Portada - Principal - Estatua de Zeus sedente en Olimpia. (Baring the Aegis). Inserción: ‘Defixio tabella’ (tablilla de maldiciones) con una maldición escrita en griego contra Kardelos. Plomo, siglo IV d. C. (Dominio público)

Desencadenando el poder de los dioses: maleficios y magia negra en los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia

(Leer articulo en una sola página)

Cuando daban comienzo los antiguos Juegos Olímpicos, los más grandes atletas de Grecia se reunían ante una estatua de Zeus Horkios, dios de los juramentos. Extendidos a los pies del dios se encontraba la carne recién cortada de un jabalí sacrificado por los sacerdotes en un ritual místico que invocaría el poder de los dioses.

Bajo la vengativa y pétrea mirada del dios del trueno, los atletas debían formular un juramento. No harían uso de trampas ni juego sucio para ganar en los juegos. No sobornarían a los jueces, no sabotearían a sus oponentes, y por encima de todo, no recurrirían a la magia negra.

Antigua Olimpia, Grecia. (CC BY-SA 2.0)

Antigua Olimpia, Grecia. ( CC BY-SA 2.0 )

Se trataba de un juramento asimismo vinculado a la propia brujería. Una tablilla de piedra se alzaba ante los atletas, advirtiéndoles de que cualquiera que rompiera su juramento atraería sobre sí la maldición. La tablilla apelaba a Zeus para que lanzara su más terrible venganza sobre quienes lo hicieran. Si un hombre era atrapado haciendo uso de maldiciones y maleficios para ganar en los Juegos, los atletas confiaban en que Zeus los castigaría convirtiéndolos en cenizas .

Zeus sedente romano de mármol y bronce (restaurado) realizado según el tipo establecido por Fidias y su probable aspecto en el Templo de Olimpia. (Museo del Hermitage, San Petersburgo). (Dominio público)

Zeus sedente romano de mármol y bronce (restaurado) realizado según el tipo establecido por Fidias y su probable aspecto en el Templo de Olimpia. (Museo del Hermitage, San Petersburgo). ( Dominio público )

Los dioses deciden quién vence

Incluso con la amenaza de la ira de Zeus planeando sobre sus cabezas, algunos atletas olímpicos de la antigua Grecia confiaban en las artes oscuras para ganar. Grababan tablillas con maldiciones e invocaban a los dioses para que paralizaran y debilitaran a sus competidores: y de hecho creían que estos hechizos funcionaban.

Defixio tabella (“Tablilla de maldiciones” en latín) con una maldición opistográfica escrita en griego contra Kardelos. Plomo, siglo IV d. C. (Dominio público)

Defixio tabella (“Tablilla de maldiciones” en latín) con una maldición opistográfica escrita en griego contra Kardelos. Plomo, siglo IV d. C. ( Dominio público )

Han llegado hasta nosotros historias de antiguos atletas que se encontraban demasiado enfermos como para tomar la salida en una carrera, o que debían realizar grandes esfuerzos para poder correr. Probablemente estos hombres se hallaran simplemente indispuestos, pero para los griegos que los veían sufrir se trataba de casos claros de atletas afectados por algún tipo de hechizo maléfico .

Algunos de los hechizos los lanzaban los propios atletas, mientras que otros los realizaban jugadores que habían apostado por un probable perdedor. En la antigua Grecia, muchos asumían que invocar a un dios oscuro para alcanzar la victoria podía funcionar. Si un atleta ganaba, según creían los antiguos griegos, su entrenamiento y dedicación habría desempeñado un papel poco importante en su victoria: por encima de todo, los ganadores y perdedores eran escogidos por los dioses.

Coronación de los vencedores en los Juegos Olímpicos. Hierón de Siracusa y otros campeones en Olimpia (Dominio público)

Coronación de los vencedores en los Juegos Olímpicos. Hierón de Siracusa y otros campeones en Olimpia ( Dominio público )

Hechizos para neutralizar a los rivales

Para hacer uso de la magia negra, un individuo debía llevar a cabo por lo general un largo y complejo ritual. Debía reunir y preparar ingredientes imbuidos de poderes místicos, y a continuación recitar palabras para invocar a los dioses y maldecir a sus oponentes.

Estas palabras debían grabarse a menudo sobre finas láminas de plomo. A continuación se colocarían bajo el suelo en el que sus competidores debían luchar, o incluso se enterrarían en una tumba. De una forma u otra acababan bajo tierra, donde los muertos podrían hacer llegar más fácilmente la petición hasta Hades, dios del Inframundo.

Tablilla de maldiciones hallada en Pella, Cementerio del Ágora, actualmente expuesta en el Museo de Pella. La lengua en que está escrita ha sido clasificada como un dialecto del noroeste de Grecia hablado en Macedonia en la primera mitad del siglo IV a. C., bajo la influencia de la sintaxis del dialecto ático. (Dominio público)

Tablilla de maldiciones hallada en Pella, Cementerio del Ágora, actualmente expuesta en el Museo de Pella. La lengua en que está escrita ha sido clasificada como un dialecto del noroeste de Grecia hablado en Macedonia en la primera mitad del siglo IV a. C., bajo la influencia de la sintaxis del dialecto ático. ( Dominio público )

Algunos simplemente pedían a los dioses que paralizaran las piernas y brazos de otro atleta. Una tablilla descubierta en Atenas invocaba a demonios oscuros para que un corredor llamado Alkidamos no pudiera tomar la salida. “Si consigue hacerlo,” escribe en la tablilla el rival de Alkidamos, “haced que se salga de la carrera y se desgracie.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article