¿No toleras muy bien el dolor? Tus genes neandertales podrían ser responsables | Ancient Origins España y Latinoamérica
All  
Los genetistas evolutivos que realizan un estudio del genoma han descubierto que los neandertales tenían un umbral de dolor más bajo que la mayoría de los humanos modernos. Fuente: proct_ab / Adobe Stock

¿No toleras muy bien el dolor? Tus genes neandertales podrían ser responsables

Los investigadores creen que los neandertales tenían un umbral de dolor más bajo que los humanos modernos. Un estudio ha demostrado que debido a mutaciones genéticas nuestros parientes extintos eran más sensibles al dolor. Por lo general, pensamos en los neandertales como fuertes y resistentes, pero ahora parece que no fueron tan duros como alguna vez pensamos. Los hallazgos están permitiendo a los investigadores conocer a los humanos arcaicos y permitirles comprender mejor los diferentes umbrales de dolor de los humanos modernos.

Los genetistas evolutivos, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania y el Instituto Karolinska en Suecia, realizaron un estudio del genoma de los neandertales utilizando restos encontrados en cuevas en Rusia y Croacia. Ha sido difícil identificar mutaciones en genomas humanos arcaicos. Según Nature, estas muestras eran genomas de muy alta calidad y permitieron a los investigadores "identificar con confianza mutaciones que probablemente eran comunes en los neandertales, pero muy raras en los humanos". Esta investigación solo fue posible gracias a la avanzada tecnología.

Los genetistas evolutivos realizaron un estudio del genoma de los neandertales utilizando restos encontrados en cuevas en Rusia y Croacia. (gerasimov174 / Adobe Stock)

Los genetistas evolutivos realizaron un estudio del genoma de los neandertales utilizando restos encontrados en cuevas en Rusia y Croacia. (gerasimov174 / Adobe Stock)

Dolor y mutaciones genéticas

Los expertos pudieron identificar un gen llamado SCN9A, que codifica una proteína conocida como NaV1.7. La proteína NaV1.7 actúa como un canal para transportar señales de dolor. El estudio encontró que los humanos arcaicos tenían tres mutaciones en esta proteína y que esto probablemente era común en la población en general. La proteína es importante para enviar mensajes, en el canal iónico, transmitiendo dolor al cerebro y la columna vertebral. Hugo Zeberg, del Instituto Karolinska en Estocolmo, explicó su función claramente en Nature: "La gente lo ha descrito como una perilla de volumen, que establece la ganancia del dolor en las fibras nerviosas". Algunas mutaciones provocan que las personas sientan dolor crónico constantemente, mientras que otras no sienten ningún dolor.

El dolor se transmite a través de células nerviosas especializadas que se estimulan cuando el cuerpo siente molestias o sensaciones dañinas en alguna parte del cuerpo. Las tres mutaciones pueden convertir "Nav1.7 en un canal de activación feliz capaz de iniciar impulsos dolorosos mucho antes que las formas no silenciadas", informa Science Alert. El dolor implica un conjunto de genes y procesos fisiológicos, pero los investigadores confían en que las mutaciones que identificaron significan que los neandertales eran más sensibles al dolor que la mayoría de los humanos modernos. Svante Pääbo, del Instituto Max Planck, que también participó en el estudio, dijo a Science Daily que este trabajo mostró que el "umbral de Neanderthal para iniciar los impulsos de dolor era más bajo que en la mayoría de los humanos actuales".

El estudio examinó los genomas de más de 2,500 humanos actuales para buscar las tres mutaciones. (Zeberg et. Al / Current Biology)

El estudio examinó los genomas de más de 2,500 humanos actuales para buscar las tres mutaciones. (Zeberg et. Al / Current Biology)

La evolución del dolor

Es probable que esto no haya sido el resultado de una mutación aleatoria, sino que fue debido a la evolución. Science Alert afirma que "no es difícil imaginar que subir esa perilla de volumen del dolor podría haber sido útil para nuestros robustos primos de homínidos, enfrentados a lidiar con el trauma en algunos entornos bastante brutales". Tener una menor sensibilidad al dolor podría significar que tenían que tener redes sociales más fuertes para sobrevivir. Según estudios previos, los neandertales que habían resultado heridos fueron atendidos e incluso hay evidencia del uso de analgésicos naturales. Los resultados se suman a la evidencia de que los humanos arcaicos eran muy sofisticados. Parte de esto podría ser el resultado de su bajo umbral de dolor.

Este descubrimiento tiene implicaciones importantes para nuestra comprensión de cómo los humanos modernos experimentan dolor. Los neandertales y los humanos modernos tienen un ancestro común y, en algún momento, hace entre 300,000 y 80,000 años divergieron. Los neandertales habitaban gran parte de Eurasia y con frecuencia se aparearon con el Homo Sapiens. Como resultado, muchas personas hoy llevan sus genes. Se cree que se extinguieron, posiblemente debido a la competencia de los humanos modernos, pero nadie está realmente seguro.

Tener una menor sensibilidad al dolor podría significar que los neandertales tenían que tener redes sociales más fuertes para sobrevivir. (Gorodenkoff / Adobe Stock)

Tener una menor sensibilidad al dolor podría significar que los neandertales tenían que tener redes sociales más fuertes para sobrevivir. (Gorodenkoff / Adobe Stock)

Los humanos modernos con mutaciones neandertales experimentan más dolor

Los investigadores realizaron un estudio para descubrir si los humanos modernos tienen mutaciones en su genoma. Examinaron una enorme base de datos de personas del Reino Unido. "Los británicos modernos que habían heredado las mutaciones de Neanderthal informaron haber experimentado más dolor en sus vidas", informa Science. Su canal iónico se estimula más fácilmente y, como resultado, reciben más señales de dolor en el cerebro. Solo aquellos que tienen las tres mutaciones de la proteína son más sensibles al dolor. Zeberg explicó a Science Daily que "la variante completa de Neanderthal que lleva tres sustituciones de aminoácidos conduce a una mayor sensibilidad al dolor en las personas actuales".

"A nivel molecular, el canal de iones de neandertal se activa más fácilmente, lo que puede explicar por qué las personas que lo heredaron tienen un umbral de dolor reducido", continúa Zeberg en Science Daily. Este estudio demuestra que la herencia genética de neandertales de algunas personas podría explicar procesos fisiológicos únicos e incluso problemas médicos. El trabajo sobre la secuenciación del genoma de los neandertales continúa y proporcionará información más fascinante sobre nuestros parientes extintos.

Imagen de portada: Los genetistas evolutivos que realizan un estudio del genoma han descubierto que los neandertales tenían un umbral de dolor más bajo que la mayoría de los humanos modernos. Fuente: proct_ab / Adobe Stock

Autor: Ed Whelan

Siguiente Artículo