All  
Aethelthryth, como la estatua de la Virgen María que se muestra aquí, fue un importante santo inglés que desafió a dos maridos en un momento en que tal comportamiento era escandaloso. Ella era la reina virgen, la reina Etheldreda. Ella aguantó, venció y siguió su corazón espiritual puro.

Eteldreda de Ely: la extraordinaria reina y santa virgen medieval

Es un nombre del que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar y aún menos pueden pronunciar, pero San Eteldreda de Ely es uno de los santos más fascinantes de Inglaterra, cuyo nombre ha sobrevivido a lo largo de los siglos y sigue utilizándose hoy en día en el nombre modernizado de Audrey (un anglo- nombre dado femenino en inglés normando). La historia de su vida se lee como una novela histórica de fantasía, pero plantea algunas preguntas interesantes para el lector: ¿Era Eteldreda de Ely una mujer atrapada en un mundo de hombres, luchando por ganar su libertad de cualquier forma que pudiera? ¿O era ella la esencia de la santa virtud femenina, totalmente dedicada a servir a Dios por encima de todas las responsabilidades terrenales? ¿Fue su vida un brillante ejemplo de un triunfo de la fe, o la triste historia de una esposa abandonada que encontró refugio en la religión? Cualquiera que sea la verdad, el legado de Eteldreda de Ely continúa incluso 1300 años después de su muerte.

Eteldreda de Ely: Una santa virgen

Eteldreda de Ely, también conocida como Etheldreda, nació a mediados del siglo VII en Inglaterra, probablemente alrededor del año 636, como hija del rey Anna de East Anglia. El rey también engendró otras tres hijas que seguirían el mismo camino que Eteldreda de Ely, retirándose de la política secular para vivir una vida religiosa y eventualmente ganándose la santidad después de su muerte, pero ninguna alcanzaría el mismo nivel de veneración que su hermana virginal.

 

 

El relato narrativo más detallado que tenemos de la vida de Eteldreda de Ely es una crónica del siglo XII, el Liber Eliensis, una historia completa de la isla de Ely escrita en la abadía de Ely por un monje anónimo. En él, se dice que Eteldreda de Ely vivió una vida santa desde el principio, que incluso en su infancia no deseaba nada más que dedicarse al servicio de Dios. Es común encontrar tales afirmaciones en las vidas de los santos medievales (llamadas hagiografías), a veces acompañadas de relatos del portentoso nacimiento del santo y presagios celestiales similares a la historia del nacimiento de Cristo.

Aethelthryth como Santa Etheldreda en la Catedral de Ely, Cambridgeshire, Inglaterra. (Francis Helminski / CC BY-SA 4.0)

Eteldreda de Ely como Santa Etheldreda en la Catedral de Ely, Cambridgeshire, Inglaterra. (Francis Helminski / CC BY-SA 4.0)

Con toda probabilidad, la infancia de Eteldreda de Ely fue muy parecida a la de cualquier princesa de East Anglian de su tiempo y fue criada con la expectativa de dedicar su vida no a su fe, sino al matrimonio y la maternidad. El matrimonio fue una piedra angular importante de la sociedad medieval, manteniendo la estructura social y haciendo cumplir la jerarquía de género, pero en la Inglaterra medieval temprana, el matrimonio jugó un papel aún más importante al establecer la estabilidad política.

Una princesa se convierte en reina

En el siglo VII, Inglaterra aún no era una nación unificada, sino que consistía en reinos en guerra que existían en una dinámica de poder en constante cambio. East Anglia se encontraba entre los más poderosos de estos reinos, al igual que el reino de Northumbria, del que Eteldreda de Ely se convirtió en reina tras su matrimonio con su príncipe, Ecgfrith, en 660.

Eteldreda de Ely tenía veintitantos años para ese entonces y su nuevo marido, que todavía no era rey, apenas tenía más de quince años. Tal diferencia de edad parece escandalosa hoy en día, pero el verdadero escándalo para Eteldreda de Ely fue que se había casado antes con un hombre llamado Tondbert, un príncipe del sur de Gyrwe.

El matrimonio duró no más de tres años antes de que Tondbert muriera y dejara a Eteldreda de Ely viuda, pero lo que es más importante para la comunidad religiosa de Ely, también le dejó algo más: le regaló la isla de Ely, en la que la abadía de Ely sería más tarde. Eteldreda de Ely se retiró allí después de la muerte de su esposo en 655 para, según el Liber Eliensis, "regocijarse aún más de estar libre en la libertad de Cristo del yugo del matrimonio y esperaba haber escapado así de los estorbos del Mundo".

