qué el gobierno mexicano había declarado a la Santa Muerte enemigo virtual del estado. En un sentido más amplio, intentaría descubrir por qué en menos de una década la devoción por ella había crecido hasta tal punto que su popularidad eclipsa actualmente a cualquier otro santo de México con la excepción de San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas, y por qué la veneración de la Santa Muerte es a día de hoy el movimiento religioso de más rápido crecimiento en América en los últimos años. ¿Quién soy yo como para resistirme a una epifanía? Le di la espalda a la Virgen de Guadalupe y decidí mirar cara a cara a la Santa Muerte.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article