Portada - Los cuerpos machacados y destrozados de los guerreros vikingos desenterrados en Derbyshire, Inglaterra, han sido identificados ahora como integrantes del Gran Ejército Vikingo que invadió Inglaterra en el siglo IX. Fotografía: Martin Biddle / Universidad de Bristol

Restos humanos destrozados hallados en fosa común de Inglaterra pertenecen a guerreros vikingos enterrados ritualmente

El misterioso origen de casi 300 cuerpos violentamente destrozados descubiertos en una fosa común de Derbyshire, Inglaterra, es el “Gran Ejército Vikingo”, anunciaba entusiasmada la arqueóloga Cat Jarman hace algunos días.

Jarman es jefa del Departamento de Antropología y Arqueología de la Universidad de Bristol, y explicaba que la datación inicial de los esqueletos descubiertos en los años 80 señaló que “abarcaban varios siglos”. Sin embargo, Jarman dudaba de esta datación, ya que “las anteriores dataciones de radiocarbono en este yacimiento fueron todos afectadas por algo llamado efecto reservorio marino, que fue lo que hizo que parecieran demasiado antiguas.” Básicamente, el carbono en los peces es mucho más antiguo que en los alimentos terrestres, y esto puede provocar confusiones a la hora de realizar pruebas de datación por radiocarbono. Cuando se tuvo en cuenta este error, apunta Jarman, los cuerpos fueron datados en el siglo IX en todos los casos.

Guerreros ávidos de conquistas

Conocido por los anglosajones como el ‘Gran Ejército Pagano’, estos guerreros ávidos de conquistas formaron un ejército unido reclutado en lo que hoy son Noruega, Dinamarca y Suecia. Invadieron los cuatro reinos de Inglaterra en el 865 d. C. y, según señala el historiador Thomas Charles-Edwards en su libro del 2013 Wales and the Britons 350-1064 (“Gales y los britanos 350-1064”) “habiendo conquistado Anglia Oriental y luego York al año siguiente, fueron pagados por Alfredo el Grande para que abandonaran Wessex, marchando entonces sobre Northumbria y Londres”. Alcanzaron Mercia hacia el año 873 d. C., y pasaron el invierno en Repton, donde destronaron al rey Burgred e impusieron a Cleowulf como monarca del reino.

Ejército vikingo en plena batalla (Dominio público)

Ejército vikingo en plena batalla (Dominio público)

Un entierro fuera de lo normal

El comunicado de la Universidad de Bristol publicado la semana pasada informa de que “El 80 por ciento de los restos eran hombres, la mayoría con edades de entre 18 y 45, con varios mostrando señales de lesiones violentas”. Esparcidos entre los esqueletos de los vikingos había “hachas, cuchillos y cinco peniques de plata que datan del período 872-875 d. C.”. Y, entre los cuerpos se descubrieron los restos de cuatro menores de entre ocho y dieciocho años de edad “con lesiones traumáticas en una misma tumba”. La arqueóloga Cat Jarman explicaba sobre estas singularidades del entierro que “La tumba es muy poco común... también están colocados en posiciones inusuales - dos de ellos espalda contra espalda - y tienen una mandíbula de oveja depositada a sus pies. Todas estas características sugieren sacrificios humanos que formaban parte de los ritos funerarios de los vikingos.”

Uno de los cráneos de mujer excavados en el antiguo enterramiento de Repton. Crédito: Cat Jarman / Universidad de Bristol

Uno de los cráneos de mujer excavados en el antiguo enterramiento de Repton. Crédito: Cat Jarman / Universidad de Bristol

National Geographic detallaba en un artículo el contenido de otra tumba doble que contenía los restos de dos hombres, el mayor de los cuales fue enterrado con un “colgante del martillo de Thor y una espada vikinga, y había recibido numerosas heridas mortales, incluido un gran corte en su fémur izquierdo.” Además, el colmillo de un jabalí había sido “colocado entre sus piernas, y se ha sugerido que la herida podría haber cortado su pene o testículos, por lo que el colmillo habría sido colocado para reemplazar lo que había perdido como preparación para el más allá.”