Por desgracia, no fue así y Eteldreda de Ely pronto se vio gravada con el yugo del matrimonio una vez más. La hija de un rey era demasiado valiosa como moneda de cambio político para dejarla languideciendo en la viudez.

Las alianzas entre los gobernantes de reinos poderosos se hicieron a través del matrimonio y las mujeres como Eteldreda de Ely, a quienes se les dio de esta manera para forjar lazos familiares y de parentesco, fueron fuerzas poderosas para la paz, razón por la cual en algunas fuentes se las llama frithuwebbe o "paz tejedores".

El antiguo manuscrito Liber Eliensis cuenta una historia similar, aunque algo más dramática, de las súplicas apasionadas y llorosas de Aethelthryth a su esposo por la libertad de perseguir su anhelo de servir a su único amor verdadero: el "Novio celestial", Jesucristo. (Dominio público)

El antiguo manuscrito Liber Eliensis cuenta una historia similar, aunque algo más dramática, de las súplicas apasionadas y llorosas de Eteldreda de Ely a su esposo por la libertad de perseguir su anhelo de servir a su único amor verdadero: el "Novio celestial", Jesucristo. (Dominio público)

De reina a abadesa

Durante 12 años, el matrimonio de Eteldreda de Ely con Ecgfrith formó parte de la red de matrimonios mixtos que mantenían unida la alianza de los reinos del sur, pero luego, en 672, el matrimonio se disolvió por insistencia de Eteldreda de Ely.

Según la versión del Venerable Beda de los eventos en la Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum, Eteldreda de Ely le rogó a su esposo que la liberara de su contrato matrimonial para permitirle retirarse de los asuntos mundanos y servir a Cristo en un convento. El Liber Eliensis cuenta una historia similar, aunque algo más dramática, de las súplicas apasionadas y llorosas de Eteldreda de Ely a su esposo por la libertad de perseguir su anhelante deseo de servir a su único amor verdadero: el Novio celestial, Jesucristo.

Ecgfrith finalmente la liberó de mala gana, aparentemente derrotada por el fervor de su fe y a Eteldreda de Ely se le permitió unirse a la comunidad de monjas en Coldingham Abbey dirigida por la tía de Ecgfrith, la abadesa Ebba. A partir de ahí, un año después, establecería su propia comunidad religiosa en Ely.

Que un rey disolviera su matrimonio de esta manera, particularmente a instancias de su reina, era extremadamente controvertido en la Inglaterra medieval temprana. Las repercusiones políticas habrían sido extremas: Ecgfrith no solo se estaba divorciando de su esposa, sino que también se estaba divorciando de toda una red de alianzas unidas por su matrimonio.

Si Eteldreda de Ely instigó o no el divorcio, no les habría importado a los miembros de su familia que tenían el poder en los reinos vecinos, quienes pueden haber visto el divorcio como una incitación a la guerra. Es muy posible que la invasión de Wulfhere de Mercia (sobrino por matrimonio de Eteldreda de Ely) de Northumbria en 674 fuera en represalia por el divorcio.

San Aethelthryth de Ely de la Bendición de San Æthelwold representado en un manuscrito iluminado en la Biblioteca Británica. (monje / dominio público)

Santa Eteldreda de Ely de Ely de la Bendición de San Æthelwold representado en un manuscrito iluminado en la Biblioteca Británica. (monje / dominio público)

Un divorcio controvertido

Entonces, ¿por qué Ecgfrith tomaría la decisión de divorciarse de Eteldreda de Ely y abrir su reino a la guerra? A pesar de lo que puedan decir las fuentes, parece muy poco probable que la firmeza de fe de Eteldreda de Ely sea razón suficiente para que su esposo acceda al divorcio. Sin duda, el inquebrantable deseo de Eteldreda de Ely de mantener su virginidad frustró, incluso enfureció a su esposo, pero las consecuencias políticas de terminar el matrimonio fueron demasiado grandes.

Aparte de la ruptura de sus alianzas, que Ecgfrith se divorciara de su esposa a petición de ella iba en contra de la jerarquía de género establecida y habría sido muy mal visto por los súbditos de Ecgfrith. En la era medieval, se esperaba que las mujeres se volvieran sexualmente subordinadas a sus maridos una vez casadas y una mujer que desafiaba esta expectativa era un peligro no solo para la institución del matrimonio, sino para el tejido social mismo de la sociedad.

La iglesia actuó como propietaria y como guardiana del matrimonio y, por lo tanto, es muy poco probable que algún miembro de una orden religiosa hubiera sido cómplice del desafío de Eteldreda de Ely, pero esto es exactamente lo que informan las fuentes.

