Portada-Vista aérea del Castillo de Montségur. (MDanis/CC BY-SA 3.0)

La fortaleza de Montségur y la última resistencia de los Cátaros

(Leer articulo en una sola página)

El castillo de Montségur  situado en la comuna francesa homónima, en el departamento de Ariège, es la fortaleza cátara más representativa debido, en parte, a su trágico final, que dio pie a toda una serie de leyendas. Tanto es así que, según narra una de esas ancestrales leyendas, Montségur fue creado por los colosales hijos de Gerión, el monstruoso gigante mitológico griego, arrojando grandes piedras de un monte a otro y haciendo que el viento las tallase hasta conformar la construcción del castillo. Cierto es que no es de extrañar la existencia de dicha historia puesto que esta increíble fortaleza fue construida sobre el gran peñasco final del imponente monte Pog, a 1200 metros de altura sobre el nivel de mar.

Orígenes históricos

Los orígenes del Castillo de Montségur, son bastante confusos e inciertos. Según investigaciones llevadas a cabo por el historiador del siglo XX Fernand Niel , pudo haberse construido a finales del siglo XII y principios del siglo XIII, sobre los restos de un templo maniqueo, por orden de Ramón de Perella , señor de Perella y co-señor de Montségur. Ramón de Perella habría confiado su construcción a los diáconos Ramón Mercer de Mirepoix y Ramón Blasco en el año 1204.

Justo en ese mismo año, en 1204, un importante personaje,  Gilabert de Castres , itinerante de otros lugares cátaros, se establece en Montségur, al constituir ya un enclave importante para el catarismo.

Esta increíble fortaleza fue construida sobre el gran peñasco final del imponente monte Pog, a 1200 metros de altura sobre el nivel de mar. (Lamecast/ CC BY-SA 3.0)

Esta increíble fortaleza fue construida sobre el gran peñasco final del imponente monte Pog, a 1200 metros de altura sobre el nivel de mar. (Lamecast/ CC BY-SA 3.0 )

Los Cátaros y su herejía

La palabra “ cátaros” proviene del griego, y su significado etimológico es “ los puros ”. Los cátaros eran los seguidores del catarismo: un movimiento religioso nacido de antiguas creencias paganas orientales. Su principal doctrina contenía dos principios fundamentales y contrapuestos: el Bien y el Mal . El Bien representaba la parte espiritual del hombre mientras que el Mal estaba representado por el  diablo en todo lo material, que se consideraba impuro. Durante la Edad Media el catarismo se fue diversificando en distintas modalidades que ya se tachaban de heréticas desde los inicios del cristianismo, arraigando en varios países europeos, pero con mayor fuerza en el sur de Francia.

Los cátaros consideraban a la Iglesia de Roma, desorientada y perdida. Pensaban que se había desprendido de su primitiva esencia, su sencillez, pobreza y humanismo. Afirmaban que Roma se había convertido en una religión prepotente e intransigente cuyos fieles vivían en continuo temor al castigo divino y se hallaban obligados, bajo pena de excomunión, a la obediencia ciega a sus inamovibles dogmas.

La llamada " herejía cátara " o “ albigense” se centraba en esa doctrina cristiana dualista, en que la deidad era representada mediante dos realidades separadas: el Dios bueno, el Ser Supremo Espiritual Trascendental e Indefinible y el Príncipe del mundo material o Satán. Según dicha concepción, todo lo que existiese en el mundo sería obra de Satán o dios del mal, y por tanto, el Dios bueno no tendría responsabilidad alguna sobre los actos malignos cometidos en el mundo físico.

Los cátaros no veían a Jesús como la encarnación de Dios, sino como un ente espiritual. Cristo Pantocrátor perteneciente a mosaico de Santa Sofía de Estambul, Turquía. (Siglo XIII) (Public Domain)

Los cátaros no veían a Jesús como la encarnación de Dios, sino como un ente espiritual. Cristo Pantocrátor perteneciente a mosaico de Santa Sofía de Estambul, Turquía. (Siglo XIII) ( Public Domain )

Por tanto, los cátaros no verían a la figura de Jesús como al Dios hecho hombre que propugna la Iglesia de Roma, sino como a una criatura de Dios que, lejos de encarnarse físicamente, se presentaría como un ente espiritual. Motivo por el cual Jesús, según el catarismo, no llegó jamás a padecer ni a ser crucificado. Por lo tanto, los cátaros veían en la figura de Jesús únicamente al Cristo Celeste , es decir, una entidad espiritual cuyas enseñanzas serían el camino que ayudaría al hombre a apartarse del apego hacia lo mundano, consiguiendo así la liberación de su espíritu.

El Castillo de Montségur y los Cátaros

Montségur fue un castillo sumamente especial. Entre algunas de sus muchas peculiaridades destaca la inexistencia de almenas, lo que indica que fue una plaza militar edificada, básicamente, para acoger y congregar a los cátaros.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article