Portada - Retrato de Plinio el Viejo-Paisaje de Como (Italia) e inscripción(Public Domain)

La Ilustre Vida de Plinio el Viejo, Antiguo Historiador y Comandante Romano

(Leer articulo en una sola página)

Gaius Plinius Secundus, más conocido históricamente como Plinio el Viejo, fue a lo largo de su vida un influyente administrador, oficial del ejército y escritor. Aunque sólo tenía 56 años en el momento de su muerte, dejó un gran legado de aprecio y respeto político así como la reputación de haber sido uno de los mejores historiadores romanos clásicos, cuya obra aún perdura a día de hoy. Pese a que en vida no fue muy apreciado como escritor, las obras de este privilegiado general nos aportan muchos conocimientos sobre la vida, la ciencia y la filosofía romanas.

Nacido en Como, Italia, en el seno de una familia poderosa perteneciente a la élite ecuestre (semejante a los caballeros medievales), Plinio el Viejo vivió entre los años 23 o 24 d. C. y el 24 de Agosto del 79,  fecha exacta de la erupción del Monte  Vesubio, en Pompeya, en la que Plinió encontró su trágico final. Nunca se casó ni tuvo hijos. Su vida estaba centrada en su trabajo, sus escritos y sus viajes.

En el año 35, con solo diez años de edad, viajó hasta Roma para recibir una adecuada educación romana. Allí, le enseñaron el arte de la retórica y de la oratoria en público, ambas habilidades inestimables para alguien de tan rica educación. Su tutela la ejerció Publius Pomponius Secundus, un famoso poeta  trágico que fue el primero en iniciar a Plinio en el arte de la literatura. En cualquier circunstancia del resto de su vida (ya fuera durante sus viajes o entre carrera y carrera) Plinio trabajó, incansablemente, en su extensa obra escrita.

Entre los años 45 y 47, Plinio se encontraba en la Galia Belga siendo oficial de las fuerzas romanas y, más tarde, jefe de la caballería. Con el ejército romano viajó extensamente por las provincias comprendidas entre Alemania y el Mediterráneo y posiblemente, incluso, llegase hasta las Islas británicas. Luchó derrotando a tribus como los Frisios de las tierras bajas de la Alemania moderna y los Caucos entre los ríos de Ems y Elbe. Por aquel entonces, escribió un tratado sobre la técnica alemana de la lucha con lanza a caballo para enseñar dicha habilidad a los romanos. Posiblemente  también escribiera en esta época la que posiblemente sea la primera biografía romana, sobre su profesor y, más tarde, su obra de 21 volúmenes sobre las  guerras Germánicas.

Falera romana de Plinio el Viejo con la siguiente inscripción realizada a base de puntos perforados-PLINIO PRAEF EQ. (Public Domain)

Falera romana de Plinio el Viejo con la siguiente inscripción realizada a base de puntos perforados: PLINIO PRAEF EQ. Seguramente quiera decir Plinio Praefecto Equitum, es decir, "Plinio, prefecto de caballería". Tal vez hubiera una para cada hombre perteneciente a la unidad de Plinio. La figura que aparece es el busto del emperador. Circa 50 d. C. Public Domain

Dentro de su obra escrita, aporta pruebas de haber mantenido cierta amistad con numerosos emperadores romanos, tanto para bien como para mal. Las traducciones de su obra revelan que fue uno de los pocos que puso en entredicho en su momento al Emperador Gaius Caligula (12-41 d. C.): algo que más tarde se revelaría como cierto cuando Calígula acabó perdiendo la cordura y entregándose a la locura y la lujuria. Plinio se mantuvo cercano al Emperador Claudio y muestra de ello son sus escritos criticando a la extraña esposa de Claudio, Messalina. Sin embargo, su relación  con Nerón, sucesor de Claudio, fue muy negativa. Nerón actuó de forma tan tiránica durante su reinado que Plinio, de manera deliberada, se alejó de su figura política para poner una gran distancia entre su buen nombre y el del nuevo emperador. Fue una jugada inteligente por su parte —  le ayudó a conservar tanto su vida como su prestigio. Cuando en el año 69 d. C. asumió el poder el Emperador Vespasiano, Plinio se encontró otra vez con que un amigo volvía a llevar las riendas del Imperio romano. 

Debido a su buena relación tanto con Vespasiano como con el hijo de Vespasiano, Tito (79-81 d. C.), Plinio se encontró con una gran cantidad de procuradurías a su disposición entre los años 70 y 75. Desde la Galia Narbonense, a África, pasando por la Hispania Tarraconense y la Galia Bélgica, Plinio supervisó muchas de las responsabilidades financieras y administrativas de las provincias de Vespasiano.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article