All  
Portada - Interior de una de las cuevas de la isla de Mona. Fotografía: Universidad de Leicester

Nuevas pruebas de los primeros encuentros del Nuevo Mundo entre indígenas y religiosos europeos

Un reciente trabajo de campo realizado por en equipo de arqueólogos anglo-puertorriqueño ha descubierto en una isla caribeña nuevas evidencias de los primeros contactos religiosos entre europeos y nativos americanos.

Esta amplia colección de antiguas inscripciones y comentarios coloniales, escritos por individuos identificados por su nombre en el interior de un sistema de cuevas de iconografía espiritual indígena preexistente, aporta nuevos y dramáticos datos acerca del tono y el contexto personal de esta trascendental etapa del encuentro entre ambas culturas.

En un artículo publicado en Antiquity, los investigadores han revelado nuevos datos relacionados con la formación de las emergentes identidades culturales del Caribe que ponen en tela de juicio los documentos históricos que nos hablan de la extinción de los indígenas.

La isla de Mona, situada en una crucial ruta Atlántica entre Europa y América, estaba en el corazón de los proyectos coloniales españoles del siglo XVI, y su existencia aparece registrada por Cristóbal Colón ya en su segundo viaje realizado en el año 1494.

Cueva de la isla de Mona. Fotografía: Universidad de Leicester

Cueva de la isla de Mona. Fotografía: Universidad de Leicester

Las comunidades indígenas de la isla se encontraron expuestas a las primeras oleadas de contacto con los europeos en un período crítico de transformaciones en el que se forjaban nuevas identidades.

El equipo de investigadores, encabezado por el Dr. Jago Cooper del Museo Británico y la Dra. Alice Samson de la Universidad de Leicester, lleva ya tiempo estudiando la isla, que constituye uno de los emplazamientos con más cavernas del mundo por kilómetro cuadrado.

El equipo, que acaba de poner fin a su temporada de trabajos para el presente año 2016, incluye estudiantes de Puerto Rico y el Reino Unido que están realizando diversas tesis sobre Ciencias del Clima, Arqueología e Historia.

Desde el año 2013, la exploración e investigación de unos 70 complejos de cuevas —parte de un estudio interdisciplinario relacionado con la actividad humana en el pasado de la isla de Mona— han revelado que las cuevas de Mona incluyen la mayor diversidad de iconografía indígena que ha llegado hasta nosotros de todo el Caribe, con miles de dibujos hallados y registrados en profundas cámaras alejadas de la entrada de las cuevas.

En la impresionante cueva de la que trata el presente artículo, se hallaron más de 30 inscripciones históricas que incluyen nombres de individuos, frases en latín y español, y fechas y símbolos cristianos presentes en el interior de una serie de cámaras interconectadas, todo ello precisamente en la misma zona en la que se encuentra también la iconografía indígena.  

Ejemplos del arte rupestre descubierto recientemente en la isla de Mona. Fotografías: Universidad de Leicester

Ejemplos del arte rupestre descubierto recientemente en la isla de Mona. Fotografías: Universidad de Leicester

Ejemplos del arte rupestre descubierto recientemente en la isla de Mona. Fotografías: Universidad de Leicester

Ejemplos del arte rupestre descubierto recientemente en la isla de Mona. Fotografías: Universidad de Leicester

Esta prueba de contactos relacionados con la espiritualidad nos aporta una singular y personal visión de la dinámica religiosa intercultural en la América de los primeros años posteriores al descubrimiento.

La Dra. Alice Samson, de la Escuela de Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Leicester, ha declarado al respecto que: “El creciente uso de enfoques interdisciplinares y análisis arqueométricos nos ha proporcionado nuevos datos sobre los procesos coloniales, con más matices que la mera opresión, dominación, y en el caso del Caribe, extinción de los indígenas.”

El descubrimiento no solo aporta un contrapunto a las historias oficiales de las metrópolis, sino que también permite seguir el rastro a los primeros e incipientes contactos religiosos y a la transformación de las identidades culturales de América.

El Dr. Jago Cooper, del Museo Británico, añade que: “Esta investigación revela una nueva perspectiva en relación con el encuentro personal entre las poblaciones indígenas y las primeras generaciones de europeos que llegaron a América. Se trata de un yacimiento único que nos ayudará a comprender el origen de la identidad cultural de América, el comienzo de un proceso que ha continuado hasta nuestros días.”

Imagen de portada: Interior de una de las cuevas de la isla de Mona. Fotografía: Universidad de Leicester

Fuente: el presente artículo ha sido elaborado a partir de material aportado por la Universidad de Leicester. Este material puede ser modificado por razones de contenido o longitud.

Siguiente Artículo