All  
Portada-Estas huellas dactilares han sido descubiertas por los investigadores del Museo Fitzwilliam de Cambridge sobre la superficie interior de la tapa de un ataúd que perteneció al sacerdote Nespawershefyt, datada aproximadamente en el 1000 a. C. Fotografía: Museo Fitzwilliam, Cambridge.

Descubiertas huellas dactilares de hace 3.000 años en la tapa de un ataúd del antiguo Egipto

Se ha descubierto recientemente un conjunto de antiguas huellas dactilares sobre la superficie interior de la tapa de un ataúd datado en torno al 1000 a. C.  y que perteneció a un sacerdote egipcio. Este hallazgo revive nuestro antiguo pasado y nos acerca un poco más a los artesanos que grabaron y pintaron este valioso sarcófago hace miles de años.

La BBC informa de que las huellas han sido identificadas por investigadores del Museo Fitzwilliam de Cambridge, Inglaterra, con anterioridad al inicio de una nueva exposición titulada “Death on the Nile”  (‘Muerte en el Nilo’) en la que se muestra cómo cambió el diseño de los ataúdes egipcios a lo largo de 4.000 años.

Se cree que estas antiguas huellas dactilares pertenecieron al artesano que fabricó el ataúd, y que habría manipulado su tapa antes de que la capa de barniz se secara, lo que tuvo como resultado que sus huellas dactilares se conservaran hasta nuestros días.

Según uno de los portavoces del museo, las huellas son “uno de los muchos pequeños detalles que nos acercan más a estos antiguos artesanos.”

Huellas dactilares halladas en la superficie interior de la tapa de un ataúd egipcio de hace 3.000 años. Fotografía: Museo Fitzwilliam, Cambridge.

Huellas dactilares halladas en la superficie interior de la tapa de un ataúd egipcio de hace 3.000 años. Fotografía: Museo Fitzwilliam, Cambridge.

Desvelando antiguas huellas dactilares

El estudio de antiguas huellas dactilares es conocido como “paleodermatoglifia”, y permite a los arqueólogos desentrañar nuestro pasado ancestral y aprender más acerca de los seres humanos que habitaban el planeta siglos atrás.

Según Forensic Outreach, (‘Divulgación forense’) “una antigua huella dactilar es una fotografía histórica de nuestro pasado ancestral. Permite a los arqueólogos estudiar quiénes estuvieron en contacto con el material. No solo la persona que creó la pieza, sino multitud de otros individuos involucrados en su manufactura. El tipo de material aporta gran cantidad de información. Las huellas descubiertas sobre un objeto cerámico, anillo funerario de bronce o documento histórico, proporcionan pistas concretas acerca de la vida de cada individuo. ¿Se trataba de un artesano o formaba parte de la élite más culta? […] Hay antiguas huellas dactilares en todas partes, y pueden ayudar a desvelar información sobre nuestros ancestros que de otro modo seguiría siendo un misterio.”

Las huellas dactilares más antiguas del mundo

Las huellas dactilares del antiguo Egipto recién descubiertas, aunque poco comunes, no son un caso único. Se han hallado huellas dactilares y de la palma de la mano plasmadas sobre la superficie de objetos de todo el mundo que se remontan a hace decenas de miles de años. 

Uno de los conjuntos de huellas dactilares y de la palma de la mano más antiguos hallados en Egipto están datados en el 1300 a. C. y pertenecieron a un panadero del antiguo Egipto. Las huellas se encontraron sobre una barra de pan muy bien conservada que había sido depositada como ofrenda para el más allá en una tumba de Tebas. El clima seco y árido posibilitó que esta materia orgánica se conservara de forma impecable, junto con las huellas del panadero que trabajó la masa cuando aún estaba blanda.

Pan del antiguo Egipto que aún conserva las huellas dactilares del panadero que lo amasó (abroad in the yard)

Pan del antiguo Egipto que aún conserva las huellas dactilares del panadero que lo amasó (abroad in the yard)

Entre otros hallazgos similares, se encontraron huellas dactilares de hace 5.000 años en fragmentos de piezas cerámicas de un asentamiento de la Edad de Piedra de Siretop, Suecia; huellas dactilares de 10.000 años de antigüedad halladas en objetos de arcilla del yacimiento neolítico turco de Boncuklu Höyük; y huellas dactilares de un niño de hace 26.000 años descubiertas en la República Checa sobre una estatuilla cerámica conocida como la Venus de Dolní Věstonice.

Cabe destacar que los arqueólogos también han identificado huellas dactilares pre-humanas pertenecientes a un fabricante de armas neandertal que vivió hace unos 80.000 años en lo que hoy es la región alemana de Königsaue. Su huella dactilar fue descubierta sobre una sustancia orgánica utilizada como pegamento y extraída de la corteza de abedul, que habría sido aplicada para unir una pieza de sílex con su mango de madera.

  De izquierda a derecha: Huella de hace 10.000 años hallada sobre un fragmento de arcilla descubierto en Turquía, estatuilla de Venus de la República Checa con las huellas de un niño de hace 26.000 años y huellas Neandertal de hace 80.000 años (abroad in the yard)

De izquierda a derecha: Huella de hace 10.000 años hallada sobre un fragmento de arcilla descubierto en Turquía, estatuilla de Venus de la República Checa con las huellas de un niño de hace 26.000 años y huellas Neandertal de hace 80.000 años (abroad in the yard)

Imagen de portada: Estas huellas dactilares han sido descubiertas por los investigadores del Museo Fitzwilliam de Cambridge sobre la superficie interior de la tapa de un ataúd que perteneció al sacerdote Nespawershefyt, datada aproximadamente en el 1000 a. C. Fotografía: Museo Fitzwilliam, Cambridge.

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo