All  
Portada - La tumba inundada de Gebel el Silsila (Egipto) será tamizada por un equipo de investigadores. Fuente: Cortesía del ©Proyecto Gebel el Silsila

Tumba inundada descubierta en el desierto egipcio convertida en una sopa de antiguos restos humanos

Una tumba de hace 3.500 años descubierta en el desierto egipcio, concretamente en la antigua cantera del Nilo de Gebel el-Silsila, en el Alto Egipto, ha sido descrita por los arqueólogos como “una tumba acuática para entre 50 y 60 antiguos egipcios.”

El equipo egipcio de arqueólogos anunció el descubrimiento de la fosa común el pasado 13 de diciembre, pero había realizado el descubrimiento inicial “hace casi dos años”, según un anuncio sobre el descubrimiento publicado en Facebook por el Ministerio de Antigüedades egipcio. Gebel el-Silsila está situada en una estrecha franja de la ribera del Nilo, unas 40 millas (65 kilómetros) al norte de Asuán, y el lugar fue una importante cantera hace unos 3.550 años durante la Dinastía XVIII de Egipto.

John Ward, director asistente de la expedición del Gebel El-Silsila Survey Project (“Proyecto para el Estudio de Gebel El-Silsila”), encabezado por su esposa, la Dra. Maria Nilsson, comentaba para Live Science: “La tumba recientemente descubierta se encuentra en el fondo de un pozo de 5 metros de profundidad excavado en el lecho rocoso.” La tumba consta de “dos cámaras”, y una de ellas sigue siendo inaccesible para los arqueólogos “porque está llena de escombros y sedimentos”, según apuntaba el propio Ward.

Una de las dos cámaras es accesible y está siendo investigada minuciosamente. (Cortesía de © Gebel el Silsila Project)

Una de las dos cámaras es accesible y está siendo investigada minuciosamente. (Cortesía de © Gebel el Silsila Project)

Se descubrió que las dos cámaras estaban “llenas de agua salobre procedente de un manantial natural", y los restos humanos hallados en su interior se encontraban “revueltos.” Los arqueólogos deberán ahora utilizar bombas de agua en la tumba antes de poder empezar a tamizar a mano en busca de huesos y objetos; “Realmente estamos sentados en una sopa, por así decirlo, de restos humanos,” observaba Ward. La verdad es que suena un poco macabro. Cosas de científicos.

El sarcófago de un niño, lleno de limo, es recuperado de la antigua fosa común inundada descubierta en Egipto. (Ministerio de Antigüedades egipcio)

El sarcófago de un niño, lleno de limo, es recuperado de la antigua fosa común inundada descubierta en Egipto. (Ministerio de Antigüedades egipcio)

Estas navidades se tamizará la ‘sopa de restos humanos’

Escribiendo en su Blog, la directora de las excavaciones, Dra. Maria Nilsson, afirmaba: “Ninguna otra tumba documentada en Gebel el-Silsila previamente había contenido tan alto número de individuos sepultados.” Nilsson añadía a continuación que: "Uno de los elementos más importantes del descubrimiento realizado en Gebel el-Silsila es la cantidad de niños y mujeres enterrados, lo que indica que había aquí una sociedad completa con familias enteras viviendo y trabajando en la antigua Khenu.”

La tumba fue utilizada para sepultar hombres, mujeres y niños del antiguo Egipto. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila)

La tumba fue utilizada para sepultar hombres, mujeres y niños del antiguo Egipto. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila)

Según ha hecho público en Facebook el Ministerio de Antigüedades egipcio, Ward afirmaba que, sólo en la cámara principal, “los investigadores han encontrado tres sarcófagos. Uno albergaba los restos de un niño; el otro, los de un niño pequeño. El tercero también es del tamaño de un niño pequeño, pero aún no ha sido estudiado por completo.” Fue alrededor de estos antiguos ataúdes egipcios donde se encontraron ‘revueltos’ “los huesos de al menos 50 personas, aproximadamente dos tercios de adultos y un tercio de niños”.

Un hecho que aumenta aún más la emoción de los arqueólogos por el hallazgo es que “todas” las demás tumbas descubiertas en Gebel el-Silsila hasta ahora habían sido saqueadas, por lo que, en palabras de Ward, esto es “un regalo navideño.” Y, precisamente el día de Navidad, Ward y su esposa, la Dra. Nilsson, estarán metidos hasta los hombros en unas aguas llenas de antiguos huesos rotos, lo que supone una perspectiva “humillante” para Ward, según confesaba el investigador a los reporteros de Live Science.

Las cámaras habían sido excavadas en el lecho de roca. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila)

Las cámaras habían sido excavadas en el lecho de roca. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila)

Sometidos a un trabajo duro, pero no esclavos

La estrategia de los arqueólogos es acceder al tercer sarcófago y la segunda sala: “Estamos tratando de averiguar por qué tantas personas fueron enterradas en un mismo lugar,” comentaba Ward. Una observación clave que los científicos están encontrando excepcionalmente reveladora de información es que “Muchos de los varones adultos muestran signos de fracturas de huesos y problemas de espalda, lo que indica que probablemente fueran trabajadores de la cantera.”

El acceso entre ambas cámaras está obstruido casi por completo por el limo acumulado. (Ministerio de Antigüedades egipcio)

El acceso entre ambas cámaras está obstruido casi por completo por el limo acumulado. (Ministerio de Antigüedades egipcio)

“La tumba recientemente descubierta también indica que estos trabajadores no eran esclavos. Los cuerpos fueron encontrados con amuletos entre los que había ushebtis — pequeñas figurillas enterradas con los muertos para actuar como sus propios obreros manuales en el más allá. Unos esclavos no hubieran sido enterrados con ushebtis.”

Entre los objetos encontrados en el lugar hay ushebtis, amuletos y escarabeos pertenecientes a períodos diversos entre los reinados de Tutmosis II y Amenhotep II. El escarabeo que se observa arriba a la derecha es de Men-Kheper-Re, es decir, Tutmosis III. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila y el Ministerio de Antigüedades egipcio)

Entre los objetos encontrados en el lugar hay ushebtis, amuletos y escarabeos pertenecientes a períodos diversos entre los reinados de Tutmosis II y Amenhotep II. El escarabeo que se observa arriba a la derecha es de Men-Kheper-Re, es decir, Tutmosis III. (Cortesía del Proyecto Gebel el Silsila y el Ministerio de Antigüedades egipcio)

Un artículo de Egypt Today publicado en el año 2016 abordaba un proyecto anterior llamado “Silsila” que también estaba bajo la dirección de la Dra. Maria Nilsson y “exploraba las vidas de los trabajadores, no las vidas de los faraones y sacerdotes que dominaron la investigación de la egiptología en gran parte de su historia.” Deir el-Medina era la población donde residían los artesanos que crearon las tumbas reales del Valle de los Reyes, y estos trabajadores dejaron “cinco mil marcas de cantero y graffitis pictóricos, y... varios cientos de inscripciones jeroglíficas y hieráticas.”

Este hecho indica a los arqueólogos que los masones de la antigua cantera junto al Nilo de Gebel el-Silsila “estaban siguiendo una tradición de talla que se remonta en Silsila a los períodos Epipaleolítico (hace unos 8.000 años), Predinástico y Dinástico Temprano.” Así pues, no todos los obreros de la construcción del antiguo Egipto eran esclavos, un concepto presentado a menudo en interpretaciones modernas del antiguo Egipto.

Imagen de portada: La tumba inundada de Gebel el Silsila (Egipto) será tamizada por un equipo de investigadores. Fuente: Cortesía del ©Proyecto Gebel el Silsila

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo