Portada-Vista lateral de la Gran Esfinge de Guiza. (Flickr)

La Gran Esfinge, ¿vestigio de la Atlántida?

(Leer articulo en una sola página)

Napoleón contemplando la Gran Esfinge, semienterrada por las arenas del desierto. Óleo de Jean-Léon Gérôme (1867-1868).(Wikimedia Commons)

Napoleón contemplando la Gran Esfinge, semienterrada por las arenas del desierto. Óleo de Jean-Léon Gérôme (1867-1868).( Wikimedia Commons )

Excavaciones y trabajos de restauración

En 1798, tras la Campaña de Egipto , varios científicos efectuaron una excavación y llevaron a cabo una serie de mediciones y relieves. Sin embargo, fue un capitán de marina de origen genovés,  Giovanni Caviglia , quien en 1816 realizase la excavación más importante. A él se deben interesantes observaciones sobre el monumento, del que también encontró fragmentos esparcidos, entre ellos una parte de la falsa barba que adornaba el mentón y que se trasladó al  British Museum donde hoy continúa expuesta al público.

Grandes egiptólogos del siglo pasado como  Auguste Mariette , fundador del Museo de El Cairo y del  Service des Antiquités Égyptiennes  y su sucesor  Gastón Maspero , se interesaron por esta enigmática escultura, pero fueron los trabajos que llevaron a cabo entre 1925 y 1936 los egiptólogos  Emile Baraize  -que restauró el cubrecabezas- y  Selim Hassán  quienes confirieron a la Esfinge su aspecto actual. 

Posteriormente, se llevaron a cabo nuevas intervenciones sobre el gigantesco monumento durante los años 1980 y 1992.  A día de hoy prosigue la restauración de los desperfectos originados por la erosión. Las primeras restauraciones de las que se tiene constancia datan de la dinastía XVIII, durante el Imperio Nuevo .

Detalle de la cabeza y el tocado de la esfinge, donde pueden observarse los daños provocados por la erosión. (Wikimedia Commons)

Detalle de la cabeza y el tocado de la esfinge, en el que pueden observarse los daños provocados por la erosión. ( Wikimedia Commons )

Atlantes y Antigüedad

La Gran Esfinge es, desde el siglo XIX, un tema recurrente para los amantes del misterio, lo legendario y hasta lo paranormal. Así, Edgar Cayce , supuesto vidente y sanador estadounidense, conocido como “ el profeta durmiente ”, aseguraba haber vivido en la Atlántida hace 15.000 años, época en que se habría esculpido la Gran Esfinge.

Cayce mantenía que, tras la destrucción de la Atlántida, huyó con los archivos de dicha civilización a Egipto, enterrándolos muy cerca de la esfinge. En una de sus sesiones visionarias, mientras se hallaba bajo los efectos de la hipnosis, afirmó:

“Allí dentro se encuentra una Biblioteca –llamada también el Salón de los Registros– que custodia el registro de los acontecimientos transcurridos en la Atlántida desde los tiempos en que la Esfinge fue edificada, así como de los logros de su portentosa civilización. También alberga un registro de los contactos que esta mítica civilización tuvo con otras naciones, así como la crónica de la destrucción del mítico continente y los cambios que se produjeron en el mundo como consecuencia. La biblioteca guarda registros de cómo se construyó la gran pirámide de la iniciación –la pirámide de Keops–, que junto con la Esfinge no son más que copias de objetos ya existentes en la Atlántida, ahora sumergida. Pero la Atlántida resurgirá de nuevo del fondo de los océanos. La Esfinge ha sido desde su construcción el centinela que guarda el secreto y el acceso a la biblioteca, a la cual nadie tendrá acceso hasta que llegue el tiempo adecuado.”

Retrato de Edgar Cayce en 1910. Cayce aseguraba haber vivido en la Atlántida 15.000 años atrás y haber enterrado muy cerca de la Gran Esfinge los archivos más importantes de aquella civilización cuando fue destruida. (Wikimedia Commons)

Retrato de Edgar Cayce en 1910. Cayce aseguraba haber vivido en la Atlántida 15.000 años atrás y haber enterrado muy cerca de la Gran Esfinge los archivos más importantes de aquella civilización cuando fue destruida. ( Wikimedia Commons )

Posteriormente, en 1973, Mark Lehner , ferviente defensor de Cayce y de su hipótesis de los atlantes, intentó encontrar esta misteriosa biblioteca de la Atlántida, pero fue en balde. Sin embargo, en 1850 Auguste Mariette , descubrió la llamada “ estela del inventario ”. Dicha estela consiste en una lista de monumentos y su controvertido texto ha logrado enfrentar a la egiptología alternativa con la oficial. Dice así:

Él <Keops> lo construyó para su madre Isis, Madre Divina; Hathor, Señora de (Nun). La investigación fue colocada en la estela. Él dio una vez más para ella una ofrenda, y construyó su templo de piedra otra vez. Él descubrió (las estatuas de) estas diosas en su lugar. [...] El distrito de la Esfinge de Harmakis se encuentra al sur de la casa de Isis, Señora de la Pirámide; al norte de Osiris, Señor de Rostau. Las escrituras <de la diosa> de Harmakis, fueron traídas para estudiarlas. (¿?) Permite que crezca, haz que viva eternamente, <mirando> hacia el este. Qué viva Horus: Medjer, Rey del Alto y del Bajo Egipto:  Keops, que posee la vida. Él encontró la casa de Isis, Señora de la Pirámide, detrás de la Casa de la Esfinge de [Harmakis] al noroeste de la casa de Osiris, Señor de Rostau.  Él construyó su pirámide detrás del templo de esta diosa, y construyó una pirámide para la hija del rey Henutsen detrás del templo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article