Eteldreda de Ely tenía un consejero espiritual, un hombre llamado obispo Wilfrid (quien fue canonizado como santo después de su muerte). Según el relato de Bede y el Liber Eliensis, aunque Ecgfrith le ofreció a Wilfrid mucha riqueza personal y poder si convencía a la reina de consumar su matrimonio, Wilfrid le aconsejó que mantuviera su fe y su voto de virginidad. Hay una multitud de razones espirituales para que Wilfrid haya adoptado tal postura, pero también es posible que, consciente de la delicadeza política de la situación, Wilfrid de hecho no alentó a Eteldreda de Ely en su búsqueda de la castidad.

El obispo Wilfrid, consejero espiritual de confianza de Aethelthryth, recibe una carta del rey Caedwella. (Escaneado por Michael Jones de una impresión de T.King / CC BY 2.5)

El obispo Wilfrid, consejero espiritual de confianza de Eteldreda de Ely, recibe una carta del rey Caedwella. (Escaneado por Michael Jones de una impresión de T.King / CC BY 2.5)

¿Era estéril la reina?

El trabajo más importante para Eteldreda de Ely como reina y frithuwebbe fue solidificar las alianzas hechas a través del matrimonio al producir un heredero para el trono de su esposo. Es posible que Ecgfrith no estuviera particularmente ansioso por engendrar un heredero, dado que tenía un hermano menor llamado Aelfwine que podía heredar y mantener el derecho al trono de la familia. No obstante, se puede argumentar que, si un hijo no pudiera concebirse, podría haberle dado a Ecgfrith razones suficientes para buscar la disolución del matrimonio.

Las ideas sobre la concepción y la fertilidad en la Europa medieval temprana tenían sus raíces en un sistema de razonamiento científico basado casi por completo en una visión teológica del mundo. Si una pareja no podía concebir, casi siempre se suponía que era culpa de la mujer, a menos que el hombre fuera impotente y físicamente incapaz de realizar el acto de inseminación.

En el mundo de Eteldreda de Ely, su esposo habría tenido razón en rechazarla, incluso despedirla, pero a los ojos de la Iglesia, no eran motivos suficientes para el divorcio. Quizás, para defender el honor de Eteldreda de Ely y para que Ecgfrith pudiera volver a casarse, la historia de un matrimonio no consumado fue inventada para apaciguar a la Iglesia, aceptada como un hecho cuando el obispo Wilfrid transmitió la historia a Beda para que se registrara en la Historia.

¡Tuya es la brillante fama en la tierra!

La historia, sin embargo, no recordaría a Eteldreda de Ely como una reina fallida que fue rechazada por un marido insatisfecho. Aunque venerada por su nobleza terrenal, la virginidad celestial de Eteldreda de Ely era su característica más exaltada. Para acompañar su historia de su vida, Beda escribió un himno a Eteldreda de Ely alabando su virtud:

"Reina de nacimiento, una corona terrenal que llevaba,
Con razón noble; pero un celestial la agradó más.

Desdeñando el lecho matrimonial, una esposa virgen,
Doce años reinó, luego buscó una vida enclaustrada.

Ella vino sin mancha a su esposo celestial,
Virgen de alma, su túnica y cuerpo virgen,
Cuando dieciséis inviernos habían estado sepultados,
Cristo lo quiso, todavía fresco y sin consumir".

Las dos últimas líneas de este verso se refieren a la parte más conocida de la historia de Eteldreda de Ely, la leyenda de su exhumación y entierro dieciséis años después de su muerte. Su hermana, Seaxburh, que la había sucedido como abadesa de Ely, decidió volver a enterrar los huesos de su hermana en una tumba más prestigiosa que se adaptara mejor a su condición de fundadora de su amada abadía.

Cuando se desenterraron los huesos de Eteldreda de Ely, los que estaban presentes para presenciar el evento quedaron atónitos por el milagro que vieron: no huesos o un cadáver en descomposición, sino un cuerpo que era "completamente hermoso, completamente formado". El cuerpo de Eteldreda de Ely no estaba contaminado por la descomposición como si estuviera dormida o hubiera muerto y hubiera sido enterrada ese mismo día. El médico, Cynifrid, que había asistido a Eteldreda de Ely en el momento de su muerte, incluso testificó que la cicatriz de un gran tumor que había operado antes de su muerte se había curado milagrosamente como si nunca hubiera existido.

