portada: Primer plano de una de las cabezas que decoran los muros internos del templete semisubterráneo del centro urbano de Tiahuanaco (Flickr)

La misteriosa Tiahuanaco: ¿una ciudad construida por gigantes? – Parte I

(Leer articulo en una sola página)

Tiahuanaco es, sin duda alguna, uno de los conjuntos arqueológicos más enigmáticos de la América preincaica. Situado en pleno altiplano boliviano, se halla muy próximo a las profundas aguas del Lago Titicaca , el lago navegable a mayor altura del mundo. Existen muchas contradicciones con respecto a sus orígenes. La tesis mejor aceptada nos dice que Tiahuanaco no fue más que una pequeña aldea que creció a orillas del Lago Titicaca. Sin embargo, si eso fue así, ¿cómo es posible que las ruinas recuperadas hasta ahora se hallen esparcidas ocupando áreas kilométricas?

Pero si los orígenes de esta civilización son misteriosos, también lo es su final: desaparecieron sin dejar rastro. Es decir, su desaparición aparentemente se produjo de forma brusca entre los años 1000 y 1200 de nuestra era, sin que existan motivos concretos para ello. Es como si, simplemente, abandonasen sus ciudades y se fuesen. ¿A dónde? No lo sabemos. De hecho, incluso dejaron inconclusos algunos edificios que se encontraban en pleno proceso constructivo. Es más, ni siquiera el nombre de Tihahuanaco es el nombre original, ni de la ciudad ni de la cultura, puesto que de ese modo es como los bautizaron los incas, que llegaron después.

La famosa “Puerta del Sol” de Tiahuanaco (Flickr)

La famosa “Puerta del Sol” de Tiahuanaco ( Flickr)

TIAHUANACO, CULTURA MADRE DE AMÉRICA

La Cultura Tiahuanaco está considerada por algunos especialistas como la cultura más antigua de la América preincaica, por lo que también se la denomina como la cultura madre del continente americano. Para otros fue la capital de un antiguo imperio megalítico o de un gran imperio que se expandió por todos  los Andes Centrales . En todo caso, también fue la cultura más longeva puesto que según los indicios descubiertos hasta el momento, sus orígenes se remontan hasta, posiblemente, el año 2000 AC. Aunque, precisamente, las fechas de nacimiento de esta cultura son uno de los mayores misterios que entraña. Durante su mayor apogeo abarcó un territorio que se extendía por áreas pertenecientes a los actuales Bolivia, Perú y Chile. Tiahuanaco, capital del reino y centro religioso principal, llegó a superar los 5 kilómetros cuadrados de extensión con una población estimada de unos 40.000 habitantes.

Tiahuanaco, según los arqueólogos, estaba constituido como una teocracia, es decir, dirigida por una élite sacerdotal. A partir de los siglos I y II comenzó a crecer y entre los siglos II y VIII se expande mucho más gracias, precisamente, a la fuerza de su religión. Pero su mayor desarrollo llegará a partir del siglo VIII, cuando su dominio del bronce les dota de una notable superioridad militar sobre el resto de culturas vecinas. Hacia nuestro año 1000 habría alcanzado su máximo apogeo, dominando un territorio de más de 500.000 km cuadrados y disfrutando de una capital donde algunos arqueólogos aseguran que pudieron vivir más de 100.000 personas.

Escaleras de acceso a una de las ruinas de Tiahuanaco (Flickr)

Escaleras de acceso a una de las ruinas de Tiahuanaco ( Flickr)

CIUDAD DE MÍTICOS GIGANTES

Su economía se basaba en la típica agricultura de los valles andinos y en la ganadería de llamas y alpacas. El maíz a nivel alimentario y las hojas de coca, imprescindibles para soportar la altura y la consecuente escasez de oxígeno, eran elementos básicos en su vida diaria. La hoja de coca, junto con otras sustancias, también era utilizada en sus rituales religiosos. Su dios principal era llamado “ el Señor de los báculos ” y según parece era aún más antiguo que la propia cultura tiahuanacota. Su mejor representación aparece sobre la Puerta del Sol y se le ofrecían sacrificios de todo tipo: desde animales hasta humanos, adultos o niños.

La ciudad, tal y como pueden comprobar sus actuales visitantes, poseía una compleja planificación urbanística y disfrutaba de una red de “alcantarillado” a base de canales que la recorrían por entero para evacuar las aguas procedentes de la lluvia, así como las residuales de las viviendas. Pero lo que más llama la atención son los grandes bloques de andesita, una piedra volcánica muy abundante en los Andes, de los que recibe su nombre.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article