Portada - Modelo del pie de la Niña de Dikika, una joven Australopithecus afarensis que vivió hace más de 3 millones de años. Se han añadido al modelo los elementos que le faltan al fósil. Fuente: Departamento de Medicina de la Universidad de Chicago/Captura de pantalla de Youtube

La Niña de Dikika ya daba sus primeros pasos en Etiopía 200.000 años antes que Lucy

Hace más de 3 millones años, nuestros antepasados humanos, incluyendo a sus hijos más pequeños, ya se ponían de pie y caminaban erguidos, según un nuevo estudio publicado en Science Advances .

“Por primera vez, tenemos una ventana increíble por la que observar cómo era caminar para un niño de dos años y medio hace más de 3 millones de años,” comentaba el autor principal Jeremy DeSilva, profesor asociado de Antropología en el Dartmouth College, una de las más importantes autoridades en el estudio de los pies de nuestros más remotos antepasados. “Éste es el pie más completo descubierto de un antiguo niño.”

El pie del Australopithecus afarensis conocido como Niña de Dikika es aproximadamente del tamaño de un pulgar humano. Fuente: Zeray Alemseged

El pie del Australopithecus afarensis conocido como Niña de Dikika es aproximadamente del tamaño de un pulgar humano. Fuente: Zeray Alemseged

El diminuto pie, del tamaño de un pulgar humano, forma parte de un esqueleto casi completo de 3,32 millones de años perteneciente a una joven hembra Australopithecus afarensis, descubierto en el año 2002 en la región etíope de Dikika por Alemseged Zeresenay (Zeray), profesor de biología orgánica y anatomía de la Universidad de Chicago y autor principal del estudio. Alemseged es reconocido internacionalmente como uno de los paleontólogos más importantes en el estudio del origen y la evolución de la humanidad.

“Situado en un momento crítico y a punto de ser humano, el Australopithecus afarensis estaba más evolucionado que el Ardipithecus (un bípedo eventual), pero todavía no era un caminante indiscutible como el Homo erectus. El pie de Dikika se suma a la abundancia de conocimientos sobre la naturaleza similar a un mosaico de la evolución esqueletal de los homínidos”, explicaba Alemseged.

Dado que el fósil del pequeño pie es de la misma especie que el famoso fósil de Lucy y fue encontrado en sus proximidades, no resulta sorprendente que la Niña de Dikika fuese apodada erróneamente como el “Bebé de Lucy” por la prensa popular, aunque esta jovencita vivió más de 200.000 años antes que Lucy.

Éste es el pie de una niña Australopithecus afarensis de hace 3,32 millones años descubierto en Dikika, Etiopía, superpuesto sobre la huella de un niño humano. (Jeremy DeSilva)

Éste es el pie de una niña Australopithecus afarensis de hace 3,32 millones años descubierto en Dikika, Etiopía, superpuesto sobre la huella de un niño humano. ( Jeremy DeSilva )

Al estudiar la anatomía del pie fósil, notablemente bien conservada, el equipo de investigación se esforzó por reconstruir cómo sería la vida hace años para esta niña y cómo sobrevivieron nuestros antepasados. Se examinó para qué habría sido utilizado el pie, cómo se desarrolló y lo que nos cuenta sobre la evolución humana. El registro fósil indica que estos antiguos antepasados caminaban bastante bien sobre dos extremidades. “Caminar sobre las dos piernas es un rasgo distintivo del ser humano. Pero caminar mal en un entorno lleno de depredadores es una fórmula para la extinción,” explicaba DeSilva.

Con dos años y medio, la niña de Dikika ya caminaba erguida, pero hay indicios en el pie fósil de que todavía pasaba algún tiempo en los árboles, aferrándose a su madre mientras ella buscaba alimento. Basándonos en la estructura esquelética del pie de la pequeña, concretamente en la base de su dedo gordo, parece probable que los jóvenes Australopithecus afarensis pasaran más tiempo en los árboles que los adultos. “Si hubiese vivido en África hace 3 millones de años sin fuego, sin estructuras, y sin ningún medio de defensa, más le hubiese valido ser capaz de encaramarse a un árbol cuando se ponía el sol,” apuntaba DeSilva. Por su parte, Alemseged observaba que “Estos resultados son fundamentales para la comprensión de la adaptación dietética y ecológica de estas especies, y son coherentes con nuestras investigaciones anteriores de otras partes del esqueleto, sobre todo del omóplato”.

Representación artística de un grupo de Australopithecus. (Dominio público)

Representación artística de un grupo de Australopithecus. ( Dominio público )

Imagen de portada: Modelo del pie de la Niña de Dikika, una joven Australopithecus afarensis que vivió hace más de 3 millones de años. Se han añadido al modelo los elementos que le faltan al fósil. Fuente: Departamento de Medicina de la Universidad de Chicago/ Captura de pantalla de Youtube

El artículo, titulado originalmente "Our human ancestors walked on two feet but their children still had a backup plan: Most complete foot of ancient human child ever, " fue publicado originalmente en Science Daily.

Fuente: Dartmouth College. "Our human ancestors walked on two feet but their children still had a backup plan: Most complete foot of ancient human child ever." ScienceDaily. ScienceDaily, 4 de julio del 2018. www.sciencedaily.com/releases/2018/07/180704151911.htm

 

Referencias: Jeremy M. DeSilva, Corey M. Gill, Thomas C. Prang, Miriam A. Bredella, Zeresenay Alemseged. “A nearly complete foot from Dikika, Ethiopia and its implications for the ontogeny and function of Australopithecus afarensis”. Science Advances , 2018; 4 (7): eaar7723 DOI: 10.1126/sciadv.aar7723

Next article