All  
Portada-Algunos de los hallazgos presentados en el Museo Jan Dekerta de Lubusz, Gorzów Wielkopolski. Fotografía: PAP/ Lech Muszyński

Familia descubre impresionante colección de curiosas piezas de la Edad del Bronce en Polonia

En la provincia polaca de Lubusz se ha descubierto recientemente una impresionante colección de curiosos antiguos objetos de bronce. Las piezas halladas se han atribuido a la cultura Lusaciana, una de las más influyentes de la región en la Edad del Bronce.

El descubrimiento ha sido realizado por una familia que estaba dando un paseo. Esta familia informó de su hallazgo al Conservador Regional de Monumentos de Lubusz y los objetos fueron trasladados a la oficina de este organismo, en la que las piezas fueron examinadas por arqueólogos. Los especialistas también acudieron al lugar del hallazgo para investigarlo. Según el director de la sección de Gorzów de la Oficina Regional para la Protección de Monumentos, Błażej Skaziński, este conjunto de elementos podría pertenecer a la cultura lusaciana.

Dos de los objetos de la Edad del Bronce hallados en Lubusz. (PAP)

Dos de los objetos de la Edad del Bronce hallados en Lubusz. (PAP)

Los diversos hallazgos han sido datados entre los períodos 4º y 5º de la Edad del Bronce, lo que significa que procederían de un intervalo comprendido entre los años 1100 a. C. y 700 a. C. El tesoro consta de varios elementos, entre los que podemos citar 5 vasijas de bronce, 6 ruedas y otras 6 piezas de un carro votivo, así como 24 botones. Además, los arqueólogos descubrieron también fragmentos de cerámica procedentes de la vasija en la que se había guardado esta colección de objetos. Los investigadores creen que estos elementos están vinculados a creencias religiosas y rituales de la comunidad que los fabricó.  

En declaraciones de Skaziński a PAP: “La presencia de piezas de un carro votivo determina la magnitud de la importancia del descubrimiento. Este tipo de monumentos son muy escasos. Los objetos fueron escondidos probablemente en una situación de emergencia y el depósito no fue recuperado hasta nuestros días. Estos objetos no están vinculados a ningún enterramiento.”

Ejemplo de carro votivo lusaciano (CC BY 3.0)

Ejemplo de carro votivo lusaciano (CC BY 3.0)

Las leyes polacas estipulan que los hallazgos arqueológicos son patrimonio del Estado. Por lo tanto, la familia que los descubrió no tendrá derecho alguno sobre estos objetos. La colección ha sido depositada en el museo de Gorzów, donde en breve será sometida a tareas específicas de investigación y conservación.

Parte de la impresionante colección de objetos de bronce descubierta en Lubusz. (Polonia). (Błażej Skaziński / Teresa Witkowska)

Parte de la impresionante colección de objetos de bronce descubierta en Lubusz. (Polonia). (Błażej Skaziński / Teresa Witkowska)

La cultura Lusaciana se desarrolló durante las Edades del Bronce y del Hierro, entre los años 1300 a. C. y 500 a. C. aproximadamente. Se han descubierto asentamientos de esta cultura en prácticamente toda Polonia y en algunas zonas de la República Checa, Eslovaquia, Alemania y Ucrania. Se sabe asimismo que los integrantes de esta cultura mantuvieron un contacto estrecho con otras culturas nórdicas de la Edad del Bronce. Por ejemplo, se pueden observar influencias de las culturas de Hallstatt y La Tène en el estilo de sus armas y en la decoración de elementos como prendedores y fíbulas.

El descubrimiento de estos objetos de bronce es también una prueba de que hace miles de años el territorio de lo que hoy es Polonia estaba habitado por comunidades con refinadas culturas y creencias, y que además demostraban una gran destreza en la artesanía. La cultura lusaciana es especialmente conocida por sus bellos trabajos en metal, habitualmente realizados en bronce y oro. Por lo general incineraban a sus muertos, por lo que es raro descubrir restos humanos pertenecientes a esta cultura.

Este adorno para los hombros de la cultura lusaciana forma parte del Tesoro de Krobów, Polonia. (CC BY SA 3.0)

Este adorno para los hombros de la cultura lusaciana forma parte del Tesoro de Krobów, Polonia. (CC BY SA 3.0)

La economía de los lusacianos estaba basada en la agricultura. Empleaban el arado y cultivaban trigo, cebada, centeno, avena, guisantes, hablas, lentejas, manzanas, peras, ciruelas y camelina (Camelina sativa). También se han encontrado en sus asentamientos restos de animales, como cabras, ovejas, caballos y perros. Las urnas de la Edad del Hierro pertenecientes a esta cultura descubiertas en Silesia contienen imágenes en la que aparecen jinetes montando a caballo. Los lusacianos cazaban jabalíes, corzos, liebres, alces, zorros y lobos. El descubrimiento de numerosos huesos de ranas en Biskupin sugiere asimismo que también se alimentaban de la carne de este animal.    

Uno de los asentamientos mejor conocidos de la cultura lusaciana es del de Biskupin, situado en el Voivodato de Kuyavia y Pomerania. Su yacimiento ha sido datado a principios de la Edad del Hierro, entre el 800 a. C. y el 650 a. C. A día de hoy es un museo arqueológico al aire libre que ofrece la posibilidad de explorar cómo vivían las gentes de esta cultura en el pasado. En un principio los arqueólogos consideraron la posibilidad de que se tratara de un asentamiento eslavo, pero finalmente demostraron que había pertenecido a la cultura lusaciana. Tras un largo período de excavaciones, este asentamiento fue reconstruido. Se encuentra unos 90 kilómetros al nordeste de  Poznań, y está gestionado por el Museo Nacional de Arqueología de Varsovia.

Existe una gran controversia en relación con los lusacianos y su conexión con otras culturas, así como respecto a sus prácticas religiosas. Por ejemplo, el descubrimiento de restos humanos en Lossow, Brandemburgo (Alemania), sugiere la práctica de sacrificios humanos y rituales asociados al canibalismo.

Imagen de portada: Algunos de los hallazgos presentados en el Museo Jan Dekerta de Lubusz, Gorzów Wielkopolski. Fotografía: PAP/ Lech Muszyński

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo