All  
Hebilla de cinturón escita (CC by SA 3.0)

Se revelan verdades sorprendentes sobre los legendarios escitas

Una nueva investigación sobre el estilo de vida de los escitas, la cultura nómada que reinó supremamente en las estepas de Asia Central en el primer milenio antes de Cristo, está cuestionando las narrativas históricas de larga data sobre estos pueblos antiguos. En lugar de la imagen tradicional de los escitas como guerreros nómadas terriblemente feroces, esta investigación de restos funerarios en múltiples lugares está pintando una imagen de un pueblo cooperativo con un estilo de vida agrícola mucho más asentado de lo que se creía anteriormente.

Restos de entierro de la necrópolis de Eleke Sazy en el este de Kazajstán. (Zainolla Samashev / PHYS)

 

 

Restos de entierro de la necrópolis de Eleke Sazy en el este de Kazajstán. (Zainolla Samashev / PHYS)

Jadeando una nueva imagen de los escitas

Dos estudios recientes han arrojado nueva luz sobre la historia y el estilo de vida de los escitas, quienes durante su apogeo, aproximadamente entre el año 700 a.C., y el 200 a.C., fueron sin duda el pueblo dominante en la región. La mayor parte de su población vivía en la estepa Póntica-Caspio de 384.000 millas cuadradas (994.000 kilómetros cuadrados), que cubría un área que se extendía desde el Mar Negro hasta el Mar Caspio.

Las historias transmitidas a lo largo de la historia mostraban a los escitas como feroces guerreros que aterrorizaban e intimidaban a sus vecinos mientras recorrían el paisaje a caballo, empuñaban armas superiores y dejaban un rastro de destrucción a su paso. Pero la última investigación sugiere que la verdad era mucho más compleja. Parece que las relaciones entre los escitas y otras culturas de la región eran mucho más interactivas y cooperativas de lo que se creía anteriormente. Además, la reputación de los escitas como un pueblo estrictamente nómada es solo parcialmente precisa y oculta una realidad más complicada que vio a algunos grupos escitas adoptar un estilo de vida agrícola asentado.

Los científicos están utilizando restos funerarios para reescribir la historia de los antiguos escitas. Fuente: avtk / Adobe Stock

Los científicos están utilizando restos funerarios para reescribir la historia de los antiguos escitas. Fuente: avtk / Adobe Stock

Nomadismo escita y prácticas agrícolas

En un artículo publicado en la revista PLOS One, un equipo de investigadores dirigido por la antropóloga Alicia Ventresca Miller realizó un análisis isotópico de los huesos y dientes de 56 personas que fueron desenterradas en tres cementerios escitas en el centro y este de Ucrania. Los seres humanos absorben los isótopos de sustancias como el estroncio, el nitrógeno y el oxígeno a partir de las plantas y los animales que comen y los rastros de esos isótopos se conservarán allí donde se encuentren depósitos de calcio en el cuerpo. 

Al estudiar las proporciones de isótopos y calcular las tasas de descomposición, es posible hacer determinaciones sobre la dieta de una persona, sobre dónde vivía e incluso sobre la naturaleza nómada o asentada de su estilo de vida. Lo que reveló este nuevo estudio es que los escitas no eran tan universalmente móviles como se creía anteriormente. Si bien dos de los 56 individuos estudiados mostraron proporciones de isótopos consistentes con una existencia nómada, el resto aparentemente había vivido como agricultores que criaban ganado y que cultivaban y consumían mijo. 

En lugar de aterrorizar a sus vecinos, parecería que la mayoría de los escitas que residían en lo que ahora es Ucrania vivían a su lado en paz. "Nuestro estudio demuestra niveles bajos generales de movilidad humana en las cercanías de lugares urbanos clave de la era escita, en contraste con los estereotipos anteriores de  poblaciones altamente nómadas", explica Ventresca Miller en ScienceAlert. "Si bien la movilidad a larga distancia aumentó durante la era escita en relación con los períodos anteriores, se limitó a un pequeño porcentaje de personas".

"La época escita fue claramente un período de contradicciones, con una fuerte evidencia de interacciones complejas entre agropastoralistas y pastores que contribuyeron a la agregación de la población en lugares urbanos", observa Miller en Michigan News. Estos hallazgos provocarán inevitablemente una revisión en el consenso académico sobre cómo vivían realmente los legendarios escitas, al igual que otro estudio publicado en Science Daily realizado por científicos asociados al Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania.

En este mapa de Ucrania y sus alrededores se han marcado los restos descubiertos y en análisis. (Miller et. Al / PLOS ONE)

En este mapa de Ucrania y sus alrededores se han marcado los restos descubiertos y en análisis. (Miller et. Al / PLOS ONE)

La complejidad genética de los escitas complejos

En este proyecto de investigación, discutido en la revista Science Advances, un gran equipo de genetistas, arqueólogos y antropólogos extrajo material genético de especímenes recuperados de 111 individuos que vivieron en Asia Central en el primer milenio antes de Cristo y algunos siglos después. Pudieron identificar algunos de los restos como pertenecientes a escitas, basándose en las prácticas funerarias características de esta cultura.

