All  

Assurbanipal y Asiria: Un imperio con (inmerecida) mala fama | Fernando Quesada

A través de la figura de Assurbanipal, el último de los grandes reyes asirios, el catedrático de Arqueología Fernando Quesada Sanz describe la cosmovisión y estructura de este imperio mesopotámico. Asiria se caracterizaba por una sociedad jerarquizada, en la que el rey tenía naturaleza divina y la guerra era considerada como un mandato de la divinidad, por un complejo sistema burocrático y diplomático y, en especial, por un sofisticado poder militar, con un ejército permanente –“el ejercito asirio es el inventor de la caballería” indica el conferenciante–. La época del imperio neo-asirio, ubicada entre los siglos IX-VII a. C., es reconocible por sus ciudades-palacios, como el caso de Nínive –en la actual Mosul, en Irak–, y por la iconografía de sus relieves, donde predominan las narraciones de campañas bélicas.