Portada - Fotografía del yacimiento arqueológico de Must Farm, Inglaterra. (La Gran Época/Must Farm)

Must Farm: la asombrosa Pompeya de los Pantanos

(Leer articulo en una sola página)

Arqueólogos de la Universidad de Cambridge están logrando recrear la vida de una próspera comunidad de la Edad de Bronce en el yacimiento arqueológico de Must Farm, cuyos restos han sido desenterrados a lo largo de los últimos 10 meses. El asentamiento, construido sobre pilotes en el agua, ha sido bautizado con el nombre de “Pompeya de los Pantanos”, ya que colapsó en un río poco profundo tras un incendio y sus restos, extraordinariamente bien conservados, están revelando la dinámica vida de los antiguos residentes de Whittlesey, cerca de Peterborough, en Cambridgeshire, Inglaterra.

Según los primeros datos aportados por los especialistas, cada casa estaba tan bien equipada, que “sugieren un materialismo y sofisticación nunca antes visto en la Edad del Bronce británica. Incluso hace 3.000 años la gente parecía tener un montón de cosas”. Los investigadores han advertido que la moda de la “casa llena”, tan típica del siglo XXI, ya existía hace miles de años.

Asimismo, las pequeñas cuentas de vidrio de color verde y azul turquesa que se han recuperado en las distintas propiedades demuestran que, probablemente, fueran realizadas en la cuenca mediterránea o en Oriente Medio, confirmando la comunicación Norte-Sur. Según han descrito desde la propia Universidad de Cambridge, el yacimiento ha sacado a la luz “las mayores colecciones de textiles de la Edad del Bronce, perlas, utensilios de madera domésticos (entre ellos cubos, fuentes, abrevaderos, pozos y mangos) y herramientas para la carpintería y otros oficios (como hachas, hoces, martillos, lanzas, gubias, cuchillas de afeitar y cuchillos) de Gran Bretaña”.

Pequeña cuenta de vidrio azul recuperada en el yacimiento arqueológico de Must Farm (Inglaterra) datado en la Edad del Bronce. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Pequeña cuenta de vidrio azul recuperada en el yacimiento arqueológico de Must Farm (Inglaterra) datado en la Edad del Bronce. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

A todo lo anterior ha de agregarse una serie de artículos para el hogar; como originales conjuntos de jarras de almacenamiento, vasos y cuencos, algunos conservando aún en su interior residuos de alimentos elaborados a base de granos.

Además, la aparición de dos ruedas nos habla de una interacción entre el asentamiento del humedal y la actividad económica en tierra firme:

“La variedad y calidad de muchos de los hallazgos tienen atónitos a los miembros de la Unidad de Arqueología de Cambridge y a sus colegas del departamento de arqueología del Instituto McDonald de Investigaciones Arqueológicas”, comentan al respecto los científicos ingleses.

Esta antigua hacha no es más que uno de los magníficos y numerosos objetos hallados en el extraordinario yacimiento arqueológico de Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Esta antigua hacha no es más que uno de los magníficos y numerosos objetos hallados en el extraordinario yacimiento arqueológico de Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

“Hay desde alimentos para cocinar y comer hasta restos de construcciones y de materiales de construcción. Encontramos kits completos de herramientas y armas – no sólo formados por objetos perdidos, tirados a la basura o depositados en un acto de veneración– ya que está todo en un mismo lugar”, explica el profesor Charles French, del departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge.

El profesor French ha destacado también el excelente estado de conservación de este importante yacimiento arqueológico:

“Se debe a la deposición en un entorno inundado, a la exclusión de aire y a la ausencia de alteraciones. La madera y los objetos cayeron en un canal del río donde fueron posteriormente enterrados bajo unos dos metros de turba y limo. La superficial carbonización de la madera y otros materiales también ayudó a preservarlos”, ha añadido el arqueólogo.

Algunas de las numerosas vasijas cerámicas halladas en el yacimiento de Must Farm, Inglaterra. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Algunas de las numerosas vasijas cerámicas halladas en el yacimiento de Must Farm, Inglaterra. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Los textiles, entre los más finos de Europa

La doctora Margarita Gleba, arqueóloga especializada en textiles, describió que se encontró hilo enrollado en palillos de madera y en forma de bolas y ovillos de fibra preparados para su uso. Asimismo, han aparecido tejidos confeccionados con hilos del grosor de un cabello. La especialista espera poder usar la microscopía electrónica para identificar los materiales utilizados.