La cartografía intrincada del material genético reveló que los nómadas escitas habían entrado por primera vez en las estepas de Asia durante la transición de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro (aproximadamente entre el año 1000 a.C., y el 700 a.C.) desde dos lugares: desde la estepa kazaja y los montes Urales o desde el sur y este, norte y este respectivamente. Los escitas que habían venido de la región kazaja se habían mezclado libremente (desde una perspectiva genética) con la población local, que consistía en pastores de la Edad del Bronce que habían vivido en la región durante siglos.

Esta mezcla genética mostró que estos escitas habían establecido lo que debieron ser relaciones amistosas con muchas de las otras culturas que encontraron. Las culturas escitas que dominaron la región a mediados del siglo I a.C., descendieron tanto de los migrantes escitas originales como de las sociedades de la Edad del Bronce que habían ocupado el área del Póntico-Caspio durante un período mucho más largo. Los escitas se desvanecieron en la oscuridad y desaparecieron en gran parte de las estepas de Asia en el siglo II a.C. En particular, el mismo análisis genético que encontró evidencia de una mezcla genética significativa en el momento de la llegada de los escitas también descubrió pruebas de un aumento de la mezcla genética en el momento de su desaparición. 

En lugar de extinguirse a través de la guerra, parece que los escitas fueron absorbidos y asimilados en gran medida por las poblaciones circundantes. A medida que su poder político se desvaneció, abandonaron el nomadismo y se establecieron en un estilo de vida agrícola, perdiendo lentamente su identidad distintiva. Claramente, los escitas no fueron solo conquistadores que mantuvieron una identidad separada y forzaron su voluntad sobre sus vecinos. Entraron en relaciones mutuamente beneficiosas con al menos algunas de las culturas que encontraron y esos contactos indudablemente influyeron en las sociedades escitas que permanecieron nómadas y también en las que adoptaron la agricultura como medio de supervivencia. 

Mapa que muestra las ubicaciones de los 39 sitios arqueológicos donde se recuperaron los 117 individuos en la investigación publicada en ScienceAdvances y cuyos datos de todo el genoma fueron analizados y llevó a la conclusión de que los escitas deben haber tenido relaciones amistosas con las culturas que encontraron. (Gnecchi-Ruscone et. Al. / CC BY-NC 4.0)

Mapa que muestra las ubicaciones de los 39 sitios arqueológicos donde se recuperaron los 117 individuos en la investigación publicada en ScienceAdvances y cuyos datos de todo el genoma fueron analizados y llevó a la conclusión de que los escitas deben haber tenido relaciones amistosas con las culturas que encontraron. (Gnecchi-Ruscone et. Al. / CC BY-NC 4.0)

Uso de la ciencia arqueológica para corregir el registro histórico

Las representaciones históricas pueden verse teñidas por percepciones distorsionadas, tanto en el pasado como en el presente. Las ideas inexactas sobre culturas y sociedades pueden estar impulsadas por agendas opuestas (los rivales militares o políticos no serán amables con sus enemigos), prejuicios culturales (la desafortunada tendencia de las personas en el pasado a etiquetar a los grupos migratorios como bárbaros), demasiada confianza en los fuentes (en este caso, el historiador griego Herodoto, cuyas ideas sobre los orígenes escitas parecen haberse basado en rumores y leyendas), o saltando a conclusiones basadas en información limitada (hallazgos arqueológicos pasados ​​relacionados con los escitas sugirieron que eran más universalmente bélicos y nómada de lo que era en realidad).

A medida que la ciencia detrás de la arqueología y el análisis histórico continúe avanzando, será más fácil para los investigadores corregir tales errores o ver los descubrimientos reales en un contexto más matizado. Las exploraciones genéticas y biológicas que se basan en la tecnología más actualizada pueden agregar detalles científicamente precisos a imágenes parcialmente formadas, llenando los espacios en blanco y proporcionando evidencia que respalda algunas teorías mejor que otras. Parece que las ideas pasadas sobre quiénes eran los escitas y cómo vivían pueden haber adquirido la naturaleza de un cliché o una caricatura. 

"Está claro que si queremos descubrir verdaderamente a los escitas, debemos aceptar que la estepa euroasiática fue el hogar de una gran cantidad de culturas dinámicas y estrategias de subsistencia durante la Edad del Hierro", escribieron los investigadores detrás del estudio isotópico, llegando a una conclusión revisada basada en sus descubrimientos reveladores. La falta de un registro escrito de los propios escitas todavía limita la capacidad de la arqueología para comprender exactamente quiénes eran. Pero estos nuevos estudios de ADN e isotópicos han ayudado a levantar el velo sobre las vidas y estilos de vida de un pueblo cuya historia, comportamiento e identidad probablemente eran diversos y complejos, y en muchos aspectos similares a las sociedades pluralistas modernas.

Imagen de portada: Hebilla de cinturón escita (CC by SA 3.0)

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo