Portada - Los restos del hombre decapitado por una enorme piedra descubiertos recientemente en Pompeya. Fuente: Parco Archeologico de Pompeii.

Sin escapatoria: descubierto en Pompeya hombre decapitado por un gran bloque de piedra

Un equipo de arqueólogos que se encuentra trabajando en Pompeya ha hecho un descubrimiento notable y espeluznante, según el director general de arqueología de Pompeya, Massimo Osanna. Los expertos han desenterrado los restos de un hombre que al parecer fue decapitado por una enorme roca que cayó sobre él por la fuerza de los flujos volcánicos del monte Vesubio. El macabro descubrimiento sorprendió a los arqueólogos que desenterraron los restos. Sin embargo, el hallazgo también plantea importantes preguntas sobre la naturaleza de los desastres y aquellos que murieron en la erupción.

La destrucción de Pompeya

Pompeya era una ciudad histórica situada al pie del monte Vesubio. En agosto del 79 d. C., el volcán entró en erupción y envió flujos de lava sobre la ciudad y otras comunidades vecinas, como Herculano. Los flujos piroclásticos sumergieron la ciudad y mataron a unas 30.000 personas. La ciudad quedó completamente sepultada por las cenizas volcánicas y la piedra pómez, y con el paso del tiempo fue abandonada y olvidada hasta su redescubrimiento en el siglo XVIII.

La víctima está acostada sobre su espalda como si se hubiese girado para ver el bloque y le hubiese golpeado entonces en plena cara. Pompeya - Parco Archeologico

La víctima está acostada sobre su espalda como si se hubiese girado para ver el bloque y le hubiese golpeado entonces en plena cara. Pompeya - Parco Archeologico

Las excavaciones que desenterraron los estremecedores restos forman parte del Gran Proyecto Pompeya destinado a reforzar algunos frentes de excavación en la antigua ciudad a fin de que puedan ser totalmente restaurados con el tiempo. El descubrimiento fue realizado durante una excavación de la zona situada entre la Casa de las Bodas de Plata y la Casa de Marco Lucrecio Frontón, situada en el nordeste de la antigua ciudad. La víctima decapitada es uno de varios emocionantes hallazgos hechos en los últimos meses.

Los restos fueron hallados cerca del recientemente descubierto Callejón de los Balcones, descubierto hace apenas unas semanas según la web italiana The Local. El mes pasado se descubrieron los restos de un niño que intentaba buscar refugio en unos baños, y hace dos semanas fue desenterrado el antiguo cadáver de un caballo.

Aunque los restos humanos son algo habitual entre las ruinas de Pompeya, no todos los recientes descubrimientos son tan macabros. Las excavaciones de un edificio conocido como la Domus de los Delfines han revelado la presencia de detallados frescos de vivos colores con diversas aves y otros animales, entre ellos un pavo real, un loro, una perdiz y delfines.

Fresco descubierto en la ‘Domus de los Delfines’ la semana pasada. (Pompeya - Parco Archeologico)

Fresco descubierto en la ‘Domus de los Delfines’ la semana pasada. (Pompeya - Parco Archeologico)

La víctima decapitada

La víctima parece que encontró la muerte al ser golpeada por un bloque de piedra de unos 300 kilos, posiblemente la jamba de una puerta “arrojada violentamente por la nube volcánica” según The Star. La enorme piedra golpeó la parte superior del cuerpo del individuo, aplastando su tórax y separando la cabeza por completo de su tronco.  El esqueleto estaba sin cabeza, y no se encontró ningún cráneo cerca. Los restos óseos del individuo aún sobresalían de la roca que lo golpeó, y se cree que el cráneo ausente probablemente quedó aplastado bajo la enorme losa de piedra.

No se encontró ningún cráneo cerca del esqueleto. (Parco Archeologico de Pompeii)

No se encontró ningún cráneo cerca del esqueleto. (Parco Archeologico de Pompeii)

La escena de una muerte violenta

Basándose en el hecho de que el esqueleto fue hallado sobre la capa de lapilli o tefra parece que la víctima sobrevivió a la primera fase de la erupción volcánica. El individuo probablemente estaba buscando refugio de la nube volcánica en un callejón. Antes de que pudiese encontrarlo, un enorme bloque lo golpeó y lo mató casi con toda certeza.

Un análisis preliminar de la víctima decapitada demostró que tenía una edad de entre 30 y 35 años cuando murió. Parece ser, según observaciones realizadas en el esqueleto del individuo, que padecía una infección ósea, concretamente en una de sus tibias. Esto le habría ocasionado una movilidad reducida, y cuando el Vesubio entró en erupción en aquel fatídico día del 79 d. C. no pudo huir lo suficientemente rápido, pereciendo como muchos otros. El director arqueológico de Pompeya afirmaba sobre el hallazgo que ‘era similar a los restos de un individuo con cojera’ descubiertos hace algún tiempo. Éstos fueron desenterrados en la Casa del Herrero, y se cree que este otro individuo murió también porque su cojera le impidió huir a tiempo de los ardientes flujos volcánicos.

Parece que el pie izquierdo de la víctima sufrió algún daño antes de la muerte del individuo. (Pompeya - Parco Archeologico)

Parece que el pie izquierdo de la víctima sufrió algún daño antes de la muerte del individuo. (Pompeya - Parco Archeologico)

Muerte y desesperación

El hallazgo de los restos del individuo decapitado resulta especialmente emocionante porque se puede comparar con los restos hallados en la Casa del Herrero. La comparación entre ambos descubrimientos permitirá a los expertos reconstruir la historia de Pompeya en el momento de su destrucción en el 79 d. C. Por ejemplo, las patologías de los dos hombres pueden analizarse conjuntamente, aportando información sobre el estilo de vida de los habitantes de la ciudad. El hecho de que dos individuos que no podían huir encontrasen la muerte sugiere sin duda que cuando el volcán entró en erupción cada cual miró únicamente por salvar su propia vida. Por otra parte, podría indicar también que los más débiles y los discapacitados eran más propensos a morir a causa de la nube y los flujos del volcán aquel terrible día.

Imagen de portada: Los restos del hombre decapitado por una enorme piedra descubiertos recientemente en Pompeya. Fuente: Parco Archeologico de Pompeii.

Autor: Ed Whelan

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article