Portada-Fotografía de Portada: Detalle de una reproducción de uno de los murales del complejo Tepantitla de Teotihuacán, en el que se puede observar a un jugador de Pelota. (Wikimedia Commons)

Ulama, el Juego de Pelota Mesoamericano: Deporte Mortal de la Antigua América

(Leer articulo en una sola página)

El juego de pelota Mesoamericano es el deporte de equipo conocido más antiguo del mundo. Lo practicaban las antiguas culturas precolombinas de Centroamérica y ya se jugaba desde casi un milenio antes del establecimiento de los primeros Juegos Olímpicos griegos. Con un ritmo rápido, el juego, a menudo brutal, estaba relacionado con rituales religiosos en los que, en muchas ocasiones, los jugadores perdían sus vidas, estando los sacrificios humanos presentes de forma regular.

Desde la antigüedad y hasta la conquista española en el siglo XVI, el deporte no fue un simple juego, sino que fue parte esencial de la cultura Mesoamericana integrada por los Olmecas, los Mayas y los Aztecas.

Los Mayas lo conocían como "Pok Ta Pok”, mientras que para los aztecas era el "Tlachtli". Hoy lo llaman "Ulama". El juego de pelota Mesoamericano era un juego en el que la acción alcanzaba niveles inimaginables de violencia. Las heridas serias eran comunes ya que los jugadores se lanzaban a canchas de piedra con la finalidad de mantener una pelota en juego y a menudo acababan amoratados y ensangrentados. Cuando una pesada pelota aérea, a gran velocidad, golpea a un jugador, puede causar hemorragias internas en las zonas del cuerpo desprotegidas llegando, incluso, a provocar la muerte.

Disco con jugador de pelota de Chinkultic, Chiapas (Wikimedia Commons)

Disco de piedra con jugador de pelota, Chinkultic, Chiapas ( Wikimedia Commons )

Aunque en la actualidad se sabe que su juego se extendió hasta Paraguay por el sur y hasta Arizona por el norte, la cancha de Juego de Pelota más antigua hasta el día de hoy es la de Paso de la Amada en México, que ha sido datada gracias al radiocarbono en unos 3.600 años de antigüedad. Fecha que la coloca, históricamente, entre las culturas Mokaya y  Olmeca y sólo unos cientos de años después de que los ancestrales recolectores-cazadores se hubiesen adaptado al sedentarismo formando comunidades residenciales estables.

Aproximadamente 1.300 canchas de Juego de Pelota Mesoamericanas han sido descubiertas y casi todas las principales ciudades Mesoamericanas de la antigüedad disponían, al menos, de una. En la clásica ciudad maya de Chichén Itzá se encontraba la más grande: la Gran Cancha de Juego de Pelota, que medía 96,5 metros de largo (545 pies) y 30 metros de ancho (225 pies). Sin embargo, la Cancha Ceremonial de Tikal (actualmente en la moderna Guatemala) tiene 16x5 metros siendo más pequeña que una pista de tenis. Las canchas olmecas eran del tamaño de un campo de fútbol moderno y, vistas desde el aire, se parecían a una "I" mayúscula con dos zonas perpendiculares en sus extremos, superior e inferior. Estaban delimitadas con bloques de piedra y se jugaba en un espacio rectangular con paredes inclinadas. Estas paredes a menudo estaban revestidas y pintadas de vivos colores. Serpientes, jaguares y rapaces eran representados junto a imágenes de sacrificios humanos que sugerían vínculos con la divinidad.

Cancha de Juego de Pelota de Chichén Itzá (Wikimedia Commons)

Cancha de Juego de Pelota de Chichén Itzá ( Wikimedia Commons )

Las reglas exactas del juego nos son desconocidas ya que las pruebas disponibles se han recogido de las interpretaciones extraídas de las esculturas, el arte, las canchas de Juego de Pelota y los glifos. Algunas interpretaciones sugieren que el juego se extendía a lo largo de toda la cancha y que la pelota se pasaba a gran velocidad. Los equipos parece ser que variaban en tamaño pudiendo formarlos desde dos hasta seis jugadores y el objeto del juego era  golpear una pelota sólida de goma de modo que cruzara una línea. A cada lado de la cancha de juego se alzaban dos largas paredes paralelas contra las que se lanzaba y rebotaba la pelota de goma de cada equipo. Esto es, algo similar al balonvolea excepto por el hecho de que los jugadores tenían que usar sus caderas para devolver la pelota sin red alguna (tenía que cruzar una línea).La pelota siempre debía estar en movimiento, sin tocar el suelo y en algunas versiones del juego no podía ser golpeada con manos ni pies. Más tarde, los mayas añadieron dos aros de piedra o anillos en el centro de las canchas. Cuando un jugador hacer pasar una pelota a través de uno de los anillos, por lo general terminaba el juego. También se anotaban puntos cuando los jugadores contrarios fallaban lanzamientos en los aros verticales colocados en el punto medio de las paredes laterales, cuando eran incapaces de devolver la pelota al equipo contrario antes de que rebotase, o cuando permitían que la pelota saliera fuera de los límites de la cancha. Ganaba el equipo con mayor número de puntos.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article