El santuario de Santa Etheldreda (fechado en 673 d.C.) dentro de la catedral de Ely. (Francis Helminski / CC BY-SA 4.0)

El santuario de Santa Etheldreda (fechado en 673 d.C.) dentro de la catedral de Ely. (Francis Helminski / CC BY-SA 4.0)

Puro en la vida, no contaminado por la muerte

Tan escandalosamente ficticia como esta leyenda le parece al lector moderno, era una característica relativamente común de las hagiografías en este período. Se pensaba que la carne incorrupta de un santo después de su muerte era un reflejo de su pureza de espíritu durante la vida y un signo de alguien que no estaba contaminado por la lujuria o el deseo.

Algunos de los santos más famosos de Inglaterra tenían fama de ser virginales, sus cuerpos se encontraron íntegros y sin descomposición después de su muerte: San Edmundo el Mártir, capturado por el Gran Ejército Pagano y decapitado en 869, se descubrió que su cabeza cortada se volvió a unir milagrosamente a su cuerpo cuando luego fue exhumado. También se dijo que San Eduardo el Confesor yacía íntegro y completo en su tumba, esperando el día de la resurrección.

La diferencia entre Eteldreda de Ely y sus homólogos masculinos es que, si bien se informa que Edmund y Edward permanecieron virginales durante toda su vida, su virginidad no es la razón principal de su ascenso a la santidad.

Para Eteldreda de Ely, su virginidad es lo que la convierte en santa. La definición de santidad no se estableció en la ley de la Iglesia hasta el año 1200, por lo que antes de esa fecha, las ideas sobre lo que convertía a alguien en santo estaban más definidas por la convención y el consenso popular. Antes de que el cristianismo se extendiera por la Inglaterra medieval, era común que tanto hombres como mujeres alcanzaran la santidad de la misma manera que lo hizo Edmund, a través del martirio.

Sin embargo, una vez que el cristianismo se hizo más aceptado, la persecución de los cristianos ocurrió con mucha menos frecuencia y los santos "confesores" se hicieron más comunes: aquellos como Edward y Eteldreda de Ely, que vivieron por su fe, pero no murieron por ella.

La Coronación de la Virgen. (Museo Städel / CC BY-SA 4.0)

La Coronación de la Virgen. (Museo Städel / CC BY-SA 4.0)

Eteldreda: La novia virgen de Cristo

Para Eteldreda de Ely y muchas otras santas que la seguirían, el último acto de fe era hacer un voto de virginidad. Comprometerse en el servicio a Cristo como su esposa, manteniéndose puros y castos hasta su muerte, cuando finalmente se unirían con su prometida en el Cielo. O eso nos hacen creer.

La versión de su historia contada por Beda, luego repetida en el Liber Eliensis, vino de primera mano del obispo Wilfrid, consejero espiritual de Eteldreda de Ely. Wilfrid atestigua personalmente la verdad absoluta de la virginidad de Eteldreda de Ely y la fuerza de su fe, pero es posible que estuviera motivado a doblar la verdad por sus propias razones. ¿Intentó mejorar su propio estatus en la Iglesia a través de la asociación con una persona santa? ¿Quizás él, o Beda, vieron la historia de Eteldreda de Ely como una oportunidad para dar un ejemplo moral a seguir por otros cristianos?

La propia voz de Eteldreda de Ely se ha perdido para nosotros, por lo que nunca sabremos si ella era realmente tan santa y pura de espíritu como dicen las fuentes o si las historias que se cuentan sobre su vida son más una ficción que una realidad. No obstante, la historia de Eteldreda de Ely revela mucho sobre la sociedad inglesa medieval temprana y el lugar de las mujeres dentro de ella. Aunque ahora pocos conocen su nombre, su historia merece ser recordada.

Imagen de portada: Aethelthryth, como la estatua de la Virgen María que se muestra aquí, fue un importante santo inglés que desafió a dos maridos en un momento en que tal comportamiento era escandaloso. Ella era la reina virgen, la reina Etheldreda. Ella aguantó, venció y siguió su corazón espiritual puro. Fuente: Mehmed Hasan / Adobe Stock

Autora: Meagan Dickerson

Referencias

Bede. A History of the English Church and People. Translated by Leo Sherley-Price, revised by R. E. Latham. Harmondsworth: Penguin, 1955.

Bullimore, Katherine. Unpicking the web: the divorce of Ecgfrith and Æthelthryth. European Review of History 16, no. 6 (2009): pp. 835-854.

Elliott, Dyan. Spiritual marriage: sexual abstinence in medieval wedlock. New Jersey: Princeton University Press, 1993.

Liber Eliensis. Translated by Janet Fairweather. Suffolk: Boydell Press, 2005.

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo