Portada-Los restos de los dos niños fueron hallados en el yacimiento arqueológico de Upward Sun River de Alaska, Estados Unidos. Fotografía: Ben A. Potter/Universidad de Alaska Fairbanks

Los restos óseos de los dos bebés enterrados en Alaska hace más de 11.000 años aportan nuevos datos sobre la prehistoria del continente americano

(Leer articulo en una sola página)

Los pequeños cuerpos de dos bebés enterrados en un antiguo campamento prehistórico de las estepas de Alaska han permitido a los investigadores asomarse de forma sorprendente y sin precedentes a las vidas de los pueblos prehistóricos y antiguos linajes de los Nativos Americanos. Los singulares huesos de estos dos pequeños han sido considerados los restos humanos más antiguos descubiertos en el norte de Norteamérica.

Los arqueólogos descubrieron los restos de los dos niños en el año 2013 en el yacimiento arqueológico de Upward Sun River, situado en la cuenca del río Tanana, en el estado de Alaska (Estados Unidos). Se descubrió que uno de ellos, con una edad de entre seis y doce semanas, murió al poco de nacer, mientras que el otro nació muerto (era un feto prematuro de 30 semanas). Lo más inesperado de todo fue el descubrimiento realizado este año de que los niños eran hijos de diferentes madres, y también nietos de diferentes abuelas maternas (antes de que se determinaran sus edades se creía que eran gemelos). La datación mediante radiocarbono demostró que ambos fueron enterrados aproximadamente hace unos 11.500 años, según informa la revista Science.

Estos restos no son solo los más antiguos conocidos hallados en el norte de Norteamérica, sino que además se ha obtenido a partir de ellos por primera vez ADN humano prehistórico procedente de Beringia — la antigua región del Estrecho y el Mar de Bering, que unió Asia (Siberia Oriental) y Norteamérica (Alaska) en diversas ocasiones durante las eras glaciales por medio del Puente de Tierra de Beringia.  

La Migración de Beringia y el Modelo Standstill

El estudio ha sido publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), (“Registros de la Academia Nacional de Ciencias.”)

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Alaska los restos de dos bebés prehistóricos, los más antiguos restos humanos hallados en el norte de Norteamérica hasta la fecha. Fotografía: Ben Potter, Universidad de Alaska Fairbanks

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Alaska los restos de dos bebés prehistóricos, los más antiguos restos humanos hallados en el norte de Norteamérica hasta la fecha. Fotografía: Ben Potter, Universidad de Alaska Fairbanks

Uno de los autores del estudio y candidato al doctorado en antropología por la Universidad de Utah , Justin Tackney, ha afirmado que las líneas genéticas de estos bebés sugieren a los científicos que todos los nativos americanos podrían remontar su linaje a una única oleada de emigrantes que cruzó el Estrecho de Bering hace miles de años, según informa LiveScience.

Esto podría confirmar el “Modelo Standstill de Beringia” ( Standstill significa en inglés “estancamiento”), que teoriza con la posibilidad de que los Nativos Americanos sean descendientes de aquellos antiguos pobladores que se abrieron camino desde Siberia hasta Alaska atravesando el gran puente de tierra que las unía hace entre 25.000 y 30.000 años aproximadamente. Es posible que se quedaran y asentaran con éxito en esa localización septentrional cuyo entorno era en su mayor parte tundra y matorrales durante unos 10.000 años, hasta que el clima se volvió más cálido, provocando que se fundieran los glaciales y se elevara el nivel del mar, sumergiendo el puente de tierra que unía Siberia y Alaska. Bloqueados por glaciares por el este, se trasladaron rápidamente hacia el sur, en dirección a Centroamérica y Sudamérica hace al menos 15.000 años.

Se cree que el Puente de Tierra de Beringia fue la ruta que siguieron los ancestros prehistóricos de los Nativos Americanos (CC BY-SA 3.0)

Se cree que el Puente de Tierra de Beringia fue la ruta que siguieron los ancestros prehistóricos de los Nativos Americanos ( CC BY-SA 3.0 )

Aún no está comprobado si esta migración se desarrolló en múltiples oleadas sucesivas o si tuvo lugar en un único gran movimiento migratorio. Muchos de los territorios que en el pasado formaban parte de la antigua Beringia podrían albergar la respuesta a este interrogante, pero por desgracia se encuentran sumergidos bajo los océanos Pacífico Norte y Ártico.

Desde Canadá hasta los confines de Norteamérica se han encontrado objetos de estos antiguos colonizadores, que han sido denominados cultura de Clovis por el nombre de uno de sus yacimientos arqueológicos situado en Clovis, Nuevo México. No obstante, ciertos descubrimientos realizados en los últimos años han puesto en duda la teoría de que los Clovis fueran los primeros pobladores de América, y hasta ahora no se ha hallado evidencia arqueológica alguna de asentamientos humanos en el puente de tierra de Beringia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article