Portada-huesos-Brazo-Holebrok-Mano-Amputada-siglo-XIV-ataque-multitud.jpg

Restos óseos mutilados podrían pertenecer a Richard de Holebrok, atacado por una multitud en el siglo XIV

En febrero de 1327, 84 furiosos asaltantes atacaron a Richard de Holebrok de Tattingstone, le ataron a un árbol y le cortaron la mano derecha. Holebrok se quejó a las autoridades inglesas, pero lo que hizo para provocar dicho ataque, si realmente hizo algo, lo desconocemos. Pudo ser una sangrienta disputa entre miembros de la nobleza local, de la que la famillia Holebrok formaba parte. 

Un investigador ha identificado lo que cree ser el cuerpo de Holebrok, exhumado de un cementerio medieval. La mano derecha se ha perdido y un examen científico reveló que el brazo cercenado sanó, y que su dueño lo usó normalmente hasta su muerte.

El caso de Holebrok está documentado en los Patent Rolls , un registro escrito de cuestiones legales concernientes a ciudadanos ingleses desde los tiempos del rey Juan I, en 1201.

Una transcripción impresa de este registro de título “ Calendar of the Patent Rolls ” ha sido digitalizada y se encuentra disponible online; el capítulo específico que se refiere alcaso de Holebrok está disponible en formato PDF en Google Books . Según dice la introducción “sería raro encontrar a algún individuo que haya tenido relación con la historia o el gobierno de este país, o con los más distinguidos personajes de los siglos XIII XIV o XV, que no aparezca reflejado en los Patent Rolls .”

Los Patent Rolls registraron numerosos indultos, concesiones, citaciones y nombramientos de caballeros, salvoconductos, pensiones, elecciones de clérigos, cartas de protección, licencias y otros asuntos, tanto ordenados por el rey como por el gobierno. Algunos de los indultos se refieren a casos serios, como muertes o la ocupación de castillos contra la voluntad del rey.

A principios de los 80, los investigadores realizaron excavaciones en el monasterio de Blackfriar y su cementerio en Ipswich y exhumaron 250 cadáveres. Uno de ellos había pertenecido a a un hombre de entre 30 y 40 años en el momento de su muerte, con un brazo derecho sano cuya mano había sido amputada. No lejos del monasterio se encuentra la mansión familiar  de los Holebrok en Tattingstone. Los Holebrok formaban parte de la nobleza local, y las excavaciones en el monasterio revelaron el escudo de armas de los Holebrok en las losas del suelo.

Restos-Monasterio-Blackfriar-Ipswich.jpg

Los restos del monasterio de Blackfriar en Ipswich (Foto de Stuart Shepherd/Wikimedia Commons)

El bioarqueólogo Simon Mays, en un artículo de la International Journal of Paleopathology (Revista Internacional de Paleopatología), escribe que cree que el cadáver descubierto es el de Holebrok. La prueba de que los restos puedan pertenecer a Holebrok parece circunstancial, pero Mays escribe que amputaciones cicatrizadas y sanas “son vistas rara vez en cementerios Medievales, solo tenemos un puñado de ejemplos de entre más de 50.000 enterramientos excavados en yacimientos Medievales de Inglaterra.”

Había tres razones habituales para las amputaciones en la Inglaterra medieval: como cirugía por enfermedad o lesiones graves, como castigo aplicado por un tribunal o por heridas malintencionadas infligidas por algún objeto afilado, según afirma el artículo en Forbes.com

Amputacion-Quirurgica-siglo-XVII.jpg

Ilustración del siglo XVII de una amputación quirúrgica ( Wikimedia Commons )

Mays descartó la cirugía en el cadáver en cuestión ya que el cementerio del monasterio de Ipswich no estaba asociado con ningún hospital. Mays escribe que la amputación como castigo en la Inglaterra Medieval era muy rara y se aplicaba solo a aquellos que interferían en asuntos de la corte real.

En los casos de miembros amputados, Mays no puede estar seguro de cómo se produjo esta amputación. Ha encontrado documentos históricos que hablan de un cuchillo que se clava en el miembro utilizando un mazo, y de la posterior cauterización de vasos sanguíneos con un hierro al rojo. “En los días anteriores a la anestesia esto tuvo que ser sin lugar a dudas un castigo muy doloroso,” leemos en el artículo de Forbes. “En Inglaterra, escribe Mays, los hombres llevaban armas consigo de forma rutinaria: las clases más bajas, cuchillos, los nobles, espadas. Considerando los nombres mencionados en los Patent Rolls como partes en litigio en el caso del ataque conta Holebrok, Mays especula con la idea de que 'sea el resultado de una contienda sangrienta entre miembros de la nobleza y sus seguidores; este tipo de enfrentamientos asolaban la Inglaterra Medieval.”

La mano amputada no era la única lesión que había sufrido el individuo exhumado. Presentaba fracturas que sanaron en la cavidad del hombro y el hueso del brazo, otra factura en el costado derecho, cortes cerca de su hombro y una de las costillas izquierdas fracturadas. Mays especula con que estas lesiones, excepto posiblemente la costilla fracturada, se produjeran durante el ataque multitudinario contra Holebrok, ya que todas habían sanado razonablemente bien.

La localización de las lesiones en la parte superior del cuerpo y los hombros sugieren un ataque en el que se infligieron traumatismos contundentes a la víctima desde arriba y desde atrás, escribe Mays. La costilla probablemente se fracturó a causa de un golpe en la espalda, pero Mays no está seguro de si esta lesión se produjo durante el ataque.

Imagen de portada: Brazo de un cadáver del cementerio del monasterio de Ipswich, que presenta una amputación posiblemente pertenezca a Richard de Holebrok. (Foto: Simon Mays)

Autor: Mark Miller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article