All  
Detalle de cráneos en el tzompantli (estante de cráneos) encontrado debajo de la Ciudad de México

Tzompantli, un cráneo azteca, desenterrado en la Ciudad de México

Un tzompantli era un estante de madera desarrollado por varias civilizaciones mesoamericanas para mostrar públicamente los cráneos de los cautivos de guerra. Según el libro Historical Dictionary of Mesoamerica 2007, de Joel W. Palka, el tzompantli era una construcción similar a un andamio de postes en los que se colocaban cabezas y cráneos, se han descubierto muchas torres de calaveras similares en Mesoamérica que datan del 600-1250 d.C.

En 2017, los investigadores descubrieron 650 cráneos en un huey tzompantli (estante de cráneos) que mide aproximadamente cinco metros (16.4 pies) de diámetro. Esta morbosa característica arquitectónica está situada debajo del Templo Mayor en la antigua capital azteca, Tenochtitlan, debajo de la actual Ciudad de México. Según la BBC, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha anunciado que el mismo equipo ha descubierto ahora la fachada y el lado este de la torre además de "119 cráneos humanos de hombres, mujeres y niños".

 

 

Sección del huey tzompantli (estante de calaveras) que se encuentra debajo de la Ciudad de México. (INAH)

Sección del huey tzompantli (estante de calaveras) que se encuentra debajo de la Ciudad de México. (INAH)

Tzompantli: ¿Regalos para los dioses o para los dioses mismos?

Reuters, en la Ciudad de México, dice que esta característica mortal todavía estaba activa en el 1400 y que la "gran variedad de cráneos" debe haber infundido miedo a los conquistadores españoles cuando capturaron la ciudad bajo Hernán Cortés en 1521 d.C. La ministra de Cultura de México, Alejandra Frausto, dijo en un comunicado del INAH que el descubrimiento del huey tzompantli "es sin duda uno de los hallazgos arqueológicos más impresionantes de los últimos años en nuestro país". El ministro también confirmó que los arqueólogos mexicanos ahora han identificado tres fases de construcción separadas en la torre, que fue erigida entre 1486 y 1502 d.C.

Cuando esta torre de calaveras fue descubierta por primera vez en 2017, fue una especie de shock para los antropólogos mexicanos. Normalmente, los cráneos de guerreros varones jóvenes se construyeron en estos bastidores de cráneos, pero en este caso también desenterraron los cráneos de mujeres y niños, lo que sugiere que los investigadores han malinterpretado durante mucho tiempo los sacrificios humanos en el imperio azteca. En un artículo de Telegraph, el arqueólogo Raúl Barrera dice: "Aunque no podemos decir cuántos de estos individuos eran guerreros, tal vez algunos eran cautivos destinados a ceremonias de sacrificio". Además, Barrera agregó que si bien los investigadores actualmente no saben por qué todas estas mujeres y niños "fueron sagrados", tal vez fueron "convertidos en regalos para los dioses o incluso en personificaciones de las mismas deidades".

Los arqueólogos encontraron cráneos de hombres, mujeres y niños en la torre de cráneos. (INAH)

Los arqueólogos encontraron cráneos de hombres, mujeres y niños en la torre de cráneos. (INAH)

Sacrificio humano: la herramienta definitiva de control social

El sacerdocio azteca era un grupo sediento de sangre que solía agarrar gente de las calles a su antojo, de cualquier clase social, para servir a los dioses. Por lo general, los guerreros cautivos eran acostados de espaldas sobre piedras de sacrificio y los sacerdotes usaban hojas de obsidiana afiladas como navajas para cortar sus abdómenes antes de abrir sus pechos y ofrecer sus corazones aun latiendo al dios de la guerra desenfrenado Huitzilopochtli. Según un artículo en History.com, cuando la vida se agotó de las víctimas del sacrificio, sus cuerpos sin vida fueron arrojados por los escalones del imponente Templo Mayor y el corazón, aun latiendo, fue sostenido hacia el cielo para honrar al dios.

1587 Ilustración del Codex Tovar. Izquierda: Un templo o pirámide coronado por las imágenes de dos dioses flanqueados por nativos mexicanos. Derecha: Un tzompantli (estante de calaveras azteca). (Dominio público)

1587 Ilustración del Codex Tovar. Izquierda: Un templo o pirámide coronado por las imágenes de dos dioses flanqueados por nativos mexicanos. Derecha: Un tzompantli (estante de calaveras azteca). (Dominio público)

Si bien la historia generalmente registra la llegada de los españoles a Centroamérica como el comienzo del fin de los aztecas, se puede argumentar que ya estaban en camino de salida. Prácticas como el sacrificio humano desestabilizaron sus estratos sociales y generaron desconfianza en el sacerdocio y las clases nobles. Se sabe que la práctica ritual patrocinada por el estado azteca terminó unos 10 años antes de la llegada de los españoles, pero este estante de calaveras de mujeres y niños reabre estos supuestos de varias maneras.

Guerreros, mujeres y niños: lo mismo para los sacerdotes aztecas que empuñan la espada

El descubrimiento de huey tzompantli no solo desafía las fechas aceptadas para cuando terminó el sacrificio en el Imperio Azteca, sino que también cuestiona quién estaba siendo sacrificado y por qué. Es dudoso que las mujeres y niños descubiertos en el estante de calaveras de la Ciudad de México fueran sacrificados al Dios de la Guerra, por lo que tal vez se agregaron a la función en respuesta a la llegada de los demonios del este. Quizás esta torre de la muerte fue un recordatorio aterrador de que el Dios bíblico de los conquistadores no tenía lugar en las tierras sombrías de las Américas, donde ni siquiera las mujeres o los niños podían escapar de ser sacrificados al panteón.

Imagen de portada: Detalle de cráneos en el tzompantli (estante de cráneos) encontrado debajo de la Ciudad de México. Fuente: INAH

Autor: Ashley Cowie

Siguiente Artículo