“Todos los textiles parecen realizados con fibras vegetales. Para obtener las materias primas, la gente de Must Farm utilizaba especies agrícolas cultivadas, como el lino, plantas silvestres como la ortiga, y tal vez, diferentes tipos de árboles. El lino proporcionaba las fibras más finas, empleándose un telar para tejer unas telas que se encuentran entre las más finas de la Edad del Bronce europea”, explica la investigadora.

Uno de los tejidos de la Edad de Bronce recuperados en Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Uno de los tejidos de la Edad de Bronce recuperados en Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

En cambio, las fibras silvestres, que también se utilizaban les permitían fabricar telas más gruesas, elaboradas con una técnica diferente, conocida como trenzado.

Utilizando los recursos de los pantanos

“Una de las cosas que la gente encuentra más fascinante es la forma en que el yacimiento cuestiona los puntos de vista de hace mucho tiempo sobre la vida en los pantanos durante la Edad de Bronce, cuando las comunidades utilizaban los recursos del medio acuático, pero vivían en tierra firme. Los hallazgos de Must Farm ponen de manifiesto que algunas comunidades estaban viviendo en el corazón de los pantanos – y que estas gentes continuaban conectadas de manera activa con los demás - lo que los unía al resto de Gran Bretaña y del Mar del Norte”, ha explicado por su parte la investigadora Selina Davenport, miembro de la Unidad de Arqueología de Cambridge.

Panorámica de parte del yacimiento arqueológico inglés de Must Farm, bautizado por los investigadores como “La Pompeya de los Pantanos”. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Panorámica de parte del yacimiento arqueológico inglés de Must Farm, bautizado por los investigadores como “La Pompeya de los Pantanos”. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

“Casas llenas” y dieta

Por su parte, David Gibson, director de la Unidad de Arqueología de Cambridge, ha destacado que la gran cantidad de hallazgos realizados en cada casa induce a pensar que experimentaban el mismo estilo de “casa llena”, que el hombre del siglo XXI:

“Había muebles, objetos, adornos, ropa, elementos de la dieta. Se trata de una cuestión mucho más antigua de lo que jamás habría imaginado”, ha comentado al respecto el investigador.

En cuanto a la dieta que llevaban, según los restos óseos encontrados, la población del pantano se alimentaba sobre todo a base de jabalí, ciervo rojo, peces de agua dulce –como el lucio europeo– corderos y terneros.

Hoz de la Edad del Bronce recuperada por los arqueólogos en el antiguo poblado de Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Hoz de la Edad del Bronce recuperada por los arqueólogos en el antiguo poblado de Must Farm. (Fotografía: La Gran Época/Must Farm)

Sin embargo, los investigadores han añadido que “también las plantas y cereales eran una parte importante de la dieta de la Edad del Bronce”. De hecho se han hallado restos carbonizados de alimentos como crema de avena, granos de farro y cebada “conservados con asombroso detalle y a veces aún dentro de los cuencos en que se sirvieron”.

Las viviendas

Por último, hay que indicar que las viviendas eran muy similares entre sí y que se hallaban estrechamente unidas. En ellas se ha encontrado, incluso, una parte reservada para la conservación de la carne y otra para cocinar.

Las viviendas de Must Farm eran muy similares entre sí y se hallaban estrechamente unidas. (Fotografía: La Gran Época/ Universidad de Cambridge/Captura de vídeo)

Las viviendas de Must Farm eran muy similares entre sí y se hallaban estrechamente unidas. (Fotografía: La Gran Época/ Universidad de Cambridge/Captura de vídeo)

“Fueron construidas sobre pilotes, por encima de un pequeño río. Los techos cónicos estaban construidos con largas vigas de madera cubiertas de césped, arcilla y paja. Los pisos y las paredes estaban realizados con mimbre  y se mantenían firmemente por medio de marcos de madera”, han señalado por último los científicos encargados de este apasionante proyecto arqueológico.

Las investigaciones aún no han concluido en Must Farm, y seguramente revelarán muchos otros secretos de la vida cotidiana de hace 3.000 años en el norte de Europa. Una vida que quedó inmortalizada en la Pompeya del Pantano.

Imagen de portada: Fotografía del yacimiento arqueológico de Must Farm, Inglaterra. (La Gran Época/Must Farm)

Autor: Anastasia GubinLa Gran Época

Este artículo fue publicado originalmente en La Gran Época y ha sido publicado de nuevo en www.ancient-origins.es con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article