El colgante del martillo de Thor podría resolver un antiguo debate

Con razón, los titulares sobre esta noticia se han centrado en el descubrimiento de uno de los ejércitos más exitosos que invadió jamás Gran Bretaña. Sin embargo, para mí, la presencia de un “colgante del martillo de Thor” destaca por encima de todos los demás descubrimientos, brillando con más fuerza sin duda. Se trata verdaderamente de un tesoro cultural nórdico, y su descubrimiento entre los restos de guerreros nórdicos resuelve un antiguo debate arqueológico.

Ejemplo de un colgante vikingo del martillo de Thor (Museo de Historia Sueca / flickr)

Ejemplo de un colgante vikingo del martillo de Thor (Museo de Historia Sueca / flickr)

Las herramientas de piedra del tamaño de un puño que se asemejan al martillo de dios nórdico Thor son conocidas como thunderstones (“piedras del trueno”), y han sido descubiertas en tumbas vikingas de Noruega. Mientras que una facción de especialistas sostiene que los guerreros vikingos adoraban a Thor depositando estas piedras en sus tumbas, otros argumentan que las “piedras del trueno” pertenecían realmente a entierros más antiguos de niveles inferiores, y que solo accidentalmente aparecían en tumbas vikingas. Para resolver este debate, la arqueóloga Eva Thäte de la Universidad de Chester (Reino Unido), junto con su colega el arqueólogo Olle Hemdorff, excavaron centenares de tumbas vikingas en Escandinavia y buscaron entre miles de depósitos de piedras. Encontraron “diez entierros vikingos que contenían “piedras del trueno” hasta 5.000 años más antiguas que las propias tumbas,” lo que indica que los vikingos reutilizaban martillos de piedra prehistóricos como talismanes y amuletos de buena suerte para asistirles en el más allá.

Pero aun con estos datos, muchos arqueólogos mantienen aún que los martillos de Thor son hallazgos accidentales. Este debate sobre los martillos de Thor fue tratado un artículo de National Geographic publicado en el 2010, en el que podemos leer que estaba generalmente “aceptado que las ‘piedras del trueno’ eran realmente colocadas a propósito por los vikingos en las tumbas como talismanes de buena suerte”, pero todavía hay escépticos respecto a este tema. El reciente estudio, que confirma que los esqueletos pertenecieron al “Gran Ejército Vikingo” que invadió Gran Bretaña, encaja con el hecho de que se descubriera un “colgante de martillo de Thor” entre los restos. Es una prueba incontestable - la evidencia de que los guerreros vikingos sin duda adoraban a Thor, y de que estos “martillos de Thor” eran utilizados en ritos funerarios.

Hay dos cosas que los escépticos tienen que aceptar aquí. Los pueblos neolíticos de Inglaterra no llevaban colgantes con el martillo de Thor, por lo que estos objetos no pertenecían a tumbas más antiguas de niveles inferiores, y no salían a la superficie “accidentalmente”. Y por último, los guerreros vikingos fallecidos eran desnudados y enterrados con objetos cuidadosamente escogidos para ayudarles en el más allá, por lo que estos colgantes eran depositados intencionadamente dentro de las tumbas de los guerreros vikingos. El colgante sugiere que la Inglaterra del siglo IX fue arrasada por una banda de despiadados guerreros bajo el mando de su antiguo dios del trueno y de la guerra - Thor. Aceptado esto, me pregunto cómo sonaría el grito de guerra del ejército de Thor. Seguramente era algo atronador.

Imagen de portada: Los cuerpos machacados y destrozados de los guerreros vikingos desenterrados en Derbyshire, Inglaterra, han sido identificados ahora como integrantes del Gran Ejército Vikingo que invadió Inglaterra en el siglo IX. Fotografía: Martin Biddle / Universidad de Bristol

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

Wales and the Britons, 350-1064 (History of Wales) Hardcover – 1 Feb 2013

by T. M. Charles-Edwards. OUP Oxford (1 Feb. 2013)

Next article