Momia-Shinnyokai-Shonin-Automomificado-Oaminaka-Japon.jpg

Morir para vivir para siempre: las razones ocultas tras la auto-momificación

(Leer articulo en una sola página)

Sunada Tetsu (1768-1829) fue sin lugar a dudas el hombre más famoso que jamás se haya automomificado con éxito. En sus primeros años de vida, sin embargo, no se sentía muy atraído por la vida religiosa. Amó a una prostituta en Akagawa, el distrito del placer de la ciudad de Tsuruoka, y aunque los detalles del incidente no están claros, un día luchó con dos samurais por la muchacha. Ellos desenvainaron sus espadas y él los mató. Para escapar a un posible castigo, que hubiera sido la muerte, huyó al Templo de Churen en Oaminaka. Allí abrazó la fe Shugendo y se convirtió en un asceta. Su severo entrenamiento sirvió de inspiración a otras gentes con ideas afines, que le siguieron. Recorrían Japón, reparando templos y construyendo puentes, y ayudaban en todo lo que podían. Una enfermedad ocular estaba provocando la ceguera a la gente de Edo (la moderna Tokyo), y Tetsu carecía de los medios materiales para ayudarles. Orando por una cura, se arrancó su propio ojo y lo arrojó al río Sumida. Tras años de continuo ascetismo, se enterró vivo. Afirmó que, “Mientras disponga de un cuerpo, incluso si ayuno hasta quedarme en los huesos, aún podré traer la salvación a la humanidad. Sin embargo, si muero, no podré. Para seguir trayendo la salvación a la humanidad debo abandonar mi cuerpo en este mundo y convertirme en un sokushinbutsu (alguien que ha alcanzado la perfección de Buda en su carne).”

Pergamino de Tetsumonkai con la huella de sus manos impresa. Fotografía: Ken Jeremiah

Pergamino de Tetsumonkai con la huella de sus manos impresa. Fotografía: Ken Jeremiah

Tetsumonkai, como otros le llamaban, inició una extraña dieta llamada mokujikigyo (“comer de los árboles”), que implicaba la eliminación de los granos y cereales de su alimentación. Durante 3.000 días, redujo sus raciones hasta, finalmente, dejarse morir de hambre. Suplementaba su escasa ingesta con extrañas sustancias como resina, agujas de pino, tusílago y cortezas de árbol, con la idea de que esta alimentación ayudaría a su cuerpo a conservarse tras su muerte. En 1829, cuando tenía 62 años, celebró un banquete, en el que se reunieron todos sus amigos y discípulos. Les comentó que era fantástico morir rodeado de gente tan notable. Al día siguiente, se metió con una pequeña campana en un ataúd dispuesto para ello en el salón principal del templo de Churen. El ataúd se selló y a continuación fue introducido en un agujero excavado en la tierra. Un pequeño tubo de bambú le proveía de oxígeno, y estuvo recitando cánticos y haciendo sonar la pequeña campana hasta su muerte. Cuando sus seguidores advirtieron el silencio procedente del ataúd, hicieron algo inusual; extrajeron de allí su cadáver y procedieron a secarlo utilizando velas encendidas e incienso. (Normalmente no se sometía a ningún tratamiento al cadáver en este punto del proceso.) Seguidamente volvieron a enterrarle. Permaneció enterrado tres años más después de los cuales se le desenterró y vistió de nuevo antes de colocarlo como reliquia en el salón principal del Templo de Churen. Al estar momificado, se le llamó sokushinbutsu: Buda Viviente. Se pensaba que había alcanzado un estado llamado nyujo, que era similar a una animación suspendida: ni vivo ni muerto. Muchos han intentado alcanzar este estado del ser desde entonces, pero se considera que menos de 20 en Japón lo han logrado con éxito. Las razones que puedan justificar tal deseo son complejas, y están conectadas con la búsqueda de la inmortalidad en el Taoísmo chino, que influyó en el Budismo Ch’an (Zen) y otras creencias.

Visitantes sentados frente a Tetsumonkai en el templo de Churen, Japón. Fotografía: Ken Jeremiah

Visitantes sentados frente a Tetsumonkai en el templo de Churen, Japón. Fotografía: Ken Jeremiah

Los antiguos chinos creían que el alma estaba compuesta de múltiples partes (llamadas hun y po), y que tras la muerte, estas partes se disipaban, de tal modo que jamás podía perpetuarse la existencia del difunto. La única forma de mantenerlas unidas era por tanto continuar (viviendo) en una forma espiritual que abandonara el cuerpo al igual que una cigarra abandona su vieja piel, y salir intencionadamente del cuerpo requería un alto grado de consciencia en el momento de la muerte. Algunos monjes Ch’an morían y a continuación sus cuerpos se momificaban de manera natural en postura de meditación, y se creía de ellos que habían alcanzado este logro. Muchas creencias chinas entraron en Japón y fueron absorbidas por la tradición Shugendo (que a su vez fue asimilada por el Budismo Shingon). Los monjes que decidían auto-momificarse creían igualmente que debían mantenerse conscientes cuando comenzaba la transición de la vida a la muerte. Lo consideraban como un sueño. Si no sabes que estás soñando, eres arrastrado por los acontecimientos que te rodean, pero si reconoces que estás en un sueño, puedes controlar conscientemente tus actos, e incluso influir en la propia naturaleza y esencia del sueño. Esto es lo que se llama un sueño lúcido. Los sokushinbutsu (monjes auto-momificados) veían la muerte como algo similar. Manteniéndose despiertos y conscientes y preservando intacta su esencia espiritual, provocaban su propia muerte. Esto explica uno de sus actos (la muerte consciente). Una idea diferente era la que justificaba la conservación del cadáver.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article